ANÁLISIS DE UNA ROCA LUNAR

La superficie de la Luna se formó por el impacto de grandes meteoritos

La investigación ha descubierto la presencia de un elemento que solo aparece en rocas sometidas a elevadísimas temperaturas

Foto: Superficie con cráteres de la Luna. Foto: NASA
Superficie con cráteres de la Luna. Foto: NASA

Una nueva investigación publicada hoy en la revista 'Nature Astronomy' revela que una serie de eventos destructivos, como el impacto de meteoritos de grandes dimensiones, puede haber contribuido a la formación de la superficie de la Luna.

Un equipo internacional de investigación ha vuelto a analizar una roca lunar, que fue traída por los astronautas de la NASA durante la misión a la Luna del Apolo 17 en 1972, y ha descubierto evidencias mineralógicas de que se formó a temperaturas increíblemente altas, superiores a 2.300 grados, que sólo se pueden lograr mediante el derretimiento de la capa exterior de un planeta en un gran evento de impacto.

En la roca, los investigadores descubrieron la antigua presencia de zirconia cúbica, una fase mineral que a menudo se utiliza como sustituto del diamante en la joyería. La fase sólo se formaría en rocas calentadas por encima de 2.300 grados y, aunque desde entonces ha vuelto a una fase más estable, el cristal conserva evidencia distintiva de una estructura de alta temperatura. Los investigadores midieron su edad y concluyeron que data de hace más de 4.300 millones de años.

Hace más de 4.300 millones de años

Hace cincuenta años, cuando las primeras muestras de la superficie de la Luna fueron traídas a la Tierra, los científicos se plantearon cómo se formaron las rocas lunares y algunas dudas, como la que se pregunta cómo se mezclaron las capas externas e internas de la Luna después de que la Luna se formara siguen sin respuesta.

"Estos impactos de meteoritos inimaginablemente violentos ayudaron a construir la corteza lunar, no sólo la destruyeron"

Esta nueva investigación sugiere que una serie de grandes impactos hace más de 4.000 millones de años podrían haber impulsado esta mezcla, produciendo la compleja gama de rocas que se ven en la superficie de la Luna hoy en día. "Las rocas en la Tierra se reciclan constantemente, pero la Luna no exhibe tectónica de placas ni vulcanismo, lo que permite preservar rocas más antiguas", explican los investigadores en declaraciones recogidas por Phys.org. "Si los impactos grandes y sobrecalentados crearon rocas en la Luna, probablemente el mismo proceso estaba sucediendo aquí en la Tierra".

James Darling, de la Universidad de Portsmouth y coautor del estudio, señala que los hallazgos cambian completamente la comprensión de los científicos de las muestras recogidas durante las misiones Apolo y, en efecto, la geología de la Luna. "Estos impactos de meteoritos inimaginablemente violentos ayudaron a construir la corteza lunar, no sólo la destruyeron", concluye.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios