Radiografía del foco de la infección

Así se vive en Wuhan, 'el Palomares de Mao' con 11 millones de personas confinadas

La enfermedad contagiosa que alerta a medio mundo surgió en un mercado junto al río Yantsé, el lugar donde el artífice de la China comunista emprendió su mayor acto de propaganda

Foto: Vista de Wuhan. (EFE)
Vista de Wuhan. (EFE)

Vapuleado por los burócratas de la facción más revisionista del Partido Comunista Chino, Mao Zedong se recluyó en las sombras tras el fracaso de su Gran Salto Adelante, una campaña de medidas destinada a transformar la tradicional economía agraria del gigante asiático. Apenas un año después, en 1966, se zambulló en las aguas del río Yangtsé junto a 5.000 acólitos y renació a ojos de su nación como el Gran Timonel de la Revolución Cultural. El acto propagandístico más simbólico del maoísmo —que tanto recuerda al baño de Manuel Fraga en el mar de la localidad almeriense de Palomares— tuvo lugar en Wuhan, una ciudad que vuelve a copar titulares por un motivo muy diferente: la propagación de una epidemia que se ha cobrado la vida de, al menos, 80 personas.

[Última hora del coronavirus de China]

En esta metrópolis de 11 millones de habitantes —cinco veces más grande que Londres— surgió el coronavirus 2019-nCoV, una infección similar al síndrome agudo respiratorio grave (SARS) que en 2003 causó 813 muertes a nivel mundial. "Básicamente, no vayan a Wuhan. Y pedimos a todos aquellos que están allí no abandonen la ciudad", ha recomendado el viceministro de Sanidad chino, Li Bin, cuyo Gobierno ha decretado el cierre del aeropuerto y las estaciones de tren como medida de contención.

No es de extrañar teniendo en cuenta que faltan escasos días para la entrada del Año Nuevo Chino, el período de mayor migración humana en circunstancias normales. De hecho, Wuhan, capital de la región central de Hubei, es un punto estratégico por el que pasan varias líneas ferroviarias de alta velocidad que conectan con las grandes urbes del país: Pekín está a sólo cuatro horas; Hong Kong a cuatro y media; y Shangái a seis. Alrededor de 700.000 viajeros usan estos trenes en temporada alta.

Conocida como 'la Chicago china' por su relación con el agua, la ciudad queda dividida por el Yangtsé en tres distritos: Wuchang, Hanyang y Hankou. Fue en un mercado de mariscos situado en esta última zona donde se cree que el virus pudo saltar a un huésped humano, según 'South China Morning Post'. La asistencia al 'South China Seafood City', que comercializaba todo tipo de animales exóticos hasta su cierre el pasado mes de diciembre, fue el único elemento en común que detectaron los médicos entre los primeros afectados por la cepa.

Se cree que el virus surgió en un mercado de marisco junto al río Yangtsé donde también se vendían animales exóticos

El comercio ha sido un elemento fundamental a lo largo de los 700 años de historia de Wuhan. Aunque en las últimas décadas se ha quedado atrás con respecto a otras macrociudades como Shangái o Shenzhen, los esfuerzos de los funcionarios chinos han conseguido situarla entre las 50 mejores ciudades del mundo, de acuerdo con el Informe de Competitividad de la Ciudad Global (2019-2020) de la Academia de Ciencias Sociales y el Hábitat de Naciones Unidas, que mide el crecimiento económico, el bienestar social y la eficiencia del gobierno municipal, entre otros aspectos.

La educación es el otro pilar sobre el que se sustenta su economía. Wuhan es una de las ciudades universitarias más importantes de China, con más un millón de estudiantes y 120 instituciones de educación superior. Entre ellas, la Universidad de Wuhan y la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong, que se encuentran entre las 10 mejores del país. "Wuhan concede gran importancia a la educación, viéndola como la clave para un futuro brillante", presume Mei Xinyu, investigadora de la Academia China de Comercio Internacional y Cooperación Económica.

¿La ciudad mejor preparada?

Los importantes recursos educativos y científicos de la ciudad son una de las razones por las que Pekín decidió instalar allí el primer laboratorio del país dedicado a investigar enfermedades altamente contagiosas. Fue así como el pasado año comenzó a funcionar el proyecto chino-francés Wuhan P4 de la Academia de Ciencias de China, en referencia al nivel de bioseguridad 4, el estándar de seguridad más estricto del mundo para la investigación de virus y bacterias que puedan causar enfermedades graves o mortales.

Tal y como explica a 'South China Morning Post' el economista político Hu Xingdou, la existencia de este centro "hace que teóricamente Wuhan esté mejor posicionado que muchas otras ciudades continentales para manejar el brote de la enfermedad". No obstante, el Gobierno chino ha optado finalmente por poner en cuarentena a la ciudad entera y su alcalde, Zhou Xianwang, está en la cuerda floja después de admitir que sus esfuerzos para prevenir la enfermedad "se quedaron cortos".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios