más meteoros en agosto

Perseidas 2020: llega el máximo de la lluvia de estrellas de las Lágrimas de San Lorenzo

Las lágrimas de San Lorenzo surcan ya el fimamento, pero no será hasta dentro de unos pocos días cuando se pueda ver la lluvia de estrellas de las Perseidas en su máximo de actividad

Foto: Perseidas de 2018 desde la finca de Son Real, en la localidad Mallorquina de Santa Margalida (EFE)
Perseidas de 2018 desde la finca de Son Real, en la localidad Mallorquina de Santa Margalida (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4'

La que es probablemente una de las citas más importantes para quienes disfrutan del cielo nocturno está a punto de llegar a su punto álgido. Por ello, es la hora de buscar un lugar apartado de la contaminación lumínica y observar el cielo para tratar de ver las Perseidas. Esta lluvia de estrellas del verano, a la que se conoce también por el nombre de lágrimas de San Lorenzo, es la más esperada del año para los amantes de la astronomía y se podrá observar desde España hasta el próximo 24 de agosto tras iniciarse el pasado 17 de julio, experimentando su punto más álgido, en el que se podrá ver un mayor número de meteoros, el próximo 12 de agosto.

[¿Cómo observar la lluvia de estrellas de las Perseidas?]

Las Perseidas, populares por su gran tasa de actividad y por la facilidad de verlas que esta conlleva, serán visibles en todo el hemisferio norte y sus meteoros podrán superar los 50 kilómetros por segundo, llegando a alcanzar una tasa de actividad de 200 meteoros por hora en su punto más álgido, entre los días 11 y 13 de agosto. En concreto, tal y como indican desde el Instituto Geográfico Nacional, este año el momento exacto en el que habrá una mayor actividad de las Perseidas será entre las 15:00 horas y las 18:00 horas del día 12.

Un buen año para observarlas

Este fenómeno astronómico comenzó tan solo unos días después de que arrancasen las δ Acuáridas, con las que coinciden durante el tramo final del mes de julio y gran parte de agosto. Sin embargo, las fechas en las que cada una de estas lluvias de estrellas alcanzan su tasa máxima de actividad están muy separadas, algo que provoca que 2020 no sea un buen año para la observación de las δ Acuáridas, cuyo máximo se ha dado tan solo dos días después de la luna llena; mientras que aunque las condiciones no serán perfectas para las Perseidas, este año sí será óptimo para su observación al coincidir el 12 de agosto con la Luna en fase menguante.

El radiante de las Perseidas (IGN)
El radiante de las Perseidas (IGN)

Para ver las Perseidas a simple vista solo habrá que encontrar un lugar apartado de la contaminación lumínica y en el que no haya obstáculos para la vista. Una vez allí únicamente hay que mirar a cualquier parte del cielo, pues aunque estas estrellas fugaces parecen venir de la constelación de Perseo que les da nombre, los científicos aseguran que en una noche clara pueden verse en cualquier sector del mismo. Eso sí, hay que tener en cuenta que el mejor momento para evitar que la luz de la Luna impida su visión es antes de que esta salte, justo después de la puesta del Sol. En caso de no llegar a tiempo, lo mejor es dirigir la mirada hacia las zonas más oscuras, en dirección opuesta al satélite de la Tierra.

¿Por qué ocurren las Perseidas?

Las Perseidas, o Lágrimas de San Lorenzo, como cualquier otra lluvia de estrellas, son en realidad pequeñas partículas de polvo de distintos tamaños que van dejando cometas o asteroides a lo largo de sus órbitas alrededor del Sol y que, según explican desde el Instituto de Astrofísica de Canarias, se desprenden de estos por el "deshielo" que produce en ellos el calor de la estrella. La nube de partículas que resulta de este desprendimiento es atravesada cada año por la Tierra en su órbita alrededor del Sol y en su encuentro, estas partículas de polvo se desintegran a gran velocidad al entrar en contacto con la atmósfera terrestre creando los trazos de luz que se pueden ver durante la noche.

En concreto, las Perseidas provienen del cometa Swit-Tuttle, un cuerpo celeste descubierto el año 1862 de manera independiente por los astrónomos Lewis Swift y Horace Pamell Tuttle y que actualmente tiene un tamaño aproximado de 26 kilómetros de diámetro, una envergadura que lo convierte en el mayor objeto que de forma periódica, se acerca al planeta Tierra.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios