Los científicos advierten: nos acercamos a la sexta extinción animal masiva
  1. Tecnología
  2. Ciencia
500 ESPECIES A PUNTO DE DESAPARECER

Los científicos advierten: nos acercamos a la sexta extinción animal masiva

Cuando desaparece una especie, se produce un efecto dominó: afecta a otras que dependen de ella y esto, finalmente, tendrá graves consecuencias en el ser humano

Foto: Los científicos advierten: nos acercamos a la sexta extinción animal masiva
Los científicos advierten: nos acercamos a la sexta extinción animal masiva

Más de 500 especies de animales terrestres se encuentran al borde de la extinción y es probable que este hecho se produzca en menos de 20 años, acercándonos a la sexta extinción masiva de la vida silvestre en la Tierra, según señalan en un análisis un grupo internacional de científicos.

Estos mismos investigadores sostienen que el mismo número de especies desaparecieron en todo el siglo pasado y sin la destrucción humana de la naturaleza, este ritmo de pérdida animal habría tardado miles de años. Entre los vertebrados terrestres al borde de la extinción, de los que quedan menos de 1.000 ejemplares, destacan el rinoceronte de Sumatra, el chochín de la Clarión, la tortuga gigante de la Española y el sapo pintado.

Los investigadores advierten, además, de un efecto dominó: con la pérdida de una especie, otras que dependen de ella se abocan al desastre. "La extinción engendra extinciones", señalan, indicando que la extinción animal es irreversible.

"Cuando la humanidad extermina a otras criaturas, está serrando la rama donde está sentada, destruyendo partes funcionales de nuestro propio sistema de soporte de vida", explica a The Guardian Paul Ehrlich, de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) y uno de los miembros del equipo de investigación. "La conservación de las especies en peligro de extinción debería elevarse a una emergencia mundial para los gobiernos e instituciones, igual que la perturbación climática a la que está vinculada".

Gerardo Ceballos, de la Universidad Nacional Autónoma de México y que ha dirigico la investigación, añade que "nos enfrentamos a nuestra última oportunidad de asegurar que los muchos servicios que la naturaleza nos proporciona no sean irremediablemente saboteados".

515 especies con menos de 1.000 ejemplares

El análisis, publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences', examinó los datos de 29.400 especies de vertebrados terrestres amenazadas. Los investigadores identificaron 515 especies con poblaciones inferiores a 1.000 ejemplares y cerca de la mitad de ellas tenían menos de 250 supervivientes. La mayoría de estos mamíferos, aves, reptiles y anfibios se encontraban en regiones tropicales y subtropicales.

Los científicos descubrieron que 388 especies de vertebrados terrestres tenían poblaciones inferiores a 5.000, y la gran mayoría (84%) vivían en las mismas regiones que las especies con poblaciones inferiores a 1.000, lo que creaba las condiciones para un efecto dominó.

"Los números en esta investigación son impactantes. Sin embargo, todavía hay esperanza"

Uno de los ejemplos de este efecto dominó lo protagonizan las nutrias marinas, que han sido cazadas de manera masiva en los últimos años. Estas son el principal depredador de los erizos de mar que comen algas. Un auge de los erizos devastó los bosques de algas en el Mar de Bering, lo que llevó a la extinción de la vaca marina de Steller, que se alimentaba de algas.

Georgina Mace, del University College de Londres, cree que "este nuevo análisis vuelve a poner de relieve algunos hechos sorprendentes sobre la medida en que las poblaciones de vertebrados se han reducido en todo el mundo por las actividades humanas. Perturbar la naturaleza tiene efectos costosos y a menudo difíciles de revertir. El Covid-19 es un ejemplo extremo actual, pero hay muchos más".

"Los números en esta investigación son impactantes. Sin embargo, todavía hay esperanza", afirma Mark Wright, director de Ciencia de WWF. "Si detenemos el acaparamiento de tierras y la devastadora deforestación en países como Brasil, podemos empezar a aplanar la curva en la pérdida de biodiversidad y el cambio climático. Pero necesitamos una ambición global para hacerlo".

Animales Biología Ecosistema
El redactor recomienda