Suelen servir solo contra el polen

El coronavirus de China dispara la compra de mascarillas... pero no van a protegerte

En España únicamente se suelen vender algunas mascarillas para el polen que no son muy eficaces frente a los virus y buscar este tipo de protección no tiene mucho sentido fuera del entorno clínico

Foto: (Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

“Nos las piden sobre todo extranjeros y se han agotado porque solemos tener poco stock. Normalmente solo se vende alguna en primavera por el polen”, explica Luis Marcos, un farmacéutico de Salamanca. “En unos días supongo que tendremos otra vez”, añade en declaraciones a Teknautas.

[Última hora del coronavirus de China]

El caso de este establecimiento no es casual, el brote del nuevo coronavirus ha hecho que la venta de mascarillas en las farmacias españolas se dispare, según los datos de Cofares, la cooperativa líder en el mercado de la distribución farmacéutica en España, que recogió la Agencia EFE hace unos días. Pero el problema es que es muy posible que no sirvan para el objetivo que buscan sus compradores.

Las existencias se han agotado rápidamente a pesar de que las ventas hasta hace una semana solo se habían incrementado en 10.000 unidades con respecto a enero de 2019, ya que es un artículo infrecuente entre la población española. Estamos más acostumbrados a ver mascarillas en países asiáticos, generalmente, para protegerse de la contaminación y las que tenemos por aquí sirven para poco más que eso, según comentan los expertos.

“Este tipo de mascarillas que habéis agotado no sirven para protegerte de ningún virus respiratorio, solo sirven para evitar que tú contagies a otros si estás infectado”, advertía ayer en su cuenta de Twitter el farmacéutico Roi Cal, vicepresidente de la asociación Farmaciencia.

El coronavirus de China dispara la compra de mascarillas... pero no van a protegerte

Tipos de mascarillas

Aunque existen muchos tipos de mascarillas, como vemos en la web de la empresa 3M, principal productora de estos artículos en España, la normativa europea UNE-EN149 las clasifica en tres categorías: FFP1, FFP2 y FFP3, ordenadas de menor a mayor protección. La diferencia está en la eficacia de la filtración y, ante la posibilidad de estar en contacto con pacientes de enfermedades infecciosas, para el personal sanitario se suele recomendar el uso de la máxima protección. Además, se advierte de que para reutilizarlas, hay que mantenerlas en buenas condiciones higiénicas; si no, tienen que ser desechadas.

“Para el polen es suficiente la FFP1”, comenta el farmacéutico Luis Marcos y por eso las de esa categoría y la inmediatamente superior, FFP2, son las que se encuentran a la venta habitualmente en las farmacias. El problema es que “el virus no vuela, va sobre partículas de saliva”, explica. Esto significa que ir por la calle con una de estas mascarillas probablemente resulta innecesario y que si entablamos un contacto directo con enfermos, lo sepamos o no, la mascarilla que hemos comprado en la farmacia no nos va a proteger.

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

Numerosos expertos internacionales advierten de lo mismo en estos días. Julie Vaishampayan, presidenta de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América, aseguró a 'The New York Times' que las mascarillas no filtran todo el aire, porque no están selladas, sino que dejan espacios alrededor de la boca, y pueden provocar una falsa sensación de seguridad en personas que estén en contacto con enfermos.

En el mismo artículo, Amesh Adalja, médico especialista en enfermedades infecciosas del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud, reconocía que cualquier mascarilla impide al menos que las gotas respiratorias más grandes, procedentes de los estornudos y de la tos de otras personas, entren directamente por la boca o la nariz. Sin embargo, advertía de que eso no elimina el riesgo, porque los ojos están desprotegidos y porque al final la gente las utiliza mal, se toca la cara con las manos o se retira la mascarilla para hablar por teléfono.

Jake Dunning, jefe de infecciones emergentes de la Salud Pública de Inglaterra, advertía en declaraciones a la BBC de que “hay muy poca evidencia de un beneficio generalizado de su uso fuera del entorno clínico". Aunque hay estudios sobre la eficacia de las mascarillas, se centran en la protección de los trabajadores sanitarios. En general, los expertos coinciden en que es mucho más importante tomar otro tipo de medidas, como evitar la cercanía con las personas contagiadas (mantener como mínimo un metro de distancia) y lavarse bien las manos, con jabón, sobre todo antes de comer.

Las advertencias de la OMS con la gripe A

No es la primera vez que la población se lanza a comprar mascarillas aunque los expertos duden de su eficacia. En 2009, con la irrupción de la gripe A, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un comunicado con respecto a su utilidad. Al igual que ahora, la principal vía de transmisión entre seres humanos eran las pequeñas gotas “presentes en las vías respiratorias, expulsadas al hablar, estornudar o toser”.

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

En ese sentido, la OMS explicaba que en centros de atención sanitaria los estudios respaldaban su uso, y que también se podrían usar en el hogar ante el contacto “con una persona con síntomas gripales, por ejemplo, para cuidar de algún miembro de la familia”. Incluso la recomendaban para los propios enfermos, de manera que no contribuyesen a propagar el virus.

Sin embargo, “no se ha determinado con certeza la utilidad del uso de mascarillas, especialmente en espacios abiertos, en contraposición a los recintos cerrados y en situaciones de proximidad a personas que presentan síntomas gripales”, advertía. Incluso explicaba que un mal uso puede producir el efecto contrario a lo que se busca: “si se utilizan”, señalaba el comunicado, “es esencial usarlas y desecharlas adecuadamente para evitar que sean ineficaces y que su uso incorrecto agrave el riesgo de contagio”.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios