La última superluna y una lluvia de estrellas aguardan a quienes se asomen a la ventana
  1. Tecnología
  2. Ciencia
Cita especial para el budismo

La última superluna y una lluvia de estrellas aguardan a quienes se asomen a la ventana

Quienes puedan mirar al firmamento esta noche podrán ver la 'superluna de las flores' y, con suerte, avistar las estelas que dejen a su paso las Eta Acuáridas

Foto: Una superluna, vista desde La Habana. (Cuba)
Una superluna, vista desde La Habana. (Cuba)

Dos singulares fenómenos astronómicos convergen esta noche. Si las condiciones atmosféricas lo permiten —y debería ser así por la reducción de la contaminación en las ciudades confinadas— quienes miren con atención el cielo podrán ver la última superluna de 2020 abrigada por una lluvia de estrellas propia de los primeros días de mayo, las Eta Acuáridas. Se disfrutará más lo primero que lo segundo, pues el plenilunio del satélite restará visibilidad a los meteoros.

El satélite que orbita alrededor de la Tierra será más grande y brillante de lo normal, pero no tanto como lo fue el pasado 7 de abril, cuando coincidió con el perigeo, esto es, el punto más próximo entre ambos cuerpos celestes. La 'superluna rosa' de entonces deja paso a la 'superluna de las flores', la cuarta de este año. O al menos según la NASA, que a diferencia del astrónomo que acuñó el término, Richard Nolle —que no la incluye en su calendario— sí considera superluna a la luna llena que puede divisarse desde el pasado martes y hasta esta madrugada por su cercanía a la Tierra en el momento de llegada a su fase de plenilunio.

Su sobrenombre primaveral procede de los pueblos nativos americanos, tal y como recoge el popular 'Old Farmer's Almanac' estadounidense. El plenilunio de mayo también marca el Vesak, la celebración más destacada del budismo. Tal día como hoy fue cuando los budistas creen que nació Siddartha Gautama, el Buda; en esa fecha habría alcanzado la iluminación; y fue la misma jornada en la que falleció, a los 80 años de edad.

Escombros del cometa Halley

Igual de fascinante es la historia de las Eta Acuáridas, lluvia de estrellas que se produce cuando la Tierra está en el punto más cercano a los restos del cometa Halley, ubicado en la costelación de Acuario. De ahí recibe su nombre este peculiar fenómeno, conocido por la gran velocidad de los meteoros que, de acuerdo con la NASA, pueden viajar incluso a 66 kilómetros por segundo.

Lo habitual es ver hasta 30 meteoros por hora durante el momento de su máximo esplendor, que tuvo lugar este miércoles. No obstante, toda la semana será buena para 'cazar' las estelas. Aunque se dejan ver desde la medianoche, los mejores avistamientos suelen darse en las horas previa al amanecer. Si además de disfrutarlas en directo, se quiere captar una instantánea, el mejor truco es utilizar un trípode flexible, a ser posible con control remoto para poder disparar a distancia. Con un dispositivo que ofrezca, al menos, 12 megapíxeles, es viable obtener imágenes de calidad.

Lluvia de estrellas
El redactor recomienda