Combinar un escudo facial con la mascarilla aumenta la protección contra el coronavirus
  1. Tecnología
  2. Ciencia
LOS RESULTADOS SON CONCLUYENTES

Combinar un escudo facial con la mascarilla aumenta la protección contra el coronavirus

Un estudio científico revela los buenos resultados entre quienes usaron un protector para la cara, además de utilizar mascarilla, gel desinfectante y cumplir con la distancia social

placeholder Foto: Combinar la mascarilla con el escudo facial sería la mejor forma de evitar la propagación del coronavirus (Reuters/Eloisa Lopez)
Combinar la mascarilla con el escudo facial sería la mejor forma de evitar la propagación del coronavirus (Reuters/Eloisa Lopez)

Los científicos llevan meses investigando a fondo todo lo que tiene que ver con el coronavirus. La carrera por encontrar una vacuna es frenética y tanto Rusia, como China o la Universidad de Oxford estarían a punto de dar con ella, aunque con diferencias entre todas ellas. Pero, además, son miles los investigadores que estudian cómo evitar la propagación del covid-19 en el día a día.

Ahora, una investigación publicada en JAMA Network ha traído, por fin, buenas noticias: los escudos faciales funcionan para evitar el contagio del virus. Se ha llegado a una conclusión después de un experimento social al que se sometieron varios trabajadores de la ciudad de Chennai, en India: se autoaislaron durante días para, a continuación, visitar a familias que habían dado positivo para hablarles de la importancia de cumplir la cuarentena, mantener la distancia de seguridad, etc.

Foto: El bioingeniero César de la Fuente. (Diana Fontenla)

En el experimento participaron 62 personas, que dejaron a sus familias para vivir aislados en un hotel y mantener contacto, únicamente, con personas positivas. Y a pesar de que tenían mascarillas, gel desinfectante y guantes, en apenas dos semanas aparecieron los primeros positivos, por lo que hubo que detener el programa y reiniciarlo de nuevo.

El éxito de los escudos faciales

Cuando se retomó el estudio, además de las mascarillas, los guantes y el gel, los investigadores proporcionaron a los participantes un escudo facial y etanol para limpiarlo a menudo. Y los resultados fueron excelentes: visitaron más de 18.000 hogares y estuvieron en contacto con, al menos, 2.600 personas que habían dado positivo por coronavirus. Pero al llevar la mascarilla y el escudo facial, ninguno de los voluntarios que participó en la investigación resultó infectado.

Cuando se retomó el estudio se proporcionó a los voluntarios un escudo facial: desde entonces, ninguno de los participantes resultó contagiado

Los científicos creen que es probable que los voluntarios aumentaran sus precauciones después de que se produjeran los contagios de la primera parte del estudio. Sin embargo, apuntan a que se produjeron más de 18.000 visitas a viviendas, por lo que sería muy difícil mantener esas precauciones extraordinarias durante todo el proceso. Creen que fueron los escudos faciales los que marcaron la diferencia.

Tal y como recoge Ars Technica, los autores creen que el escudo podría proteger la zona de los ojos, que se sabe que es una fuente de infecciones. Pero también habría desviado partículas que viajaran hasta la cara o que se alojaran en la mascarilla de otras personas, por lo que serían fundamentales para prevenir la propagación del coronavirus.

Coronavirus Investigación Estudio científico
El redactor recomienda