NO OBSTANTE, EL PELIGRO ES MÍNIMO

Los bebés nacidos mediante embrión congelado, con más riesgo de cáncer infantil

La tasa de cáncer infantil fue de 17,5 por cada 100.000 para los niños de mujeres fértiles y de 44,4 por cada 100.000 para los niños mediante embriones congelados

Foto: Un bebé recién nacido
Un bebé recién nacido

Los niños nacidos después del uso de la transferencia de embriones congelados tienen un mayor riesgo de padecer cáncer infantil, pero el riesgo sigue siendo bajo. Eso es lo que se desprende de un estudio realizado por investigadores daneses.

El estudio, publicado en la revista médica 'JAMA', analiza los bebés nacidos en Dinamarca a través de esta técnica y es que el país escandinavo es uno de los países con tasas más altas de uso de tecnología asistida. Como ejemplo, el año pasado el 10 por ciento de los bebés nacidos allí lo fueron a través de algún tipo de tratamiento de fertilidad.

Anteriores investigaciones ya habían demostrado que los niños nacidos con la ayuda de tratamientos de fertilidad se enfrentaban a mayores riesgos para la salud, como un peso menor al nacer, a nacer prematuramente e, incluso, a tener algunos defectos congénitos.

Dinamarca, país infertil

En este reciente estudio, los investigadores daneses, al comparar los datos de los niños nacidos de forma natural con los que lo hicieron siguiendo algún tratamiento de fertilidad, descubrieron que existía un riesgo elevado de cáncer infantil en los casos en que se utilizaron embriones congelados. Concretamente, la tasa de cáncer infantil fue de 17,5 por cada 100.000 (0,017 por ciento) para los niños nacidos de mujeres fértiles y de 44,4 por cada 100.000 (0,044) para los niños nacidos mediante transferencia de embriones congelados.

"Creo que es interesante y de preocupación potencial, pero hay que mirar este estudio en perspectiva"

Los investigadores no encontraron asociaciones estadísticas significativas sobre datos de cáncer en otros tipos de tratamientos de fertilidad que los científicos examinaron en este estudio: medicamentos para la fertilidad, fecundación in vitro o inyección intracitoplasmática de espermatozoides, entre otros.

Jeffrey Goldberg, un obstetra y endocrinólogo reproductivo de Cleveland Clinic (Estados Unidos) que no participó en el estudio, ha declarado a CNN News: "Creo que esto es interesante y de preocupación potencial, pero hay que mirar este estudio en perspectiva. Afortunadamente, los cánceres infantiles son bastante raros". Señala que es importante tener en cuenta que el estudio comenzó en 1996 y que ha habido muchos cambios en la tecnología, en el protocolo en el laboratorio y en el protocolo de estimulación desde entonces, que podría cambiar los resultados si los datos fueran más recientes.

Edad y peso, determinantes

Al mismo tiempo, las mujeres que se someten al procedimiento con embriones congelados también pueden tener un mayor riesgo si son mayores con parejas mayores y eso puede aumentar los riesgos de cáncer. Si la madre es obesa, el peso también podría representar un mayor riesgo de que un niño pueda desarrollar cáncer, añade Goldberg. No obstante, Goldberg animó a los padres que no se preocuparan.

La mayoría de los estudios anteriores no encontraron una asociación entre el cáncer y los embriones congelados. Aunque un estudio previo sí detectó un vínculo, se basó en poblaciones de pacientes mucho más pequeñas. A pesar de que el estudio danés tuvo un gran número de pacientes, no está claro si los resultados serían los mismos si los científicos analizaran a pacientes de otros países con características raciales y étnicas diferentes.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios