EXPERIMENTO DE INVESTIGADORES CANADIENSES

Tomar placebos puede provocar episodios psicodélicos

En un experimento, más del 60 por ciento de las personas que habían tomado un placebo confesaron que habían experimentado episodios psicodélicos

Foto: Las pastillas usadas en el experimento no eran drogas(Corbis)
Las pastillas usadas en el experimento no eran drogas(Corbis)

Un reciente estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad McGill (Canadá) ha demostrado que la ingesta de placebos puede provocar que las personas experimenten episodios psicodélicos.

Varios estudios ya habían demostrado los efectos peculiares de la ingesta de placebos, concluyendo que incluso las personas que no han tomado nada más fuerte que una píldora de azúcar responden como si hubieran tomado una droga real. El problema es que los científicos siguen sin explicarse la razón.

Para ahondar más en este tipo de investigaciones, científicos de la Universidad McGill reclutaron a 33 estudiantes para que participaran en un estudio aparentemente diseñado para examinar los efectos de una droga psicodélica, llamada iprocina, en la creatividad de las personas. Lo que los voluntarios no sabían es que, a pesar de que la iprocina es una droga real, únicamente iban a tomar píldoras sin ningún tipo de secuela para el organismo, es decir, placebos.

Los investigadores diseñaron el escenario para la prueba como si fuese una fiesta en la que abundaban las obras de arte psicodélicas, se proyectaban películas artísticas en una pantalla y un DJ ponía música ambiental. Para más realismo, diversos actores simulaban estar bajo el influjo de la droga, mientras los científicos supervisaban el experimento. Todo fue preparado para averiguar si era posible provocar una experiencia psicodélica a partir de nada más que el poder de la sugestión y una píldora de placebo sin ningún tipo de efecto. Y lo consiguieron.

Fines terapéuticos

En los cuestionarios realizados durante el experimento, más de la mitad (61%) de los participantes confesaron haber sentido algún efecto de la 'droga' que habían tomado, como mareos, ver cambio de colores en las pinturas y sentimientos de relajación, excitación, risas, e, incluso, náuseas.

Muchos estaban absolutamente convencidos de que era la droga psicodélica que habían tomado era la responsable de hacerles sentir así. A pesar de que cerca del 40 por ciento del grupo indicó que no había sentido nada fuera de lo común durante la experiencia, los investigadores resaltan que el hecho de que tanta gente fuera engañada al pensar que estaban drogados es digno de mención.

"Al igual que los efectos del placebo, estos 'colocones' pueden deberse al condicionamiento clásico, así como del entorno físico y social"

En el estudio, publicado por la revista científica 'Psychopharmacology', se quería explorar el poco estudiado fenómeno por el que las personas dicen sentir los efectos de las drogas después de estar cerca de personas que las han consumido, aunque ellos no lo hayan hecho. "De manera similar a los efectos del placebo, estos 'colocones' pueden ser el resultado del condicionamiento clásico, así como del entorno físico y social", escriben los investigadores.

La buena noticia es que gracias al resurgimiento contemporáneo del interés en las drogas psicodélicas con fines terapéuticos, los investigadores creen que se podría explotar este aparente efecto placebo en formas que pudieran beneficiar a los pacientes. "Los experimentos clínicos podrían aprovechar estos factores contextuales para obtener experiencias terapéuticas similares a partir de dosis más bajas, lo que mejoraría aún más la seguridad de las drogas", afirma a Science Alert Jay Olson, investigador psiquiátrico de la Universidad McGill y autor principal del estudio.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios