INYECTANDO NANOPARTÍCULAS

Desvelan una terapia para evitar daños cerebrales ante golpes fuertes en la cabeza

La respuesta inmune de nuestro organismo provoca hinchanzon que, sin pretenderlo, daña el tejido cerebral sano circundante

Foto: Un golpe fuerte en la cabeza puede tener consecuencias mortales (iStock)
Un golpe fuerte en la cabeza puede tener consecuencias mortales (iStock)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Científicos norteamericanos han logrado reducir significativamente la hinchazón y el daño cerebral después de una lesión cerebral producida por un golpe gracias a la inyección de nanopartículas en el torrente sanguíneo en las dos primeras horas después de la lesión.

Después de una lesión cerebral provocada por un fuerte golpe, el mayor daño es causado por la hinchazón secundaria del cerebro, comprimido dentro del cráneo, algo para lo que, hasta la fecha, no hay tratamiento.

Teniendo en cuenta esto, investigadores de la Universidad Northwestern (Estados Unidos) han sido capaces de reducir significativamente esa hinchazón cerebral y el daño que esta produce mediante la inyección de nanopartículas en la sangre en un período de tiempo inferior a dos horas tras el trauma. "Los resultados son mucho mejores de lo que predijimos", señala a SciTechDaily Jack Kessler, profesor de Neurología en la Universidad Northwestern y autor principal en el artículo. "Creemos que esto puede proporcionar el primer tratamiento real y práctico para las personas que tienen una lesión cerebral traumática significativa".

Nanopartículas distractorias

El estudio, que se publica en la revista científica 'Annals of Neurology', contempla la posibilidad de inyectar nanoparticulas a través de una jeringa y administrarlas inmediatamente después de una lesión cerebral traumática, ya sea en el lugar de los hechos por un equipo médico o en la sala de emergencias con el objetivo de prevenir daños secundarios.

"Un paciente puede entrar en emergencias caminando y hablando, pero luego puede llegar a morir"

Después de una lesión cerebral por un golpe fuerte, el cuerpo lanza una reacción inflamatoria que desencadena una cascada de respuestas inmunitarias que resultan en hinchazón cerebral. "Un paciente puede entrar en emergencias caminando y hablando, pero luego su cerebro se hincha. Inmediatamente, la cosa se puede complicar e incluso puede morir", advierte Kessler. "En ese momento, lo único que un cirujano puede hacer es abrir el cráneo para aliviar la presión, pero el cerebro sigue hinchándose".

Tras una lesión cerebral por trauma, los monocitos, una clase de glóbulos blancos grandes, se dirigen al lugar de la lesión e intentan limpiar los desechos de las células cerebrales dañadas y emiten proteínas inflamatorias que estimulan a otras células inmunitarias. Esta cascada inmune produce hinchazón e inflamación que, sin pretenderlo, daña el tejido cerebral sano circundante.

Probado en animales

Las nanopartículas funcionarían como un señuelo para distraer a las células inmunitarias y evitarían que produjera más daño. Una vez dentro del torrente sanguíneo, los monocitos detectarían estas partículas y se encargarían de neutralizarlas, pensando que son dañinas, y, con ello, se evitaría que actuaran sobre el cerebro y, por tanto, que lo dañaran. Las nanopartículas, denominadas IMPS, están vacías y no contienen ningún tipo de medicamento por lo que no tienen efectos secundarios.

En la investigación, los ratones que recibieron las nanopartículas después de una lesión cerebral traumática habían reducido en gran medida la hinchazón y el daño al tejido cerebral en comparación con aquellos que no recibieron las nanopartículas. "Pronosticamos que habría un efecto, pero el efecto resultó ser bastante sorprendente. Es notable lo bien que ha funcionado en animales", indica Sripadh Sharma, otro de los autores.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios