Es noticia
Menú
El agujero negro más cercano a la Tierra podría no ser realmente un agujero negro
  1. Tecnología
  2. Ciencia
VARIAS INVESTIGACIONES LO DESCARTAN

El agujero negro más cercano a la Tierra podría no ser realmente un agujero negro

Varios estudios sostienen que se trata de dos estrellas con una orbita peculiar

Foto: lustración del sistema estelar donde se encuentra el "agujero negro" de la polémica. Foto: Observatorio Europeo Austral
lustración del sistema estelar donde se encuentra el "agujero negro" de la polémica. Foto: Observatorio Europeo Austral

A principios de año se identificó un objeto como el agujero negro más cercano a la Tierra. No obstante, tras analizar los datos, tres equipos de investigadores han concluido que el sistema en cuestión, llamado HR 6819, son dos estrellas con una órbita binaria ligeramente inusual.

HR 6819, situada a unos 1.120 años luz de distancia, ha sido un pequeño rompecabezas durante algún tiempo.

Foto: Una representación artística ilustra la precesión de la órbita de la estrella S2. (ESO/L. Calçada)

Según publica Science Alert, en un principio, se pensó que era una única estrella de tipo espectral Be, una estrella caliente, azul-blanca en la secuencia principal, cuyo espectro contiene una fuerte línea de emisión de hidrógeno, interpretada como evidencia de un disco de gas circunestelar expulsado por la estrella mientras gira a una velocidad ecuatorial de unos 200 kilómetros por segundo.

HR 6819, un sistema lleno de misterio

En 2003 se descubrió que HR 6819 no era una, sino dos estrellas. Análisis posteriores revelaron que una de ellas, B3 III, con una estimación de 6 masas solares, tenía una órbita de aproximadamente 40 días, pero la otra, Be, también con un tamaño estimado de unas 6 masas solares, parecía estar inmóvil.

"HR 6819 es un sistema binario que consiste en una estrella masiva Be y una compañera de baja masa que es el remanente despojado de una antigua estrella donante de masa"

Si las dos estrellas comprendían un binario de igual masa, deberían orbitar un centro de gravedad mutuo, no deberían estar orbitando una sobre la otra, por lo que los astrónomos concluyeron que una de esas estrellas, la móvil B3 III, podría estar orbitando un tercer objeto, uno que no se podía ver: un agujero negro.

"La presencia de un componente de la estrella Be en el espectro de HR 6819 sugiere otra interpretación del sistema", escriben los astrónomos Douglas Gies y Luqian Wang, de la Universidad Estatal de Georgia en su trabajo.

placeholder Sistema HR 6819. Foto: DSS
Sistema HR 6819. Foto: DSS

"Es posible que el componente estelar B3 III sea en realidad una estrella de baja masa, despojada, que es aún relativamente joven y luminosa. En este caso, la estrella Be sería la compañera en el binario de 40 días en lugar de un agujero negro".

En otras palabras, la estrella B3 III de masa mucho más baja orbitaría alrededor de la estrella Be. Si este fuera el caso, ese movimiento orbital podría detectarse en el gas de hidrógeno que rodea a la estrella Be: se movería casi imperceptiblemente al ser tirada por la estrella más pequeña.

Un puzzle de órbitas

Ambos investigadores estudiaron cuidadosamente la emisión de hidrógeno en el espectro del sistema y encontraron que el disco de hidrógeno que rodea a la estrella Be efectivamente mostraba una periodicidad de 40 días tanto en el desplazamiento Doppler como en la forma de la línea de emisión. Esto es consistente con la órbita de la estrella B3 III, tal como se esperaría si el sistema fuera un binario de masa desigual.

"El movimiento orbital de la estrella Be obvia la necesidad de un agujero negro para explicar su movimiento"

"Esto indica", explican, "que HR 6819 es un sistema binario que consiste en una estrella masiva Be y una compañera de baja masa que es el remanente despojado de una antigua estrella donante de masa en un binario de transferencia de masa".

En otras palabras, la estrella Be absorbió un montón de material de la estrella B3 III, dejándola mucho más pequeña. Hay, según el equipo, evidencia reciente que sugiere que muchas estrellas Be son el producto de este proceso. Según sus cálculos, la estrella Be tendría unas 6 masas solares, como se encontró anteriormente; pero la estrella B3 III tendría entre 0,4 y 0,8 masas solares.

Tres investigaciones refutatorias

"El compañero luminoso y de baja masa del sistema HR 6819 puede representar un caso raro e importante en el que el compañero ha completado recientemente la transferencia de masa y aún no ha descendido a la etapa de enfriamiento de la enana blanca de la evolución", afirman.

En un segundo trabajo, un equipo de astrónomos dirigido por Julia Bodensteiner, de la Universidad KU Leuven (Bélgica), examinó independientemente la emisión de hidrógeno de la estrella Be, y realizó un análisis orbital del sistema. Llegaron casi exactamente a la misma conclusión.

Foto: Primera imagen de un agujero negro distinguida como "descubrimiento del año". Foto: EFE

Y, en un tercer artículo, los astrónomos Kareem El-Badry y Eliot Quataert de la Universidad de California en Berkeley (Estados Unidos) también analizaron los espectros del sistema, obteniendo masas de 0,47 y 6,7 masas solares para las estrellas B3 III y Be, respectivamente.

"El movimiento orbital de la estrella Be obvia la necesidad de un agujero negro para explicar su movimiento", apuntan.

A principios de año se identificó un objeto como el agujero negro más cercano a la Tierra. No obstante, tras analizar los datos, tres equipos de investigadores han concluido que el sistema en cuestión, llamado HR 6819, son dos estrellas con una órbita binaria ligeramente inusual.

Estrellas Espacio
El redactor recomienda