GRACIAS AL ESTUDIO DE LAS ONDAS SÍSMICAS

Científicos descubren extrañas estructuras no identificadas en el interior de la Tierra

Un equipo de investigadores de la Universidad de Maryland (EEUU) ha llevado a cabo un descubrimiento único: unas estructuras densas completamente desconocidas hasta ahora

Foto: Científicos descubren extrañas estructuras no identificadas en el interior de la Tierra. (iStock)
Científicos descubren extrañas estructuras no identificadas en el interior de la Tierra. (iStock)

Un equipo de investigadores de la Universidad de Maryland (EEUU) ha llevado a cabo un descubrimiento único: una serie de estructuras densas completamente desconocidas hasta ahora en el interior de la Tierra. Situadas a unos 3.000 kilómetros de profundidad, se encuentran bajo el Océano Pacífico, ubicadas exactamente entre el núcleo y el manto del planeta y, ahora, se debe de seguir investigando para conocer el origen de su formación.

Desde hace muchos años, se sabe que los terremotos generan una serie de ondas sísmicas que se desplazan por este espacio, siendo capaces de modificar su ruta, acelerar o, incluso, dispersarse durante miles de kilómetros, siendo captadas por los sismógrafos del planeta. Estas ondas modifican su movimiento si se encuentran con cambios en la temperatura, composición y densidad de las rocas, con lo que un equipo de expertos quiso analizar qué tipo de materiales provocaban las variaciones.

Para ello, el equipo de geofísicos de la Universidad de Maryland, dirigido por el sismólogo Doyeon Kim, utilizó un algoritmo con el que tratar de entender si estas ondas sísmicas podrían revelarnos algún secreto del interior de la Tierra. Se trataba de un sistema informático que, tradicionalmente, se ha utilizado para tratar de descubrir los fenómenos que se producen en nuestra galaxia. Convenientemente utilizado, se usó para investigar cómo eran las 'profundidades' de la Tierra.

Una vez encontrado el sistema para la investigación, los expertos hicieron algo nunca antes hecho: analizar al mismo tiempo miles de grabaciones de ondas sísmicas, todas ellas localizadas bajo la cuenca del Océano Pacífico. Nunca antes se había tenido una muestra tan grande de este tipo de elementos, tomando en cuenta un tipo de ondas muy concretadas llamadas ondas de corte, con las que consiguieron descubrir numerosos ecos que explicarían la presencia de estructuras no conocidas.

"Encontramos ecos en aproximadamente el 40% de todas las rutas de ondas sísmicas. Eso fue sorprendente porque esperábamos que fueran más raros y lo que eso significa es que las estructuras anómalas en el límite núcleo-manto están mucho más extendidas de lo que se pensaba. Esto nos muestra que esta región tiene muchas estructuras que pueden producir estos ecos, algo de lo que no nos habíamos dado cuenta antes porque teníamos una visión estrecha", explica Kim en un comunicado.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Con esta investigación, los geólogos han conseguido descubrir que las ondas que se mueven entre el núcleo y el manto cambian de manera habitual su movimiento en puntos muy concretos y establecidos, algo que sugiere de manera inconfundible la presencia de estructuras que dan lugar a estos cambios. Se desconoce cuál es su composición, aunque sí se ha conseguido descubrir que son más numerosas de lo que se pensaba, según apunta el estudio publicado en 'Sciencie'.

Ahora, en siguientes investigaciones se tratará de saber qué tipo de materiales la forman y por qué se encuentran ahí, dos respuestas que pueden servir para ayudarnos a desentrañar algunos enigmas de nuestro planeta, tales como los "intrincados procesos que han hecho que nuestro planeta evolucione y cambie con el paso del tiempo", según explican los expertos. Grandes estructuras de un material denso de momento desconocido que se hallan a 3.000 kilómetros bajo nuestros pies.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios