CARNES PROCESADAS, LO PEOR

La (mala) combinación de alimentos aumenta el riesgo de demencia

Los grupos o redes alimentarias generales diferían sustancialmente entre las personas que tenían demencia y las que no tenían la enfermedad

Foto: Comida basura, rápida y deliciosa. iStock
Comida basura, rápida y deliciosa. iStock

Un estudio de científicos franceses sugiere que la combinación de ciertos alimentos que consumimos, más que los propios alimentos, pueden aumentar el riesgo de sufrir demencia.

Está comúnmente aceptado que una dieta saludable beneficia al cerebro y que determinados alimentos tienen el efecto contrario. No obstante, investigadores de la Universidad de Burdeos (Francia) han ido un paso más allá y han trabajado con la combinación de alimentos que no son aptas para la salud del órgano de la sabiduría. En su estudio, publicado en la revista cientifica 'Neurology', examinaron las "redes alimentarias" y encontraron que las personas cuyas dietas consistían principalmente en carnes altamente procesadas, alimentos con almidón como las patatas fritas y aperitivos como galletas y pasteles, eran más propensas a sufrir demencia años después.

"Hay una interconexión compleja de los alimentos en la dieta de una persona, y es importante entender cómo estas diferentes conexiones, o redes de alimentos, pueden afectar al cerebro porque la dieta podría ser una forma prometedora de prevenir la demencia", afirma la autora del estudio Cécilia Samieri, de la Universidad de Burdeos en Burdeos, a SciTechDaily. Varios estudios han demostrado que llevar una dieta más saludable, por ejemplo, una dieta rica en verduras, frutos secos, cereales integrales y pescado, puede reducir el riesgo de demencia de una persona. Muchos de esos estudios se centraron en la cantidad y frecuencia de los alimentos. Nuestro estudio fue un paso más allá al examinar las redes de alimentos y ha encontrado diferencias importantes en las formas en que los alimentos fueron consumidos en las personas que desarrollaron demencia y en las que no".

Seguimiento durante cinco años

En la investigación participaron 627 personas (209 con demencia) de una edad media de 78 años a las que se les había hecho un seguimiento en los últimos cinco años, con chequeos médicos, y que habían descrito los tipos de alimentos que comían, y con qué frecuencia, a lo largo del año. Los investigadores utilizaron los datos del cuestionario alimentario para comparar qué alimentos eran comidos juntos por los pacientes con y sin demencia Los investigadores encontraron que, si bien había pocas diferencias en la cantidad de alimentos individuales que las personas comían, los grupos o redes alimentarias generales diferían sustancialmente entre las personas que tenían demencia y las que no tenían la enfermedad.

"Las personas que desarrollaron demencia combinaban carnes altamente procesadas, con alimentos con almidón, alcohol y refrigerios"

"Las carnes procesadas eran un núcleo en las redes alimentarias de personas con demencia", señala Samieri. "Las personas que desarrollaron demencia eran más propensas a combinar carnes altamente procesadas, como salchichas, carnes curadas y patés, con alimentos con almidón, como patatas fritas, alcohol y refrigerios, como galletas y pasteles. Esto puede sugerir que la frecuencia con la que la carne procesada se combina con otros alimentos no saludables, en lugar de la cantidad media, puede ser importante para el riesgo de demencia. Por ejemplo, las personas con demencia eran más propensas, cuando comían carne procesada, a acompañarla con patatas fritas y las personas sin demencia eran más propensas a acompañar la carne con alimentos más diversos, como frutas y verduras y mariscos".

En general, las personas sin demencia eran más propensas a tener una dieta mucho más diversa, con muchas pequeñas redes de alimentos que generalmente incluían alimentos más saludables, como frutas y verduras, mariscos, aves de corral o carnes. "Encontramos que una mayor diversidad en la dieta, y una mayor inclusión de una variedad de alimentos saludables, está relacionada con menos demencia", aclara Samieri. "Nuestros hallazgos sugieren que estudiar la dieta examinando las redes de alimentos puede ayudar a desenredar la complejidad de la dieta y la biología en salud y enfermedades".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios