Los secretos del pez pulmonado, el animal con el genoma más grande del mundo
  1. Tecnología
  2. Ciencia
30% mayor que el anterior récord

Los secretos del pez pulmonado, el animal con el genoma más grande del mundo

Una investigación ha determinado que este animal cuenta con 43.000 millones de pares de bases genómicas o, lo que es lo mismo, es 14 veces mayor que el de los seres humanos

placeholder Foto: El pez pulmonado cuenta con un gran genoma. (CC/Wikimedia Commons)
El pez pulmonado cuenta con un gran genoma. (CC/Wikimedia Commons)

El pez pulmonado australiano es uno de los animales más impresionantes de nuestro planeta. Desde hace años, se intuía que los misterios que guardaba en su interior podrían servir para echar luz sobre cómo los primitivos anfibios terminaron por convertirse en animales terrestres de cuatro patas y, lo cierto, es que los investigadores no estaban desencaminados: una reciente investigación acaba de confirmar que se trata del animal con el genoma más grande conocido hasta ahora. O, dicho de otra manera, no hay ningún ser vivo que tengo una cadena genética más grande que este increíble pez.

Una investigación llevada cabo por el científico Siegfried Schloissnig, del Centro de Investigación de Patología Molecular de Austria, ha servido para llevar a cabo este impresionante descubrimiento. Para poner en contexto cómo de grande es el genoma del pez pulmonado, solo hay que acudir a los fríos datos: cuenta con una longitud de 43.000 millones de pares de bases o, lo que es lo mismo, es 14 veces más grande que el genoma humano, mucho más sencillo y menos elaborado que el de este pez, cuyo tamaño suele rondar los dos metros de longitud.

Foto: En la imagen, el Titanosaurio. El dinosaurio encontrado sería mayor (Foto: Reuters)

Pero no solo cuenta con la cadena genética más grande conocida, sino que supera con creces al anterior animal que poseía este espectacular récord, el axolotl, un anfibio mexicano que el mismo equipo ya secuenció en el año 2018 y cuyo genoma es un 30% más pequeño que el de este increíble animal. No en vano, para poder llevar a cabo esta secuenciación genética, los investigadores necesitaron más de 100.000 horas de procesamiento en potentes ordenadores para conseguir obtener todos los misterios que esconde el genoma de este impresionante animal.

Tal y como se indica en el estudio, publicado en la revista 'New Scientist', los científicos utilizaron una serie de secuenciadores informáticos de alta potencia con los que reconstruir el genoma. Para ello, tuvieron en cuenta que este tipo de herramientas suelen generar una serie de errores en algunas partes del genoma, por lo que fragmentaron en varios trozos el ADN de esta cadena y también los secuenciaron de manera individualizada. Así, cuando obtuvieron el resultado final de la cadena completa, solo tuvieron que insertar los pequeños trozos estudiados independientemente para subsanar esos fallos y obtener el ADN completo.

El pez pulmonado australiano es un animal muy especial. Nativo del sureste de Queensland, los científicos confirman que su aspecto prácticamente no ha variado desde que naciera esta especie: cuenta con una aleta carnosa y con un pulmón dorsal —el único pez pulmonado que tiene uno en lugar de dos—, que puede utilizar tanto bajo el agua como para respirar aire en la superficie. Ahora, este análisis genómico ha permitido confirmar de manera inequívoca que está directamente vinculado con la línea evolutiva que dio lugar a las especies de cuatro patas, confirmando una clara relación con los vertebrados terrestres, tales como mamíferos o aves.

"Para salir del agua, es necesario adaptarse a un estilo de vida terrestre. Tienes que poder respirar aire, tienes que poder oler. Cuando lo miras desde una perspectiva genómica, está a medio camino entre un pez y un vertebrado terrestre", explica Schloissnig. El pez pulmonado australiano cuenta con una cantidad bruta de genes asociados al desarrollo de los pulmones y a las extremidades articuladas muy similar al de los anfibios. Pero su gran característica no solo radica en su capacidad de vivir bajo el agua y de respirar al mismo tiempo en la superficie, sino que también tiene capacidad para detectar los olores que se transmiten por el aire.

Los científicos calculan que el pez pulmonado australiano se ramificó hace 420 millones de años, momento en el que se separó de la línea evolutiva del animal exclusivo de agua para empezar a unirse a la de los animales de cuatro patas. Desde hace décadas, los expertos creen que tanto el pez pulmonado como el celacanto pueden ser dos de los eslabones perdidos que expliquen cómo los peces primigenios lograron salir del agua para convertirse en animales de cuatro patas. Ahora, los secretos del animal con el genoma más grande pueden servir para conseguir hallar esta deseada respuesta.

ADN Genética
El redactor recomienda