Los científicos descubren que se pueden borrar los recuerdos traumáticos
  1. Tecnología
  2. Ciencia
CÓMO FUNCIONA LA MEMORIA A LARGO PLAZO

Los científicos descubren que se pueden borrar los recuerdos traumáticos

Un experimento con moscas Drosophila ha permitido saber que la luz ambiental afecta directamente a la memoria a largo plazo

Foto: Los científicos descubren que se pueden borrar los recuerdos traumáticos
Los científicos descubren que se pueden borrar los recuerdos traumáticos

Un equipo de científicos de la Universidad Metropolitana de Tokio ha descubierto que las moscas Drosophila, también conocidas como ‘moscas de la fruta’, pierden la memoria a largo plazo de un evento traumático cuando se mantienen en la oscuridad. Se trataría de la primera confirmación científica de que la luz ambiental juega un papel determinante en el mantenimiento de este tipo de recuerdos.

Este trabajo puede tener una gran aplicación en las personas ya que puede llevar a encontrar tratamientos novedosos para personas que han sufrido traumas a lo largo de su vida, llegando incluso a eliminar aquellos recuerdos traumáticos que pueden alterar su vida. Algo vital para aquellos que sufren secuelas por culpa de un evento pasado que puede provocar, incluso, un trastorno de estrés postraumático.

Foto: Si tomas cannabis tendrás recuerdos falsos (al menos mientras dure el efecto)

Porque, desde el punto de vista fisiológico, mantener los recuerdos es complicado: la ciencia aún no comprende cómo funciona la memoria en el cerebro, aunque sí se sabe que se necesita un ‘mantenimiento’ que proteja los recuerdos del constante cambio celular que se produce en el cerebro. Es algo clave que los neurocientíficos tratan de descubrir.

El papel de la luz

Sí que hay algo que se sabe que juega un papel vital en nuestro ciclo vital: la luz. Los ritmos circadianos responden, fundamentalmente, a la luz y a la oscuridad. Por eso, los científicos de la Universidad Metropolitana de Tokio, dirigidos por la profesora Takaomi Sakai, han investigado cómo afecta la exposición a la luz a la memoria de las moscas Drosophila.

La ciencia aún no comprende cómo funciona la memoria en el cerebro (Foto: Pixabay)
La ciencia aún no comprende cómo funciona la memoria en el cerebro (Foto: Pixabay)

Para descubrirlo, llevaron a cabo este experimento: se sabe que las moscas hembras que ya se han apareado no son receptivas con los machos; cuando la memoria a largo plazo de los machos lo asimila, ya no intentan cortejar a las hembras, incluso cuando hay otras hembras a su alrededor que aún no están apareadas.

Los investigadores descubrieron que cuando se mantenía a las moscas macho en una completa oscuridad durante 2 días o más, ya no mostraban ninguna reticencia a aparearse. Sin embargo, si esa exposición a la oscuridad era la de un ciclo normal de día y noche, sí que recordaban que no debían aparearse más. Es decir, la luz ambiental fue la causante de alguna manera, de la modificación de la retención de la memoria a largo plazo.

Las moscas pierden la memoria a largo plazo de un evento traumático con la oscuridad, por lo que la luz ambiental juega un papel decisivo en el recuerdo

Tal y como explica Neuroscience News, no se debió a una falta de sueño, ya que también se hizo esa prueba sin lograr resultados, sino que la causa se encontraría en una proteína en el cerebro llamada factor de dispersión de pigmento, una proteína que se expresa en respuesta a la luz. Los científicos han descubierto que el factor de dispersión de pigmento regula otra proteína llamada CREB, que se encuentra en una parte del cerebro de los insectos y que se sabe que es importante tanto en la memoria como en el aprendizaje.

Por tanto, los científicos habrían sido capaces de identificar el mecanismo molecular específico por el cual la luz afecta a la memoria a largo plazo. Un descubrimiento que puede ser muy importante para víctimas de traumas y que podría desembocar, incluso, en la posibilidad de borrar recuerdos traumáticos en las personas que, ahora, les impiden llevar una vida normal.

Ciencia Investigación Memoria Cerebro Luz
El redactor recomienda