No ves lo mismo que tu pareja: ubicación y tamaño de los objetos difiere
  1. Tecnología
  2. Ciencia
CADA UNO TIENE UNA HUELLA VISUAL ÚNICA

No ves lo mismo que tu pareja: ubicación y tamaño de los objetos difiere

Investigadores estadounidenses demuestran que diferentes personas ven los objetos de su entorno de diferente manera

Foto: No ves lo mismo que tu pareja: ubicación y tamaño de los objetos difiere
No ves lo mismo que tu pareja: ubicación y tamaño de los objetos difiere

Científicos estadounidenses han demostrado que cada uno de nosotros tiene una capacidad diferente para precisar la ubicación y el tamaño exacto de los objetos, lo que nos hace tener una huella visual única.

En un estudio, publicado en la revista científica 'Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences', investigadores de la Universidad de California en Berkeley han estudiado las peculiaridades individuales de la localización visual.

Foto: La razón por la que nuestros ojos se mueven perfectamente sincronizados

"Asumimos que nuestra percepción es un reflejo perfecto del mundo físico que nos rodea, pero este estudio muestra que cada uno de nosotros tiene una huella visual única", señala el autor principal del estudio, Zixuan Wang, de la universidad estadounidense.

Aprendemos por repetición

Los investigadores trataron de entender si diferentes personas ven los objetos de su entorno exactamente de la misma manera. Por ejemplo, cuando miran una taza de café sobre una mesa, ¿pueden dos personas ponerse de acuerdo sobre su posición exacta y si su asa es lo suficientemente grande para agarrarla? El resultado de una serie de experimentos sugiere que no, aunque hay una ventaja.

En la competición deportiva, un error de juicio visual de un árbitro puede dar lugar a controversias e, incluso, a derrotas injustas

"Podemos coger una taza de café miles de veces en nuestra vida y a través de la práctica alcanzamos nuestro objetivo", añade Wang. "Ese es el aspecto conductual de cómo nos entrenamos para coordinar cómo actuamos en relación a lo que vemos".

En uno de sus experimentos, los investigadores hicieron que los participantes señalaran en una pantalla de ordenador la ubicación de un objetivo circular para medir la localización. En otro, para medir las variaciones de la agudeza dentro del campo de visión de cada persona, los participantes vieron dos líneas separadas por una distancia mínima y determinaron si una línea estaba situada en el sentido de las agujas del reloj o en el sentido contrario a las agujas del reloj con respecto a la otra línea.

GRAF6977. LEGANÉS (MADRID), 12 07 2020.- El árbitro Melero López (i) muestra la tarjera roja a Jonathan Silva (d), del Leganés, durante el partido de Liga en Primera División ante el Valencia que disputan este domingo en el estadio de Butarque, en Leganés. EFE Rodrigo Jiménez

Finalmente, en un experimento que medía la percepción del tamaño, los participantes vieron una serie de arcos de longitudes variables y se les pidió que estimaran sus longitudes. Sorprendentemente, la gente percibió exactamente los mismos arcos como más grandes en algunos lugares del campo visual y más pequeños en otros.

En general, los resultados mostraron notables variaciones en el rendimiento visual entre el grupo e incluso dentro del campo visual de cada individuo. Los datos fueron mapeados para mostrar la huella visual única de distorsión perceptiva de cada participante del estudio.

La localización visual es crítica

"Aunque nuestro estudio podría sugerir que la fuente de nuestras deficiencias visuales puede originarse en nuestro cerebro, se necesitan más investigaciones para descubrir la base neural", explica Wang en declaraciones citadas por Neuroscience News. "Lo que también es importante es cómo nos adaptamos a esas deficiencias y compensamos nuestros errores".

"Asumimos que nuestra percepción es un reflejo perfecto del mundo físico que nos rodea, pero este estudio muestra que cada uno de nosotros tiene una huella visual única"

El descubrimiento de Wang y sus colegas tiene ramificaciones para las prácticas de la medicina, la tecnología, la conducción y los deportes, entre otros campos en los que la localización visual precisa es crítica.

Para explicarlo, ponen como ejemplo a un conductor que comete un pequeño error de cálculo sobre la ubicación de un peatón que cruza la calle, lo que puede causar una catástrofe. Igualmente, en la competición deportiva, un error de juicio visual de un árbitro puede dar lugar a controversias e, incluso, a derrotas injustas.

Oftalmología Social Percepción Cerebro
El redactor recomienda