El iceberg más grande del mundo amenaza al mayor refugio de pingüinos del planeta
  1. Tecnología
  2. Ciencia
PODRÍA CAMBIAR SU ECOSISTEMA PARA SIEMPRE

El iceberg más grande del mundo amenaza al mayor refugio de pingüinos del planeta

Desprendido de la Antártida en 2017, está a poco menos de 30 días de llegar a su nuevo destino... pero puede provocar un cambio en el ecosistema que acabe con varias especies

placeholder Foto: A68 llegará en 20 ó 30 días hasta las islas Georgias del Sur. (Reuters)
A68 llegará en 20 ó 30 días hasta las islas Georgias del Sur. (Reuters)

Corría el año 2017 cuando tuvo lugar uno de los eventos más significativos por culpa del cambio climático: un bloque de hielo del tamaño de Córcega se desprendía de la Antártida, convirtiéndose de esa manera en el iceberg más grande del mundo. Pasó a llamarse A68 tras quebrarse de su base, Larsen C, junto a la que estuvo sin aparente movimiento durante varios meses. Sin embargo, a mediados de 2018 comenzó a moverse por razones que aún se desconocen: ahora, podría acabar con el hábitat natural de una de las mayores reservas de pingüinos del planeta.

Así, aunque tiene un peso de más de 1 billón de toneladas, cuenta con 160 kilómetros de largo, 48 km de ancho y poco más de 250 metros de grosor se desplaza con una velocidad atípica para un elemento de tales dimensiones. Durante dos años, ha estado en movimiento y, finalmente, ha cumplido con las predicciones de los expertos, pues irá a parar a la zona conocida como 'cementerio de icebergs', en concreto a las islas Georgias del Sur y Sándwich del Sur. El impacto que puede tener es mucho mayor de lo esperado.

Foto: Un cementerio de hielo: el lugar al que irá a parar el iceberg más grande del mundo. (Reuters)

Según calculan los expertos, por la velocidad que actualmente lleva tardará entre 20 y 30 días en llegar a su nuevo destino, donde quedará encallado en las aguas poco profundas que rodean a estas islas que pertenecen a Reino Unido, pero que reclama Argentina. El principal problema radica en que su llegada puede provocar un cambio radical del ecosistema, pues aunque otros icebergs ya han llegado anteriormente hasta la zona, nunca lo ha hecho un bloque de hielo con las características de A68, que puede modificar el entorno por completo.

El principal problema es que las islas Georgias del Sur cuentan con una de las mayores reservas de pingüinos del planeta: no en vano, se pueden encontrar pingüinos dorados, pingüinos barbijos, pingüinos papúa y también otras especies de animales como focas o albatroces. Aunque existe riesgo de el iceberg impacte directamente contra la plataforma de la isla, con los problemas que ello con llevaría, el verdadero problema podría estar más allá, pues su llegada a las inmediaciones de la isla afectaría a la capacidad de los animales para alimentar a sus crías, poniendo en riesgo la supervivencia de la especie.

"La probabilidad de una colisión es de 50-50", explica Andrew Fleming, del British Antarctic Survey, a 'AFP'. "El número de pingüinos podría reducirse fuertemente", indica Geraint Tarling, otro de los expertos de este organismo. En caso de que el iceberg llegue hasta las aguas más cercanas a la isla, cambiará el ecosistema de los fondos marinos durante varias décadas o incluso siglos, por lo que una de las colonias de pingüinos más importante del planeta se vería directamente afectada por esta situación derivada del calentamiento global.

Es necesario tener en cuenta que los icebergs son grandes bloques de hielo formados durante siglos y que, como tal, han acumulado en su interior numerosos nutrientes, polvo y carbono procedentes del espacio terrestre en el que se ha formado. Ahora, tras desplazarse miles de kilómetros, estos elementos serían vertidos poco a poco al océano y a la atmósfera en una zona poco habitual, lo que dará lugar a que se fertilicen los océanos y se cambie su ecosistema por completo, lo que afectará diametralmente a las especies animales que se alimentan del propio mar y de las especies que allí habitan.

Pero el impacto que tendría este iceberg no solo dañaría a estas colonias de pingüinos, sino que también afectaría directamente al ser humano. El dióxido de carbono retenido en su interior no solo será liberado en el océano, sino que también irá a parar a la atmósfera, contribuyendo también de manera directa al cambio climático. Teniendo en cuenta su impresionante tamaño, la cantidad de CO2 que puede ser capaz de liberar será realmente importante.

De hecho, no se trata de una cuestión banal, pues un reciente estudio publicado en 'Scientific Reports' afirma que para revertir el calentamiento global y, por tanto, evitar que siga cambiando la temperatura de nuestro planeta, sería necesario eliminar durante la próxima década al menos 33 gigatoneladas de dióxido de carbono de la atmósfera por año, una misión para la que todavía no estamos preparados. En caso de que A68 llegue a su destino, los expertos tendrán que estudiar qué hacer para salvar a una de las colonias de pingüinos más importantes del mundo. SIn duda, un evento muy dañino generado por culpa del calentamiento global.

Ecosistema Antártida Hielo