La última batalla de los voluntarios que han hecho 35.000 PCR a ancianos en residencias
  1. Tecnología
  2. Ciencia
CUANDO DECAIGA EL ESTADO DE ALARMA, ADIÓS

La última batalla de los voluntarios que han hecho 35.000 PCR a ancianos en residencias

La epidemia transformó laboratorios universitarios madrileños en centros de diagnóstico para miles de personas del colectivo más vulnerable. Este viernes, todo habrá sido un sueño

Foto: Los laboratorios universitarios, clave en el testeo de covid-19. (EFE)
Los laboratorios universitarios, clave en el testeo de covid-19. (EFE)

Con una labor silenciosa pero fundamental, los laboratorios universitarios se han erigido como un pilar clave para el control del brote de coronavirus en las residencias de ancianos de la Comunidad de Madrid durante esta epidemia. Desde el pasado 26 de marzo, investigadores y profesores de las universidades Complutense y Autónoma de Madrid —tras recibir la validación del Instituto Carlos III— dejaron de lado su labor habitual y se pusieron manos a la obra a analizar test PCR en la Red de Laboratorios Covid-19, empleando para ello los de las facultades de Medicina, Veterinaria o Biología. Hasta la fecha, han realizado alrededor de 25.000 pruebas en la 'Complu' y otras 10.000 en la UAM, tanto a inquilinos como a trabajadores de las residencias.

Habían alcanzado un ritmo de 500 PCR diarias, lo que equivale a unas cuatro residencias al completo. En total, el esfuerzo diagnóstico ha sido ímprobo, ya que han llegado a hacer análisis al 79,5% de los 44.000 residentes que hay en la Comunidad de Madrid. Sin embargo, todo este trabajo terminará abruptamente este viernes, último día laborable antes de que el próximo 21 de junio decaiga el estado de alarma.

La validación del Carlos III estaba condicionada a este periodo. A principios de mes, algunos de los impulsores de esta iniciativa —seis profesores de la 'Complu' y uno del Ciemat— enviaron una carta a la presidenta Isabel Díaz Ayuso para interesarse por la situación y no dejar desamparada la labor diagnóstica del colectivo más vulnerable al covid-19: más de 6.000 personas han fallecido en residencias desde el inicio del brote en la región, un 18% de los usuarios. Sin los test PCR, todo esfuerzo de identificación o aislamiento de positivos asintomáticos es imposible.

"Incluso en estos momentos en los que el número de casos de covid-19 ha disminuido, nuestro trabajo desinteresado sigue evitando la propagación del virus en estos colectivos, pues aún hoy detectamos casos positivos diariamente", decían en la carta a Ayuso, a la que El Confidencial ha podido acceder. Aunque desinteresados y voluntarios, estos esfuerzos han supuesto para la iniciativa un desembolso de más de 300.000 euros, dado que —a excepción de los propios test PCR, facilitados por el Carlos III o la Dirección General de Salud Pública— tenían que abastecerse de todos los demás materiales: hisopos, EPI, reagentes o kits de extracción del ARN viral para poder llevar a cabo el análisis.

placeholder Una trabajadora realiza un PCR a una anciana de la Residencia de Puente Viesgo, Cantabria. (EFE)
Una trabajadora realiza un PCR a una anciana de la Residencia de Puente Viesgo, Cantabria. (EFE)

De momento, y a apenas 24 horas de que concluya su labor, no han obtenido respuesta de la comunidad a sus inquietudes sobre si Madrid cuenta con otros laboratorios que puedan dar apoyo analítico para el control de cualquier posible brote en las residencias.

Desde la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, explican a El Confidencial que los temores son infundados. "La UCM se ofreció a ayudar en su momento con nuestro conocimiento y aceptamos esa ayuda. El día 21 termina su colaboración y estamos muy agradecidos de la ayuda prestada", nos dice un portavoz. A partir del lunes, serán los laboratorios de los hospitales —39 en total, contando con los centros privados— quienes se encarguen de analizar las muestras nasofaríngeas recogidas en las residencias. "Tenemos capacidad para 15.529 PCR diarias ampliables a 20.000 gracias a la adquisición en curso de nuevos equipos para los laboratorios del Servicio Madrileño de Salud".

De dar clase a hacer PCR

La comunicación entre estos laboratorios universitarios y la Administración regional se realizaba principalmente a través de la dirección de Coordinación Sociosanitaria de la Comunidad de Madrid, cuyo responsable fue cesado de su puesto el pasado 13 de mayo. "Con él teníamos contacto, recibía los resultados y hacía el seguimiento", explica a este periódico un investigador conocedor de la situación. "A partir de que cambian la organización, seguimos enviándoles los resultados pero ellos básicamente no volvieron a contactar con nosotros".

"A partir de que cambian a Mur, seguimos enviándoles los resultados pero ellos básicamente no volvieron a contactar con nosotros"

Durante estos casi tres meses, los miembros de la comunidad universitaria se sumergieron en un caos absoluto: "En teoría, los geriatras de cada hospital público pedían los test para las residencias que llevan", explica este investigador. "Pero, claro, cuando se saturaron, no había quien los pidiera, y luego otro problema que era bastante incomprensible es que solo hacían los test a los residentes y no a los de residencias privadas. Otra cosa muy curiosa es que de los empleados de las residencias no se encargaba la Seguridad Social o la Sanidad Pública sino que iban a través de las mutuas que correspondan".

La situación, por tanto, daba como resultado una mezcla de residentes analizados con empleados no analizados... y en muchos casos contagiados asintomáticos. Ha sido una experiencia muy intensa para estos profesores, que a partir del lunes tendrán que volver a sus quehaceres con una cierta sensación amarga por cómo ha terminado todo después de varias semanas analizando miles de test PCR al servicio de la comunidad.

Coronavirus Isabel Díaz Ayuso Seguridad Social
El redactor recomienda