La testosterona puede ser la solución contra la obesidad, según un estudio
  1. Tecnología
  2. Ciencia
GRANDES PÉRDIDAS DE PESO

La testosterona puede ser la solución contra la obesidad, según un estudio

Los voluntarios que se sometieron a un tratamiento con inyecciones de testosterona perdieron una media de 23 kilos

Foto: La testosterona puede ser la solución contra la obesidad, según un estudio
La testosterona puede ser la solución contra la obesidad, según un estudio

La testosterona puede ser una solución ante la obesidad. Esta es la principal conclusión de una investigación realizada por un equipo internacional de investigadores basadas en 11 años de datos.

Según este estudio, en los hombres obesos que sufren de hipogonadismo (baja testosterona), el tratamiento con inyecciones de testosterona reduce su peso y mejora una amplia gama de otros parámetros metabólicos.

Terapia a largo plazo

La investigación, dirigida por el Dr. Farid Saad, Consultor de Asuntos Médicos y Andrología de Bayer AG y director de la Escuela de Medicina de la Universidad Médica del Golfo (Emiratos Árabes Unidos), proporciona datos sobre los beneficios a largo plazo de la testosterona y también sugieren que podría ser una alternativa eficaz a la cirugía bariátrica en los casos de obesidad.

En su estudio se utilizaron 773 pacientes varones, todos con hipogonadismo funcional (baja testosterona sin una causa orgánica conocida), y de los que 471 sufrían de obesidad. De estos 471 sujetos, 276 recibieron terapia de testosterona durante años, mientras que 195 sirvieron de control.

Foto: Las técnicas quirúrgicas que sí son efectivas contra la obesidad

Los cambios a lo largo del tiempo entre los grupos fueron comparados y ajustados según la edad, el peso, la circunferencia de la cintura, la glucosa en ayunas, la presión arterial, las grasas en sangre y la calidad de vida para tener en cuenta las diferencias de base entre los dos grupos. La media del período de seguimiento fue de 8,8 años para el grupo que recibió terapia de testosterona y de 8,4 años para el de control.

Después de 11 años de recopilación de datos, el peso disminuyó en una media de 23 kg en el grupo de terapia de testosterona (una media del 20%), mientras que, por el contrario, el peso medio aumentó en 6 kg en el grupo de control (un aumento del 6%).

Juan Pedro Franco era el hombre más obeso del mundo. EFE  Francisco Guasco
Juan Pedro Franco era el hombre más obeso del mundo. EFE Francisco Guasco

Además, la circunferencia de la cintura disminuyó en un promedio de 13 cm en los que recibieron la terapia de testosterona, y aumentó en 7 cm en el grupo de control. El índice de masa corporal (IMC) disminuyó en 7,6 puntos en el grupo de testosterona, mientras que aumentó en 2 puntos en los que no se sometieron al tratamiento.

También hubo una diferencia significativa en la mortalidad entre los grupos: 21 pacientes (7,6%) murieron en el grupo de la testosterona y 63 (32,3%) en el grupo de control. Más de un cuarto de los hombres (28%) del grupo de control sufrieron un ataque cardíaco y 53 (27,2%) un ictus.

Adiós a las enfermedades cardíacas

No hubo eventos cardiovasculares importantes en el grupo de la testosterona, ya que todas las muertes estaban relacionadas con accidentes de tráfico y deportivos e infecciones post-quirúrgicas.

"La terapia de testosterona a largo plazo en hombres hipogonadales resultó en una pérdida de peso profunda y sostenida que puede haber contribuido a reducir la mortalidad y los eventos cardiovasculares", explica a SciTechDaily Saad. “Los hombres sin tratar con hipogonadismo aumentaron de peso".

"Creemos que la terapia de testosterona debe ser tenida en cuenta en los pacientes como una alternativa a la cirugía"

"Creemos que la terapia de testosterona debe ser tenida en cuenta en los pacientes como una alternativa a la cirugía y debe ser considerada para aquellos pacientes varones que no pueden someterse a la cirugía", continúa Saad.

Él y su equipo analizaron específicamente a aquellos pacientes del estudio con obesidad clase III, la categoría de obesidad más alta que los hace más susceptibles de poder recibir cirugía bariátrica.

Un total de 76 hombres estaban en esta categoría, de los que 59 recibieron terapia de testosterona y 17, no. En esta categoría, el peso disminuyó en una media de 30 kg en el grupo tratado con testosterona y aumentó en 5 kg en los del grupo de control.

Obesidad Testosterona Perder peso Adelgazamiento
El redactor recomienda