hasta los 77 millones de kilómetros

La nave Solar Orbiter se acerca por primera vez al Sol

La misión de exploración del Sol de la Agencia Espacial Europea (ESA), Solar Orbiter, ha realizado este 15 de junio su primer acercamiento a la estrella

Foto: Solar Orbiter.
Solar Orbiter.
Autor
Tiempo de lectura4 min

La misión de exploración del Sol de la Agencia Espacial Europea (ESA), Solar Orbiter, ha realizado este 15 de junio su primer acercamiento a la estrella, llegando a 77 millones de kilómetros de su superficie, aproximadamente la mitad de la distancia entre el Sol y la Tierra.

En la semana siguiente a este primer perihelio (punto más cercano de la órbita de un cuerpo celeste alrededor del Sol), los científicos de la misión probarán los diez instrumentos científicos de la nave espacial, incluidos los seis telescopios a bordo, que obtendrán imágenes de un primer plano del Sol al unísono por primera vez.

Según el científico del proyecto Solar Orbiter de la ESA, Daniel Müller, las imágenes, que se tomarán a mediados de julio, serán las imágenes más cercanas del Sol jamás realizadas pues aunque la sonda solar Parker de la NASA, lanzada en 2018, se acerca más al Sol, no lleva telescopios capaces de 'mirar' directamente al Sol.

"Nunca hemos tomado fotos del Sol desde una distancia más cercana que esta —explica Daniel—. Ha habido primeros planos de mayor resolución, por ejemplo, tomados por el telescopio solar Daniel K. Inouye de cuatro metros en Hawai a principios de este año. Pero desde la Tierra, con la atmósfera entre el telescopio y el Sol, solo se puede ver una pequeña parte del espectro solar que se puede ver desde el espacio".

"Nuestros telescopios de imágenes ultravioleta tienen la misma resolución espacial que los del Observatorio Solar Dinámico (SDO) de la NASA, que toma imágenes de alta resolución del Sol desde una órbita cercana a la Tierra. Debido a que actualmente estamos a la mitad de la distancia del Sol, nuestras imágenes tienen el doble de resolución de SDO durante este perihelio", asegura Daniel.

El objetivo principal de estas primeras observaciones es demostrar que los telescopios del Solar Orbiter están listos para futuras observaciones científicas. "Por primera vez, podremos juntar las imágenes de todos nuestros telescopios y ver cómo toman datos complementarios de las diversas partes del Sol, incluida la superficie, la atmósfera exterior o corona y la heliosfera más amplia que lo rodea", dice Daniel.

Para los instrumentos 'in situ', esto no es solo una prueba, esperamos resultados nuevos y emocionantes

Los científicos también analizarán datos de los cuatro instrumentos 'in situ' que miden las propiedades del entorno alrededor de la nave espacial, como el campo magnético y las partículas que forman el viento solar. "Esta es la primera vez que nuestros instrumentos 'in situ' operan a una distancia tan cercana al Sol, lo que nos proporciona una visión única de la estructura y composición del viento solar", dice por su parte Yannis Zouganelis, científico adjunto del proyecto del Solar Orbiter de la ESA. "Para los instrumentos 'in situ', esto no es solo una prueba, esperamos resultados nuevos y emocionantes".

Avances en la misión

Lanzado el 10 de febrero de este año, Solar Orbiter está completando su fase de puesta en servicio el 15 de junio, comenzando así su fase de crucero, que durará hasta noviembre de 2021. Durante la fase científica principal que sigue, la nave espacial se acercará a 42 millones de kilómetros a la superficie del Sol, que está más cerca que el planeta Mercurio.

La nave espacial alcanzará su próximo perihelio a principios de 2021. Durante el primer acercamiento cercano de la fase científica principal, a principios de 2022, se acercará a 48 millones de kilómetros.

Los operadores del Solar Orbiter usarán la gravedad de Venus para desplazar gradualmente la órbita de la nave espacial fuera del plano eclíptico, en el que orbitan los planetas del Sistema Solar. Estas maniobras de vuelo permitirán a Solar Orbiter mirar el Sol desde latitudes más altas y obtener la primera vista correcta de sus polos. Estudiar la actividad en las regiones polares ayudará a los científicos a comprender mejor el comportamiento del campo magnético del Sol, que impulsa la creación del viento solar que a su vez afecta al medio ambiente de todo el Sistema Solar.

Dado que la nave espacial está actualmente a 134 millones de kilómetros de la Tierra, se tardará aproximadamente una semana en descargar todas las imágenes del perihelio a través de la antena de espacio profundo de 35 metros de la ESA en Malargüe (Argentina). Los equipos científicos procesarán las imágenes antes de lanzarlas al público a mediados de julio. Los datos de los instrumentos 'in situ' se harán públicos más adelante este año después de una calibración cuidadosa de todos los sensores individuales.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios