SEGÚN LA TEORÍA DEL "MUNDO ARN"

Hallan urea en el espacio, clave para poder entender el origen de la vida

Hay un pensamiento que sostiene que la vida surgió a partir de la actividad de las moléculas de ARN y la capacidad de éstas de almacenar, transmitir y duplicar la información genética

Foto: Una instantánea del espacio. Foto: Pixabay
Una instantánea del espacio. Foto: Pixabay

El descubrimiento de urea en el espacio, un hallazgo detectado por un equipo de científicos españoles, podría indicar que se trata de un elemento común en la química en el espacio y, por lo tanto, ser clave para entender el origen de la vida.

El Centro de Astrobiología (CAB) ha liderado esta investigación, que ha permitido detectar ese elemento, por primera vez, en una nube molecular, aunque ya se había encontrado antes en el espacio. El objetivo de este tipo de estudios es el de intentar desentrañar si la urea, y por extensión las moléculas prebióticas de las que forman parte, podría estar presente en el medio interestelar.

Hay que recordar que las moléculas prebióticas son clave en el esquema químico de la teoría del 'mundo ARN' (ácido ribonucleico), que sostiene que la vida surgió a partir de la actividad de las moléculas de ARN y la capacidad de éstas de almacenar, transmitir y duplicar la información genética y, por lo tanto, otorga al ácido ribonucleico un papel central en el proceso del origen de la vida.

Investigación española

Los investigadores han buscado estas moléculas de forma conjunta para caracterizar si la química del medio interestelar puede alcanzar una complejidad similar a la que pudo dar origen a la vida.

Esta es la segunda detección de urea en el espacio y la primera fuera de una región de formación estelar

Según el estudio de los científicos españoles, que se ha publicado en la revista científica 'Astrobiology', esta es la segunda detección de urea en el espacio y la primera fuera de una región de formación estelar. Además, se sugiere que este tipo de moléculas podrían formarse en el espacio.

Tras su formación, podrían incorporarse posteriormente a objetos menores, como cometas y asteroides, en sistemas planetarios, y, finalmente, caer sobre la superficie de planetas jóvenes parecidos a lo que fue la Tierra hace 3.800 millones de años y servir como elementos clave para la formación de la vida.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios