DESCUBREN SUS FUNCIONES

Humanina, la 'superproteina' que nos mantiene sanos y nos hace vivir más

Científicos estadounidenses sostienen que su mayor presencia en el organismo se asocia con un menor riesgo de enfermedades como el Alzheimer

Foto: Una española que acaba de cumplir 103 años. Foto: EFE/Fermín Cabanillas
Una española que acaba de cumplir 103 años. Foto: EFE/Fermín Cabanillas

Investigadores estadounidenses han sido los primeros en demostrar que la humanina, una proteína diminuta, tiene un impacto enorme en la salud y la longevidad tanto en animales como en humanos.

Científicos de la Universidad del Sur de California (Estados Unidos) han descubierto nuevas peculiaridades de la humanina, un péptido codificado en el pequeño genoma de las mitocondrias, las "centrales eléctricas" de las células. Así, niveles más altos de humanina en el cuerpo están conectados con una mayor duración de la vida, una mejor salud y un menor riesgo de enfermedades como el Alzheimer.

"Se sabe desde hace tiempo que la humanina ayuda a prevenir muchas enfermedades relacionadas con la edad, pero esta es la primera vez que se ha demostrado que también puede aumentar la esperanza de vida", explica el autor principal, Pinchas Cohen, profesor de Gerontología, Medicina y Ciencias Biológicas y decano de la Universidad del Sur de California.

La humanina se ha encontrado no sólo en las mitocondrias humanas sino también en todo el reino animal, una señal de que su gen relacionado se ha mantenido, o conservado, a lo largo de la evolución. El estudio, que se publica en la revista científica 'Aging', ha examinado la humanina en varias especies animales, como gusanos y ratones, así como en humanos, incluidos pacientes de Alzheimer e hijos de personas que han alcanzado los 100 años de edad. Los resultados ponen de relieve el potencial de la humanina y otras proteínas mitocondriales para convertirse en tratamientos de las enfermedades relacionadas con la edad.

También indican que la humanina puede ser un antiguo mecanismo de señalización mitocondrial que es clave para regular la salud y la vida del cuerpo, según señala el profesor adjunto de investigación de la Universidad del Sur de California Kelvin Yen.

Más esperanza de vida, menos hijos

En los humanos, los investigadores observaron niveles más altos y sostenidos de humanina en 18 hijos de personas centenarias, frente a un grupo de control de 19 niños de no centenarios. Los individuos cuyos padres llegan a los 100 años de edad tienen estadísticamente más probabilidades que otras personas de llegar a una edad muy avanzada. Resultados similares se obtuvieron comprobando el nivel de humanina en diferentes especies animales. En algunas especies, incluidos los gusanos y ratones, la modificación de sus genes para producir mayores cantidades de humanina en sus cuerpos fue suficiente para aumentar significativamente la duración de la vida. No obstante, estos animales más longevos tuvieron menos descendencia, un patrón que los científicos también han observado en los humanos que viven muchos años.

"Es la primera vez que se ha demostrado que la humanina también puede aumentar la esperanza de vida"

"Se cree que este equilibrio entre la longevidad y la reproducción se debe a un equilibrio conservado evolutivamente entre el uso de la energía para producir más descendencia o el uso de la energía para mantener el organismo para futuros esfuerzos reproductivos", explica Yen en declaraciones recogidas por Neuroscience News. "Evolutivamente hablando, el objetivo de la vida es reproducirse y luego ya está hecho, pero si no puedes reproducirte, deberías intentar quedarte el mayor tiempo posible, y un efecto secundario de eso es la longevidad"

Los niveles más altos de humanina no sólo están vinculados a una mayor duración de la vida; los niveles más bajos pueden aumentar el riesgo de enfermedad y reducir la resistencia a las exposiciones tóxicas. Los investigadores analizaron muestras de líquido cefalorraquídeo de un pequeño número de pacientes con Alzheimer y de individuos de control sin demencia y notaron que los niveles de humanina eran mucho más bajos en los pacientes con Alzheimer. Y en las muestras de sangre del cordón umbilical de los recién nacidos, los altos niveles de humanina se correlacionaron con un alto número de copias de ADN mitocondrial (mtADN), o el número de copias del genoma mitocondrial presente en cada célula.

Este nuevo estudio resalta la importancia de la humanina como un regulador potencialmente poderoso de la duración de la vida y la salud, y su aprovechamiento para los tratamientos podría abordar una variedad de enfermedades relacionadas con la edad, concluye Cohen.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios