La variante del covid en el Reino Unido: ¿contagia más, es más letal o afecta a las vacunas?
  1. Tecnología
  2. Ciencia
pandemia del coronavirus

La variante del covid en el Reino Unido: ¿contagia más, es más letal o afecta a las vacunas?

Los científicos británicos hallan mutaciones del virus, pero aún no saben si realmente lo hacen más contagioso y no hay pruebas de que pueda ser más letal

placeholder Foto: Trabajos en el laboratorio. (EFE)
Trabajos en el laboratorio. (EFE)

A las puertas de las fiestas navideñas, el Reino Unido endurece las restricciones porque los contagios de covid se han disparado de nuevo, pero esta vez la explicación es aún más preocupante: una nueva cepa de SARS-CoV-2 detectada en el sudeste de Inglaterra podría ser la responsable del aumento de infecciones. Las autoridades británicas sospechan que esta variante se propaga con mayor velocidad, hasta un 70% más. De hecho, de todos los casos diagnosticados recientemente en Londres, un 62% se corresponde con la nueva variante.

La buena noticia es que, por ahora, no se han detectado cambios en los síntomas ni en la letalidad del covid. Tampoco hay indicios de que las mutaciones halladas en el genoma del virus puedan suponer algún problema para la efectividad de las vacunas que ya están inmunizando a miles de personas en varios países, incluido el Reino Unido. Sin embargo, todas estas cuestiones tienen que estudiarse con detenimiento en las próximas fechas. ¿Qué es lo que sabemos hasta ahora?

La primera vez que se identificó la variante fue a finales de septiembre, pero ahora representa un gran porcentaje de los casos en algunos lugares del país. Un trabajo preliminar publicado por varias universidades británicas ofrece los detalles científicos, pero los expertos se lo toman con cautela antes de sacar conclusiones. "La combinación de mutaciones en una nueva variante representa sin duda una mala noticia, pero como explica el 'paper', aún no conocemos las consecuencias biológicas y mucho menos las inmunológicas", ha comentado Alfonso Valencia, director del Instituto Nacional de Bioinformática (INB), que sigue de cerca la evolución del virus desde el Barcelona Supercomputing Center.

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson. (Reuters)

Lo cierto es que los científicos aún no pueden afirmar ni siquiera que se trate de una variante realmente más contagiosa. Simplemente, han constatado que crece de manera muy rápida, pero es posible que sea fruto de la casualidad, dado el contexto de incremento de los casos que vive el Reino Unido. Según ha explicado Ewan Birney, director del Laboratorio Europeo de Biología Molecular, es muy complicado distinguir entre el "crecimiento debido a las propiedades inherentes del virus" y el crecimiento provocado por otras causas, por ejemplo, que esté desplazando a otras variantes del SARS-CoV-2 por "alguna peculiaridad regional en las restricciones". En otras palabras, podría ser "la cepa de virus adecuada en el momento adecuado".

Matt Hancock, secretario de Estado para la Salud y la Asistencia Social, lanzó la idea de que podría ser más transmisible hace unos días en la Cámara de los Comunes, al decir que los estudios indican que la nueva variante "puede estar asociada" con el aumento de casos en el sureste de Inglaterra. Sin embargo, "esto no es lo mismo que decir que está provocando el aumento", aclara la revista 'The BMJ'.

"Esta variante tiene una serie de mutaciones añadidas a otra ya predominante que sí se ha demostrado que se transmite mejor, la D614G, una pequeña mutación que es la más extendida en Europa desde hace meses", explica a Teknautas Agustín Valenzuela Fernández, virólogo y director del Grupo Inmunología Celular y Viral de la Universidad de La Laguna. De hecho, el primer caso de reinfección que se considera probado fue el de una persona de Hong Kong que se contagió en España con una variante del virus que contenía esta mutación y que no estaba presente en el virus de su primera infección.

"Esta variante tiene una serie de mutaciones añadidas a otra ya predominante que sí se ha demostrado que se transmite mejor"

Lo cierto es que el SARS-CoV-2 y todos los virus cambian continuamente. Para replicarse en las células, copian su propia información genética, pero no lo hacen a la perfección, así que siempre se generan pequeñas mutaciones que se pueden ir acumulando a medida que se multiplican los contagios y ser predominantes. Sin embargo, las consecuencias de los nuevos cambios de SARS-CoV-2 hallados en el Reino Unido se desconocen.

En concreto, los investigadores han encontrado 17 mutaciones y algunas de ellas afectan a la proteína S, la que utiliza el virus para penetrar en las células humanas. "La proteína S es la que más preocupa, porque reconoce al receptor ACE2 de las células humanas para entrar en ellas", así que cualquier cambio podría "mejorar esa unión o hacer que el virus infecte mejor" a través de diversos mecanismos. No obstante, todavía tiene que demostrarse si eso es así a través de estudios que ya están en marcha y predicciones estructurales realizadas a partir de bioinformática, que analizan la estructura tridimensional de la superficie del virus.

Letalidad y vacunas

Además de esos posibles cambios en la capacidad de transmisión y en la infección, también hay que comprobar si provoca un covid diferente. De momento, no parece haber motivos para la preocupación. "Las tasas de hospitalización no están muy por encima o por debajo de los informes de casos, no puede haber grandes diferencias", destaca Birney.

De hecho, aunque se confirmase que esta variante se transmite con mayor facilidad o infecta mejor las células humanas, "las mutaciones que hacen que los virus sean más infecciosos no necesariamente los hacen más peligrosos", asegura 'The BMJ'. Esta publicación cita el ejemplo de la variante D614G, la predominante en Europa, que “ha aumentado la capacidad de transmisión del virus y ahora es el tipo más común que circula en el Reino Unido, aunque no parece dar lugar a una enfermedad más grave”.

Según explica el virólogo de la Universidad de La Laguna, solo cuando se confirma que una variante causa un tipo de enfermedad diferente se puede hablar realmente de que existe una nueva cepa de un virus. Por eso, sería un error hablar en esos términos en este caso. Simplemente, "estaríamos ante una variante más que hay que seguir". Lo único cierto hasta ahora es que los científicos británicos "ven que empieza a predominar en la población una variante y están preocupados porque no saben si va a ser más infectiva o más letal y quieren ser precavidos".

Foto: Viandantes en las calles de Londres. (EFE)

En cualquier caso, dada la evolución de la pandemia, otra de las inquietudes de la comunidad científica es que el virus pudiera llegar a acumular mutaciones tan importantes que las vacunas que se han desarrollado dejaran de ser efectivas. "Hay buenas razones para pensar que las vacunas, que estimulan la inmunidad de las células B y T, nos brindarán protección contra una gran variedad de cepas", señala el director del Laboratorio Europeo de Biología Molecular.

En principio, las nuevas mutaciones no deberían afectar al mecanismo de funcionamiento de las vacunas, porque la misión de estos fármacos es "generar anticuerpos neutralizantes que eviten la unión de la proteína S al receptor ACE2", y en teoría "estas mutaciones no están ocurriendo a un nivel que pueda afectar a ese mecanismo", apunta Valenzuela. Las vacunas producen anticuerpos contra muchas regiones de la proteína S, por lo que es poco probable que un solo cambio haga que sean menos eficaces. No obstante, "esto también hay que estudiarlo, son preguntas que están en el aire".

Otras mutaciones del virus

A pesar del impacto que está teniendo la noticia en el Reino Unido, no es la primera vez que se encuentra una variante y no es la única que preocupa en la actualidad. Sudáfrica también está en el punto de mira después de que los científicos hallasen mutaciones que podrían asociarse al aumento de contagios que está sufriendo el país. Al igual que sucede con la variante británica, no se sabe si los cambios en el virus han podido provocar una mayor transmisión o se trata de una nueva ola que puede explicarse por otros motivos.

Recientemente, una variante hallada en Dinamarca provocó el sacrificio de millones de visones. Una mutación encontrada en los animales había saltado a los humanos, pero tampoco en este caso se ha determinado si los cambios, que también afectaban a la proteína S, hacían que el coronavirus fuera más transmisible, más infeccioso o más letal.

Asimismo, en algunas zonas de Francia está emergiendo otra variante distinta que también acumula cambios a partir de la mutación predominante D614G. Con este caso, "no se está armando tanto revuelo", apunta Valenzuela, "supongo que el hecho de que la variante británica afecte a Londres genera más preocupación", pero las nuevas restricciones "no van a hacer que esta variante se extinga", debido a la diseminación que ha alcanzado.

Foto: Exceso de mortalidad en Europa.

En cualquier caso, las variantes que están surgiendo, y que podrían empezar a predominar entre la población, "están demostrando que el virus no pierde fuerza". A estas alturas, parece consolidarse la idea de que "el virus no se va a convertir en estacional ni va a ser menos grave con el paso del tiempo", afirma el experto.

Además, es importante secuenciar continuamente todas las muestras de virus que sea posible porque "si hay alguna variante más agresiva que pudiera escapar a las vacunas, habría que adaptarlas rápidamente", comenta Valenzuela. Al contrario, también podrían surgir cambios que hicieran que el covid no fuese tan agresivo. Sin embargo, por el momento no parece que esté sucediendo ninguna de las dos cosas.

En España, hay grupos de investigación que también realizan esa labor de vigilancia a través de la secuenciación del virus y que están agrupados en un consorcio que reúne varias instituciones. De hecho, su trabajo ha servido para mostrar que la variante que predomina en Europa tuvo su origen aquí el pasado verano, pero que no era más transmisible. De ella saldría ahora la nueva amenaza que tanto preocupa a los británicos.

A las puertas de las fiestas navideñas, el Reino Unido endurece las restricciones porque los contagios de covid se han disparado de nuevo, pero esta vez la explicación es aún más preocupante: una nueva cepa de SARS-CoV-2 detectada en el sudeste de Inglaterra podría ser la responsable del aumento de infecciones. Las autoridades británicas sospechan que esta variante se propaga con mayor velocidad, hasta un 70% más. De hecho, de todos los casos diagnosticados recientemente en Londres, un 62% se corresponde con la nueva variante.

Pandemia Coronavirus Reino Unido
El redactor recomienda