NECESITARON DOS HORAS

Las primeras galletas espaciales, horneadas… ¿con éxito?

No han sido probadas por los astronautas por temor a que no estuvieran bien cocidas y se han congelado y enviado a la Tierra para que los científicos las analicen.

Foto: Los astronautas Christina Koch y Luca Parmitano, con sus recién horneadas galletas. Foto: NASA
Los astronautas Christina Koch y Luca Parmitano, con sus recién horneadas galletas. Foto: NASA

Dos astronautas de la Estación Espacial Internacional han sido los primeros en hornear galletas en el espacio, con la sorpresa de que el tiempo que necesitaron se elevó hasta las dos horas, cuando en la Tierra este proceso dura menos de 20 minutos.

Los astronautas Christina Koch (Estados Unidos) y Luca Parmitano (Italia) fueron los encargados de hornear una masa de galletas con pepitas de chocolate, similares a las que prepara la cadena hotelera DoubleTree by Hilton. Según nos cuenta Phys.org, las galletas, que no han sido probadas por los astronautas por temor a que no estuvieran bien cocidas, se congelaron tras ser horneadas y se han enviado a la Tierra para que los científicos las analicen.

El proceso, que se ha realizado en el primer horno diseñado para cocinar galletas en el espacio, un prototipo capaz de realizar la cocción a pesar de la falta de gravedad, ha requerido de varios intentos antes de conseguir un resultado satisfactorio. Finalmente, se consiguió una cocción adecuada, algo que se dedujo por el color de las galletas y por el chocolate derretido, aunque el éxito de la iniciativa está pendiente del análisis científico en nuestro planeta.

Problemas de gravedad

El horneado en condiciones de microgravedad es mucho más complicado que el que se realiza en la superficie terrestre. Aquí, dentro de un horno convencional son unos ventiladores los encargados de hacer circular el calor de manera uniforme alrededor del producto que se hornea, facilitando la expansión y cocción. Por su parte, en el espacio hay que hacer frente a una serie de dificultades añadidas, como mantener el producto a cocer en su ubicación y que el aire caliente sea capaz de envolverlo y cocinarlo. Esto fue resuelto por la empresa Zero G Kitchens, que ha sido la encargada de diseñar un horno especial.

Puede ser el primer paso para cambiar la alimentación de los astronautas, que viven de comida deshidratada o pre envasada

El horno y los preparados congelados de masa de galletas viajaron a la Estación Espacial Internacional en la nave espacial SpaceX Dragon a principios del pasado mes de noviembre y han regresado, esperemos que horneadas correctamente, el pasado 7 de enero en la cápsula de la nave que fue lanzada en paracaídas sobre el Océano Pacífico.

Este primer experimento puede ser el primer paso para cambiar la alimentación de los astronautas y dotarles de algo que no sea comida deshidratada o pre envasada. Zero G Kitchen, por su parte, tiene la intención de realizar más experimentos para el horno en órbita y posiblemente desarrollará más aparatos para las "cocinas espaciales".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios