CULPA DE SU ALIMENTACIÓN

Las heces del pingüino emiten (mucho) gas de la risa y pueden llegar a "colocar"

"Después de husmear en el guano (excremento del pingüino) durante varias horas, uno se vuelve completamente loco"

Foto: Pingüinos de la isla de Georgia del Sur. Foto:  Sophie Elise Elberling
Pingüinos de la isla de Georgia del Sur. Foto: Sophie Elise Elberling

Investigadores de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) han demostrado que los pingüinos de la Antártida emiten cantidades copiosas de óxido nitroso o gas de la risa a través de sus heces. Tanto es así que reconocen que, tras estar rodeadas por ellas, se sintieron "colocados".

La investigación se estaba desarrollando en la isla atlántica de Georgia del Sur, situada entre Argentina y la Antártida, un lugar en el que el pingüino rey hace honor a su nombre y vive libre en enormes colonias. Los científicos daneses estaban estudiando la posible relación entre el descenso de los gases de efecto invernadero y el aumento de la población de pingüinos en la isla, pero lo que no se esperaban era descubrir que otro gas tomaría el protagonismo de sus investigaciones.

Los excrementos de los pingüinos, conocido como guano, liberan tremendas cantidades de óxido nitroso, más conocido como gas de la risa. El guano de los pingüinos produce niveles significativamente altos de óxido nitroso alrededor de sus colonias. Las emisiones máximas son unas 100 veces más altas que en un campo danés reciente fertilizado", explica a EurekaAlert Bo Elberling, del Departamento de Geociencias y Gestión de Recursos Naturales de la Universidad de Copenhague. "Es verdaderamente intenso y es 300 veces más contaminante que el CO2".

"Uno comienza a sentirse enfermo"

Pero, aparte de ser algo peligroso para el clima, el óxido nitroso tiene un efecto muy similar al gas sedante que se usa en la consulta del dentista. "Después de husmear en el guano durante varias horas, uno se vuelve completamente loco. Uno comienza a sentirse enfermo y a tener dolor de cabeza".

"Nuestros hallazgos contribuyen a tener nuevos conocimientos sobre cómo las colonias de pingüinos afectan el medio ambiente que los rodea"

La culpa de la emisión de este gas la tiene la alimentación de los pingüinos. Su comida favorita es el pescado y el krill y ambos contienen grandes cantidades de nitrógeno absorbido del fitoplancton del océano. Una vez que los pingüinos han llenado sus estómagos, el nitrógeno se libera de sus heces al suelo. Las bacterias del suelo convierten la sustancia en óxido nitroso, un gas de efecto invernadero.

El conocimiento de cómo los excrementos de los pingüinos afectan a la Tierra y a la atmósfera es muy relevante en la lucha contra los gases de efecto invernadero que dañan el clima, explica Elberling, que tranquiliza añadiendo que las cantidades que se producen de este gas no son suficientes para impactar de manera importante a la Tierra ."Nuestros hallazgos contribuyen a tener nuevos conocimientos sobre cómo las colonias de pingüinos afectan el medio ambiente que los rodea, lo cual es interesante porque las colonias están generalmente cada vez más extendidas", concluye.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios