APENAS 14 MILISEGUNDOS

Detectan ondas gravitatorias y los astrónomos no saben aún su origen

Este tipo de fenómenos suelen ser consecuencia de ciertos eventos que ocurren en el universo... pero ahora no se ha producido ninguno de ese tipo

Foto: Imagen virtual que muestra la colisión de dos estrellas de neutrones. Foto:EFE
Imagen virtual que muestra la colisión de dos estrellas de neutrones. Foto:EFE

Astrónomos del Observatorio de Ondas Gravitatorias por Interferometría Láser (LIGO) en Estados Unidos han detectado una ráfaga de ondas gravitatorias de apenas 14 milisegundos. El problema es que desconocen la causa.

Las ondas gravitatorias, perturbación del espacio-tiempo producida por un cuerpo masivo acelerado, suelen ser consecuencia de ciertos eventos que ocurren en el universo, como la fusión de estrellas de neutrones o la colisión de agujeros negros. Sin embargo, en ocasiones este tipo de fenómenos se dan sin una causa aparente, como parece ser el caso de este avistamiento, detectado por el Observatorio de Ondas Gravitatorias por Interferometría Láser el pasado 14 de enero. Llama la atención la escasa duración de estas ondas gravitatorias, apenas 14 milisegundos, ya que cuando se producen por choques de objetos estelares masivos suelen durar mucho más.

Estas ondas recién detectadas provinieron de la región en la que se encuentra la estrella roja supergigante Betelgeuse, situada en la constelación Orión. A 640 años luz de la Tierra, esta estrella, según los astrónomos, ha estado perdiendo brillo en los últimos tiempos y está a punto de explotar y convertirse en una supernova, uno de los eventos más violentos y energéticos de cuantos se producen en el Universo.

¿Un error?

Precisamente, algunos expertos han achacado estas ondas gravitatorias a Betelgeuse, aunque el hecho de que aún no haya explotado y siga en el espacio en su forma actual parece que lo descarta. Es posible que una supernova las produzca, pero Betelgeuse todavía no lo es, afirman. Una posibilidad más lógica es que esta breve explosión de ondas gravitatorias provenga de un evento más transitorio, como la explosión de una supernova, el final catastrófico de la vida de una estrella, aunque tampoco puede, de momento, confirmarse.

"Podría haber eventos astronómicos totalmente nuevos que producen ondas gravitatorias en las que realmente no hemos pensado"

Otros, por su parte, dudan de la "veracidad" de este descubrimiento, y señalan que es fácil confundirlas con un problema técnico en el mecanismo de detección, exactamente en el púlsar. No obstante, en declaraciones a Live Science, Andy Howell, profesor de Física de la Universidad de California, Santa Clara, y miembro de la Red Global de Telescopios del Observatorio Las Cumbres (Estados Unidos) niega el error. La explosión de ondas gravitatorias fue revelada por los tres detectores LIGO, en Washington, Louisiana e Italia. "Nos da alguna indicación de que esta es una señal bastante buena", indica Howell.

Para este científico, la explicación podría deberse a que una supernova podría haberse colapsado directamente en un agujero negro sin producir neutrinos, aunque tal ocurrencia es muy especulativa, reconoce Howell. Los astrónomos ahora están apuntando sus telescopios a esa región para tratar de identificar la fuente de las olas. "El universo siempre nos sorprende", añade. "Podría haber eventos astronómicos totalmente nuevos que producen ondas gravitatorias en las que realmente no hemos pensado".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios