Esta fue la última comida de un dinosaurio herbívoro hace 110 millones de años
  1. Tecnología
  2. Ciencia
UN NODOSAURIO DE 1.300 KILOS

Esta fue la última comida de un dinosaurio herbívoro hace 110 millones de años

Se ha localizado en el estómago de dinosaurio mejor conservado que se ha encontrado hasta la fecha

Foto: Representación gráfica de un nodosaurio. Foto: Royal Tyrrell Museum of Palaeontology
Representación gráfica de un nodosaurio. Foto: Royal Tyrrell Museum of Palaeontology

La última comida de un enorme dinosaurio acorazado de 1.300 kilos, todavía en su vientre fosilizado después de 110 millones de años, ha sido encontrada por un grupo de investigadores canadienses en el norte de Alberta (Canadá)

Este enorme nodosaurio, desenterrado en 2011, tiene, en opinión de los científicos, el estómago de dinosaurio mejor conservado que se ha encontrado hasta la fecha. Fruto de un cuidadoso trabajo y análisis durante casi una década, los investigadores han descubierto su último banquete en el interior de su estómago.

Según señalan los investigadores de la Universidad de Saskatchewan, de la Universidad de Brandon y del Museo Tyrrell de Paleontología, todas en Canadá, este antiguo dinosaurio se hundió sobre su espinoso lomo, removiendo el barro del lecho marino que lo sepultó hace 110 millones de años, después de haber ingerido su última comida.

Foto: Ross Staines junto a las huellas. (Universidad de Queensland)

"Cuando la gente vea este impresionante fósil y se le diga que sabemos cuál fue su última comida porque su estómago estaba tan bien conservado dentro del esqueleto, casi le devolverá a la vida", señala el geólogo Jim Basinger, de la Universidad de Saskatchewan, en declaraciones a Science Alert. “Nos proporciona pistas de cómo el animal llevaba a cabo sus actividades diarias, dónde vivía y cuál era su comida preferida".

Comensal exigente

Según los autores, este hallazgo cambia lo que se sabía hasta ahora de la dieta de los grandes dinosaurios herbívoros. De todo el material de hojas masticadas que se han encontrado en su interior, del tamaño de un balón de fútbol, el 88 por ciento eran hojas de helecho y solo el siete por ciento eran tallos y ramitas. De este forma, los investigadores compararon el contenido del estómago con plantas comestibles y descubrieron que el dinosaurio era un "comensal exigente" porque elegía determinados helechos en lugar de otros; y no comía muchas hojas de cícadas y coníferas, plantas comunes en el paisaje del Cretácico temprano.

"Nos proporciona pistas de cómo el animal llevaba a cabo sus actividades diarias, dónde vivía y cuál era su comida preferida"

Aparte del contenido comestible, los investigadores también encontraron gastrolitos, rocas ingeridas deliberadamente por los animales para ayudar a la digestión de materiales duros (los cocodrilos y las focas hacen también esto, por ejemplo). También fue sorprendente la presencia de vegetación quemada, que puede haber sido ingerida por accidente o a propósito. "Al igual que los grandes herbívoros que viven hoy en día, como los alces y los ciervos, y los elefantes en África, estos nodosaurios, al alimentarse, habrían dado forma a la vegetación del paisaje, posiblemente manteniendo más zonas abiertas por su pastoreo", señala Greenwood.

Dinosaurios Canadá Comida
El redactor recomienda