BUSCARÁ MICROBIOS DE GRAN ANTIGÜEDAD

El robot Perseverance debe descubrir si hubo vida en Marte

Perseverance será el primer rover que tomará imágenes con una cámara con zoom y recolectará muestras de Marte que llevará de vuelta a nuestro planeta

Foto: El rover Perseverance en el Centro Espacial Kennedy. Foto: EFE EPA CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH
El rover Perseverance en el Centro Espacial Kennedy. Foto: EFE EPA CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH
Autor
Tiempo de lectura3 min

El rover Perseverance es la mayor y más sofisticada nave espacial que la NASA ha enviado a Marte. Su objetivo principal es responder a una de las preguntas más antiguas: ¿existe la vida en otro sitio que no sea la Tierra?

La idea de un planeta rojo lleno de seres extraterrestres ha fascinado a los científicos durante siglos. Algunos imaginaron un paisaje formado por una civilización inteligente, hasta que los telescopios se volvieron lo suficientemente sofisticados para detallar la superficie del planeta y revelarles la (dura) realidad.

Ya a mediados de los años 70 los únicos alienígenas que los terrícolas pensaban encontrar eran microbios, que los científicos habían demostrado, a través de pruebas en laboratorio, que podían sobrevivir en condiciones similares a las de Marte.

El rover más "preparado"

Desde entonces, la NASA ya ha enviado al planeta rojo cuatro rovers y en la actualidad, desde hace ocho años, se encuentra en Marte el rover Curiosity que tiene como misión averiguar si existió vida alguna vez en el planeta, caracterizar el clima y su geología y prepararse para la exploración humana.

"Si encontramos evidencia de vida antigua, hay una buena probabilidad de que podamos encontrar vida existente en algún lugar del planeta"

No obstante, Perseverance es otro nivel, tecnológicamente hablando. Perseverance contará con un micrófono que capturará el sonido del planeta, será el primer rover que tomará imágenes con una cámara con zoom y recolectará muestras de Marte y las llevará de vuelta a nuestro planeta.

La misión está diseñada para buscar signos de microbios antiguos, extintos o fosilizados, no de vida presente. "Nuestra mejor oportunidad de identificar vida en Marte sería ir al pasado", señala Lori Glaze, directora de la división de Ciencia Planetaria de la NASA, en declaraciones a The Atlantic.

Lanzamiento del cohete Alliance Atlas V que lleva el rover Perseverance. Foto:  NASA Joel Kowsky Handout via REUTERS
Lanzamiento del cohete Alliance Atlas V que lleva el rover Perseverance. Foto: NASA Joel Kowsky Handout via REUTERS

Hace varios miles de millones de años, Marte probablemente era más caliente y estaba lleno de agua. Las naves espaciales en órbita han encontrado las huellas de vías fluviales secas; el explorador Curiosity cayó en un cráter y encontró evidencia de un antiguo lago, con rastros de moléculas orgánicas escondidas en su suelo. Tal vez los microbios proliferaron en ese ambiente húmedo, como lo hicieron en la Tierra.

Hoy en día, Marte no es un lugar agradable, al menos no para la vida como la conocemos. Es frío y seco. Con una atmósfera débil y sin campo magnético, su superficie está afectada por la radiación.

Un mundo casi intacto

Perseverance aterrizará en el interior de un cráter llamado Jezero, donde hace entre 3.000 y 4.000 millones de años un río desembocó en un lago. En la Tierra, el registro geológico de los primeros días del planeta se ha perdido bajo las placas tectónicas y se ha cubierto de arena por el clima.

Su objetivo principal es responder a una de las preguntas más antiguas: ¿existe la vida en otro sitio que no sea la Tierra?

En Marte, incluyendo Jezero, el registro geológico está bien conservado, lo que sugiere a los científicos que Perserverance pueda encontrar rastros de microbios muertos en el barro.

"Si encontramos evidencia de vida antigua, hay una buena probabilidad de que podamos encontrar vida existente en algún lugar del planeta", explica Sarah Stewart Johnson, científica planetaria de la Universidad de Georgetown. "La vida es tan resistente, al menos la vida tal como la conocemos. Realmente puede encajarse en una grieta y mantenerse contra viento y marea".

Sea lo que sea que encuentren en esas muestras, el siguiente paso en esta larga búsqueda podría ser buscar, una vez más, seres vivos.

Carol Stoker, científica planetaria de la NASA, lo tiene claro. "Tenemos muchos, muchos lugares en la Tierra donde se pueden encontrar bacterias que están congeladas en el hielo terrestre o en cristales de sal que no han sido metabólicamente activas durante un millón o unos pocos millones de años, pero que pueden ser revividas", dice Stoker. "Ponlas en agua líquida o en un ambiente donde puedan despertar, y lo hacen. Despiertan y crecen".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios