EL NEUROTRASMISOR DE LA FELICIDAD

La serotonina puede reducir las infecciones gastrointestinales

Los investigadores expusieron varias bacterias patógenas con serotonina y este neurotransmisor evitó el desarrollo de enfermedades

Foto: Molestias gastrointestinales (iStock)
Molestias gastrointestinales (iStock)

Investigadores estadounidenses sugieren que la serotonina, una sustancia química conocida por su papel en la producción de sensaciones de bienestar y felicidad en el cerebro, puede reducir la capacidad de algunos patógenos intestinales para causar infecciones mortales.

Los estudios sobre la serotonina se han centrado, principalmente, en sus efectos en el cerebro, aunque alrededor del 90 por ciento de este neurotransmisor, una sustancia química que las células nerviosas utilizan para comunicarse entre sí, se produce en el tracto gastrointestinal, explica a Medical Xpress Vanessa Sperandio, profesora de Microbiología y Bioquímica del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas (Estados Unidos).

En el tracto gastrointestinal humano viven billones de bacterias y, aunque la mayoría de estas bacterias intestinales son beneficiosas, hay bacterias patógenas que pueden colonizar el tracto gastrointestinal, causando infecciones graves y potencialmente mortales. Sperandio y su equipo decidieron investigar si la serotonina producida en el intestino podía afectar a la virulencia de las bacterias patógenas que infectan el tracto gastrointestinal, habida cuenta que las bacterias intestinales se ven significativamente afectadas por su entorno.

Desactiva a las bacterias "malas"

Los investigadores trabajaron con la Escherichia coli O157, un tipo de bacteria que causa brotes periódicos de intoxicaciones alimentarias. El equipo cultivó estas bacterias patógenas en placas de Petri en el laboratorio y luego las expuso a la serotonina. Las pruebas de expresión genética mostraron que la serotonina reducía significativamente la expresión de un grupo de genes que estas bacterias utilizan para causar infecciones. Experimentos adicionales usando células humanas mostraron que la bacteria ya no podía causar lesiones asociadas a infecciones en las células si estas bacterias eran expuestas a la serotonina.

Hay bacterias patógenas que pueden colonizar el tracto gastrointestinal, causando infecciones graves y potencialmente mortales

En experimentos en ratones, los investigadores estudiaron cómo la serotonina podría cambiar la capacidad de Citrobacter rodentium, una bacteria intestinal del ratón que se utiliza a menudo como análogo de E. coli en los seres humanos, para infectar y enfermar a sus huéspedes. Estos ratones fueron modificados genéticamente para producir serotonina, en exceso o en defecto, en sus tractos gastrointestinales. Los que producían en exceso este neurotransmisor tenían menos probabilidades de ser colonizados por la bacteria o tenían molestias menores. Sin embargo, los ratones que produjeron menos serotonina enfermaron mucho más después de la exposición a la bacteria y a menudo murieron.

Experimentos posteriores, reflejados en la revista científica 'Cell Host & Microbe', identificaron el receptor de serotonina en las superficies de E. coli y C. rodentium, una proteína conocida como CpxA, que es común a muchos tipos de bacterias intestinales, lo que hace posible que la serotonina pueda tener efectos de gran alcance en la salud de las bacterias intestinales, explica Sperandio. En el futuro, añade, ella y sus colegas planean estudiar la viabilidad de manipular los niveles de serotonina como una forma de combatir las infecciones bacterianas en el tracto gastrointestinal.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios