Detectan un fenómeno hasta ahora nunca visto en agujeros negros
  1. Tecnología
  2. Ciencia
BAJO CONDICIONES MUY ESPECIALES

Detectan un fenómeno hasta ahora nunca visto en agujeros negros

Los científicos detectaron lo que podría ser una llamarada de luz proveniente de agujeros negros que se fusionaron

placeholder Foto: Interpretación de un agujero negro supermasivo y su disco de gas circundante. Foto: Caltech
Interpretación de un agujero negro supermasivo y su disco de gas circundante. Foto: Caltech

Cuando dos agujeros negros giran en espiral uno alrededor del otro y finalmente chocan, envían ondas en el espacio y el tiempo llamadas ondas gravitacionales. Debido a que los agujeros negros no emiten luz, no se espera que estos eventos brillen con ninguna onda de luz, o radiación electromagnética.

No obstante, un equipo formado por científicos del Centro de Graduados de la CUNY, del Centro de Transición Zwicky de Caltech, del Borough of Manhattan Community College y del Museo Americano de Historia Natural (AMNH), todos en los Estados Unidos, detectaron lo que parece ser una llamarada de luz fruto de la fusión de un par de agujeros negros.

Foto: Primera imagen de un agujero negro

El hallazgo, publicado en la revista científica 'Physical Review Letters', se produjo el 21 de mayo de 2019 y fue identificado por el Observatorio de Ondas Gravitatorias con Interferómetro Láser (LIGO) de la Fundación Nacional de Ciencias y el detector europeo Virgo. A medida que los agujeros negros se fusionaron, sacudiendo el espacio y el tiempo, enviaron ondas gravitacionales y los investigadores, al revisar las grabaciones del evento, detectaron lo que podría ser una llamarada de luz proveniente de los agujeros negros que se fusionaron.

Volverá a repetirse

Según los astrónomos, para que esto ocurra ambos agujeros negros giraron juntos dentro de un disco gigante de gas y polvo que abarca años luz y en realidad está rodeando un tercer agujero. Una vez que los agujeros negros se fusionan, el nuevo agujero negro, ahora más grande, experimenta una sacudida que lo envía en una dirección aleatoria, y atraviesa el gas del disco. "Es la reacción del gas a esta sacudida que se acelera lo que crea una llamarada brillante, visible con los telescopios", señala el coautor Barry McKernan, profesor de astrofísica del Centro de Graduados de la CUNY.

"Es la reacción del gas a esta sacudida que se acelera lo que crea una llamarada brillante, visible con los telescopios"

"Este agujero negro supermasivo estuvo burbujeando durante años antes de esta llamarada más abrupta", explica a Phys.org el autor principal del estudio Matthew Graham, profesor de investigación de astronomía en Caltech. "La llamarada ocurrió en la escala de tiempo correcta, y en el lugar correcto, para coincidir con el evento de la onda gravitacional. En nuestro estudio, concluimos que la llamarada es probablemente el resultado de una fusión de agujero negro, pero no podemos descartar completamente otras posibilidades".

"La razón por la que buscar llamaradas de luz como esta puede ayudar enormemente a responder a preguntas de astrofísica y cosmología. Si podemos hacer esto de nuevo y detectar la luz de las fusiones de otros agujeros negros, entonces podemos averiguar los orígenes de estos agujeros negros y aprender más sobre ellos", añade. Según el equipo científico, el agujero negro recién formado debería provocar otra llamarada de luz en los próximos años. El proceso de fusión le dio al objeto una sacudida que debería causar que entre de nuevo en el disco del agujero negro supermasivo, produciendo otro destello de luz que los telescopios deberían ser capaces de ver.

Caltech Ondas gravitacionales Astronomía Espacio Luz
El redactor recomienda