El agua contaminada de Fukushima podría afectar al ADN humano, según Greenpeace
  1. Tecnología
  2. Ciencia
PODRÍA SER LANZADA AL MAR

El agua contaminada de Fukushima podría afectar al ADN humano, según Greenpeace

La organización de defensa medioambiental sostiene que contiene niveles "peligrosos" del isótopo radioactivo carbono-14 y otros radionúclidos "peligrosos"

placeholder Foto: Tanques de almacenaje del agua contaminada de Fukushima. Foto: REUTERS Aaron Sheldrick
Tanques de almacenaje del agua contaminada de Fukushima. Foto: REUTERS Aaron Sheldrick

El agua contaminada que el gobierno japonés podría liberar al mar desde la central nuclear de Fukushima contiene carbono radiactivo con el potencial de dañar el ADN humano, según denuncia Greenpeace.

El grupo de defensa del medio ambiente señala que los 1,23 millones de toneladas métricas de agua almacenadas en la planta, que fue protagonista de un desastre nuclear en 2011, contienen niveles "peligrosos" del isótopo radioactivo carbono-14 y otros radionúclidos "con riesgo".

Estos residuos tendrán "graves consecuencias a largo plazo para las comunidades y el medio ambiente" si el agua se libera en el Océano Pacífico, en opinión de la organización de defensa medioambiental.

Almacenamiento lleno

Esta agua es el resultado de enfriar los núcleos de combustible de la dañada planta nuclear de Fukushima durante años y que hasta ahora había sido almacenada. Tras nueve años del peor desastre nuclear de Japón, el espacio de almacenamiento se está agotando y el ejecutivo nipón está valorando qué hacer con el agua.

"Seguirán siendo peligrosos durante miles de años con el potencial de causar daños genéticos. Es una razón más por la que estos planes tienen que ser abandonados"

Las autoridades japonesas, incluido el ministro de medio ambiente del país, han indicado que la única solución es liberarla en el océano, una decisión a la que se oponen los defensores del medio ambiente y los representantes de la industria pesquera.

En un informe, Greenpeace sostiene que el agua, además del isótopo radioactivo tritio, contiene el isótopo radioactivo carbono-14, que es "el mayor contribuyente a la dosis de radiación humana colectiva y tiene el potencial de dañar el ADN humano".

placeholder Foto de la planta de Fukushima vista desde el espacio tras su explosion en  2011. Foto: Maxar Technologies Handout via REUTERS.
Foto de la planta de Fukushima vista desde el espacio tras su explosion en 2011. Foto: Maxar Technologies Handout via REUTERS.

Shaun Burnie, autor del informe y principal especialista nuclear de Greenpeace Alemania, explica a CNN que el carbono-14, junto con otros radionucleidos presentes en ese agua "seguirán siendo peligrosos durante miles de años con el potencial de causar daños genéticos. Es una razón más por la que estos planes tienen que ser abandonados".

Por su parte, Ryounosuke Takanori, portavoz de TEPCO, la compañía que ha estado enfriando los reactores con agua, defiende que la presencia de estos contaminantes es escasa y que no afecta a la salud "incluso si se beben dos litros diariamente". Además, asegura que la compañía llevará a cabo un tratamiento secundario para satisfacer las normas regulatorias.

La clave, la cantidad de carbono-14

Claire Corkhill, experta en materiales nucleares de la Universidad de Sheffield (Reino Unido), que no estuvo asociada con el estudio, indica que el tritio ha sido liberado en el mar en países de todo el mundo y en numerosas ocasiones, y que el procedimiento tiene un "bajo impacto en los organismos".

"Cualquier descarga radioactiva conlleva algún riesgo ambiental y de salud. Depende mucho de cuánto se va a descargar"

Todo depende de la cantidad de carbono-14 presente en el agua. "Cualquier descarga radioactiva conlleva algún riesgo ambiental y de salud", añade Francis Livens, profesor de Radioquímica de la Universidad de Manchester (Reino Unido). "Depende mucho de cuánto se va a descargar. Si el carbono 14 está allí y está en cantidad, sí, probablemente hay un riesgo asociado a ello".

Deshacerse del agua contaminada no será una tarea fácil, aunque el agua podría, en teoría, ser transportada a un sitio diferente en la prefectura, o transformada en cemento, ambas alternativas vienen con sus propias preocupaciones ambientales, añade Corkhill. "No hay realmente ninguna buena solución para este tipo de material", concluye.

Centrales nucleares Energía nuclear Nuclear Fukushima Japón Agua Mares ADN Greenpeace
El redactor recomienda