DATOS CONTRA LA OPACIDAD DEL GOBIERNO

Razones (fundamentadas) por las que España no está haciendo esos 20.000 test PCR al día

El Gobierno rechaza ofrecer una cifra de todos los test PCR que se han hecho en nuestro país desde que empezó la crisis sanitaria. Así que hemos tenido que buscarla por nuestra cuenta

Foto: Una sanitario hace un test de coronavirus. (EFE)
Una sanitario hace un test de coronavirus. (EFE)

En ningún momento dudamos de la palabra del Gobierno con respecto a los test PCR que se están haciendo en España para detectar el Covid-19.

No dudamos —es más, estamos razonablemente seguros— de que las cifras aportadas por el presidente del Gobierno y el ministro de Sanidad no se corresponden con la realidad. Pero si usted aún duda, incluso si se las cree a pies juntillas, acompáñenos a lo largo de esta fundamentada enumeración de razones.

Exposición de motivos

Cuántos test ha hecho España es una de las grandes preguntas de esta crisis sanitaria. Quizá sea la más relevante, dado que de su respuesta dependen todas las estrategias a tomar para acabar con los estragos de la pandemia. Por ejemplo, saber cuándo y cómo podemos deshacer la cuarentena con seguridad y sin riesgos de sufrir una segunda ola de coronavirus.

Mientras otros países llevan dando este dato desde el comienzo de la epidemia, España no lo hizo hasta el 15 de marzo, cuando el ministro Salvador Illa reveló en rueda de prensa que se habían realizado 30.000 test PCR, el tipo de prueba de detección más fiable. Cinco días después, Raquel Yotti, directora del Instituto de Salud Carlos III, elevó la cifra a "355.000 determinaciones". Pedro Sánchez la repitió al día siguiente (21 de marzo) añadiendo un importante matiz: no eran test realizados, sino distribuidos a las comunidades autónomas.

Salvador Illa y Pedro Sánchez. (EFE)
Salvador Illa y Pedro Sánchez. (EFE)

Lo que también dijo el presidente es que España estaba realizando entre 15.000 y 20.000 test diarios, la misma horquilla que repitió Illa el pasado lunes. En esa comparecencia, el ministro de Sanidad se refirió a un gráfico del 'Financial Times' que colocaba a España como el segundo país del mundo que más test hacía detrás de Suiza a 25 de marzo: más de 7.500 por millón de habitantes.

Solo había un problema: ese gráfico daba por cierta la cifra de 355.000 pruebas diagnósticas que había dado el Gobierno. Aquel número no volvió a surgir, y desde entonces nuestros responsables se remiten a la misma cifra de test diarios, sin aportar jamás un número total de pruebas PCR realizadas.

Prueba nº1. Los test de las CCAA

La relación del Gobierno con los test del Covid-19 está siendo controvertida, más allá de la tumultuosa compra de test rápidos a China.

A diferencia de otros países, su actualización de datos diaria no incluye el número de test realizados, pese a que la Orden SND/267/2020 de 20 de marzo así lo ordena. El Confidencial ha solicitado estos datos a las 17 comunidades y a las dos ciudades autónomas. Algunas CCAA como Asturias, Galicia o el País Vasco los publican a diario. En otros casos las administraciones tienen ese dato, pero no lo facilitan.

Pese a ser una de las regiones que más y mejores datos está publicando sobre el impacto del Covid-19, la Junta de Castilla y León respondió a este medio que no disponía de esa información. Baleares, Extremadura, Ceuta y Melilla son las otras regiones que no han respondido. Todos los datos son a fecha de 31 de marzo salvo Aragón (cuya cifra de test es de un día antes) y Navarra, que los actualizó hasta el 1 de abril.

Los datos son inconsistentes: unas cifras incluyen el número total de test realizados y otras, como el País Vasco y Madrid, solo los pacientes únicos. Es decir, no están incluidos los siguientes test que se han realizado a un paciente que ya ha dado positivo.

La que más pruebas diagnósticas ha realizado es Cataluña, con 50.907, seguida de Madrid con 49.000, aunque es posible que Madrid lidere en realidad la clasificación de test realizados por lo explicado anteriormente. La que menos ha hecho es La Rioja, con 5.011. Sin embargo, es la primera en test por millón con 15.818. Asturias, con 11.320, es la otra comunidad que supera los 10.000.

En el extremo opuesto está Andalucía, donde solo se han hecho 3.187 test por millón de habitantes. En total, las 14 comunidades de las que hemos podido recopilar datos habían realizado un total de 255.000 test de Covid-19 hasta el 31 de marzo. Es decir, 100.000 test menos de los que el Gobierno dijo diez días antes.

Si no se tiene en cuenta la población de las tres regiones que no han dado cifras, la tasa real de España es de 6.037 test PCR por millón.

Estas cifras no nos convierten en los segundos del mundo como dijo erróneamente Salvador Illa —nos superan con mucha diferencia Noruega, Estonia, Corea del Sur o Italia— pero es una cifra bastante meritoria.

Está lejos de los 6.964 test por millón que tendríamos si se hubieran hecho entre 15.000 y 20.000 como pregona el Gobierno, o de los 7.500 por millón que habríamos registrado con esos 355.000 test, pero tampoco están nada mal. Desde luego, no son datos como para esconderlos continuamente a la opinión pública.

Prueba nº2. La letalidad

Esta es la evidencia más simple. Sanidad publicó el 15 de marzo un protocolo que especificaba claramente a quién había que hacerle un test PCR para diagnosticar el Covid-19. Básicamente, a las personas con un cuadro de infección respiratoria aguda que cumplan criterios de ingreso hospitalario, sean sanitarios o cumplan otros servicios esenciales.

En aquel momento se registraban entre 1.500 y 2.000 casos al día, actualmente rondamos los 8.000 y sin embargo el número de test —basado en el mismo protocolo que exige hacerles el test a los casos con síntomas y susceptibles de ser hospitalizados— no se ha multiplicado, sigue estando entre 15.000 y 20.000. Lo mismo ocurre con las hospitalizaciones: el 15 de marzo estaban en 7.678 y actualmente en más de 50.000. ¿Han ido los test PCR al mismo ritmo que la epidemia?

En todos sitios, la tasa de letalidad del Covid-19 se dispara cuando colapsan los hospitales y baja cuando se realizan muchos test

Hay una métrica que es la prueba del algodón. La tasa de letalidad (proporción de muertes entre los afectados) es un número escurridizo, que en el caso del Covid-19 cambia mucho en función de factores como la demografía —mucha más gente muere a partir de los 70 años— pero en todos los países suele seguir dos reglas: se dispara cuando hay problemas (como un colapso sanitario o un gran número de muertes en residencias de ancianos) y desciende cuando se realizan muchos test. Es fácil comprender por qué: a más pruebas diagnósticas realizadas, más posibilidades de encontrar casos leves o asintomáticos, lo cual reduce la tasa de letalidad.

Observemos, por ejemplo, los dos casos más paradigmáticos de la catástrofe en Italia. La región de Véneto, conocida por haber practicado test PCR a toda la población de los municipios que estuvieron más afectados, y la región de Lombardía, que realizó gran parte de sus test en sus colapsados hospitales.

Como veremos, existe una correlación muy fuerte entre ambas variables. Pese a ser regiones colindantes y haber sido cerradas al mismo tiempo, Lombardía acumula más de 5.000 muertes y Véneto menos de 500. Ambas aplicaron el distanciamiento, ambas cerraron tiendas, pero solo una de ellas practicó test de manera extensiva. Como consecuencia, la letalidad en Véneto está por debajo del 5% mientras roza el 15% en Lombardía.

La tasa media de letalidad del Covid-19 a nivel mundial, que la OMS cifró entre el 2% y el 4% de los casos, está actualmente por encima del 5% de muertes, cifra en gran parte motivada por el drama que estamos viviendo en Italia y España. La tasa de letalidad en nuestras CCAA oscila entre el 2% de Galicia y el 13% de la Comunidad de Madrid.

Ahora bien, ¿qué nos dice la tasa de letalidad de las regiones españolas sobre el número de pruebas PCR realizadas?

Para el epidemiólogo Carlos Fernández, residente en Medicina Preventiva y Salud Pública, "la letalidad puede parecer más alta de lo que es —estar sobrestimada— si el número de pruebas diagnósticas es pequeño, si se hacen más pruebas en los casos más graves que en los leves, y si la población es más envejecida", explica a El Confidencial. "Las tres circunstancias ocurren en España".

La teoría dice que esta tasa de letalidad suele ser más alta al principio, cuando hay pocos casos y algunas muertes, para a continuación ir reduciéndose hasta alcanzar una estabilidad. Sin embargo, la actual epidemia está desafiando este tipo de predicciones. La letalidad del Covid-19 en España se mantuvo por debajo del 3% hasta el 15 de marzo, cuando comenzó a escalar hasta el 8,86% del último día del mes.

"Con los datos que tenemos, que ya he dicho que son muy mejorables, no estamos siguiendo ese patrón", apunta Fernández. "En España, la letalidad calculada está subiendo con el tiempo; esto se debe, por un lado, a que hay un retraso entre el momento de la infección y el de la muerte, y, por otro, a que el número de pruebas diagnósticas realizadas no crece igual de rápido que la epidemia".

Para comprobarlo, nada mejor que observar las dos regiones más dispares en cuanto a número de positivos. Tras La Rioja, la comunidad autónoma que más test ha hecho en función de su población es Asturias, donde solo el 10,3% de los test PCR han sido positivos. Esto quiere decir que —contraviniendo el protocolo de Sanidad— se hicieron pruebas también a quienes no estaban enfermos. En Madrid, por contra, el 56,1% dieron positivo. Como consecuencia, en una región la tasa de letalidad ha crecido suavemente sin rebasar el 5% mientras la región que rodea a la capital atesora una tasa equiparable a la de Lombardía o Wuhan.

En resumen, que España sea ahora mismo el segundo país del mundo, tras Italia, con la tasa de letalidad más alta evidencia que el esfuerzo en testear está yendo muy por detrás de lo que debería.

Prueba nº3. La infraestructura

Corea del Sur invirtió en mejorar su infraestructura científica para establecer un sistema de test molecular en masa. Con él, ha sido capaz de hacer entre 15.000 y 20.000 test PCR al día en los peores momentos de la epidemia allí. Entre el 1 y el 2 de abril, por ejemplo, hicieron 10.196 pruebas diagnósticas con PCR, según las cifras que actualizan a diario con el número de positivos y negativos. Desde que comenzó la epidemia el día 3 de enero ha realizado 431.743 test en 79 centros de salud que recibieron unos programas específicos de entrenamiento y evaluación de pruebas de Covid-19.

La primera pregunta es si España dispone de los test suficientes para dar rienda suelta a su ambición epidemiológica; la segunda, si dispone de músculo para procesarlos.

En el mercado español, hay test PCR suficientes, el problema es el cuello de botella que se forma a la hora de procesarlos en un laboratorio

"Estamos produciendo a razón de 20.000 test por semana, pero vamos a incrementar la capacidad, estamos esperando suministros para ello", explican desde Genómica, uno de los principales fabricantes de test PCR para detectar el SARS-CoV-2. La empresa se ha comprometido a mantener toda su producción para España mientras la situación lo requiera. "Las comunidades con las que más actividad tenemos son Castilla y León, Galicia y Castilla-La Mancha".

Afortunadamente, no es el único productor español que ha centrado sus test en satisfacer la demanda interna. Desde Certest confirman a El Confidencial que en sus instalaciones de San Mateo de Gállego (Zaragoza) han alcanzado una producción de 500 kits PCR diarios —cada kit contiene 100 test— de los que la mitad se quedan aquí. "Los pedidos en España están creciendo mucho", explica Carlos Genzor, director científico de la empresa. "Y los pedidos para España son prioritarios".

La enorme demanda mundial de este tipo de productos está provocando ciertos desabastecimientos en las muchas partes que componen un test como este: desde los reagentes a las enzimas o incluso a los bastoncillos. Además de los suministros, lo problemático de los test PCR es que requieren de un laboratorio con técnicos cualificados. "Por la parte de los kits de identificación no hay problema, el cuello de botella está en la parte de extracción, la primera parte del proceso del análisis genético que se hace con PCR", explican el portavoz de Genómica.

Empleados analizan test PCR en Guangzhou. (EFE / EPA)
Empleados analizan test PCR en Guangzhou. (EFE / EPA)

La parte positiva es que hay empresas para fabricar esos 20.000 test PCR al día que pregonaba el ministro de Sanidad, y solo con producto 'made in Spain', pero como en otros aspectos de esta crisis falta la previsión, en este caso de las infraestructuras necesarias para procesarlos adecuadamente. En cada hospital provincial hay —por lo general— un único laboratorio de microbiología que además de tener que analizar las pruebas que se realizan en el propio hospital ve cómo llegan cada día ambulancias de todos los rincones de la provincia cargadas con test de sanitarios de todos los centros de salud.

En los últimos días, múltiples actores se han ofrecido para tratar de paliar este déficit de recursos: del Colegio de Biólogos de Navarra a 6.000 estudiantes de la Complutense.

Todas estas pruebas muestran que España está haciendo un esfuerzo importante, pero desigual, en la realización de test PCR para Covid-19. Hay regiones como La Rioja, Cantabria o Asturias que están haciendo pruebas al nivel de los países que más test hacen del mundo. Pero en general, la epidemia y sus devastadores efectos van muy por delante de nuestra capacidad para medirla y de las autoridades para anticiparse.

20.000 test PCR diarios son ahora mismo bastantes más de los que estamos realizando.

20.000 test PCR diarios son ahora mismo bastantes menos de los que necesitaríamos estar haciendo.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
60 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios