A PARTIR DE TRES MESES

Introducción temprana de cacahuetes y huevo puede reducir las alergias en bebés

En un experimento se confrontaron los datos de niños que habían recibido pequeñas dosis de alérgenos con los que no lo habían hecho

Foto: La alergia al cachuete es muy común. iStock
La alergia al cachuete es muy común. iStock

Un estudio de investigadores británicos sugiere que la introducción a partir de los tres primeros meses de vida de cacahuetes y huevos a bebés de alto riesgo de sufrir alergias podría evitar el desarrollo de estas intolerancias en su vida posterior.

En una serie de artículos publicados en 'Journal of Allergy and Clinical Immunology', los investigadores señalan que la introducción temprana de alimentos alergénicos (aquellos que pueden causar una reacción alérgica), incluyendo el huevo y los cacahuetes, puede prevenir el desarrollo de alergias alimentarias en grupos específicos de lactantes.

La investigación es una continuación del estudio The Enquiring About Tolerance (EAT) donde más de 1.300 bebés de tres meses fueron reclutados en Inglaterra y Gales y monitorizados durante tres años.

Estudio comparativo

En ensayos controlados, los bebés fueron evaluados para detectar alergias existentes antes de ser divididos aleatoriamente en dos grupos. A uno de esos grupos, denominado Grupo de Introducción Temprana (AIE), se le introdujo seis alimentos alergénicos (huevos, leche, trigo, cacahuetes, pescado y sésamo) a partir de los tres meses de edad, junto con la continuación de la lactancia materna, con la ayuda de un dietista y el apoyo del equipo de estudio.

Los porcentajes de alergias para el grupo en el que se introdujo alérgenos tempranamente fue bastante menor

Un segundo grupo de bebés, denominado Grupo de Introducción Estándar (SIG), fue únicamente amamantado durante unos seis meses,después de lo cual la introducción de alimentos alergénicos sería una cuestión de elección de los padres.

Ambos grupos fueron monitorizados para ver si desarrollaban alguna alergia a largo plazo a los alimentos citados entre las edades de uno y tres años. Entre los bebés que habían ofrecido muestras de alergia a los cacahuetes al principio del experimento, el 33,3 por ciento de los que se encontraban en el grupo SIG desarrollaron una intolerancia frente al 14,3 por ciento del grupo AIE (grupo en el que se introdujeron pequeñas cantidades de alérgenos) que la sufrió. Respecto a los intolerantes al huevo, los porcentajes fueron del 48,7 por ciento (grupo SIG) frente al 20 por ciento (grupo AIE). En general, entre los niños con sensibilización alimentaria al inicio del ensayo, el 34,2 por ciento de los que se encontraban en el grupo SIG desarrollaron alergia alimentaria en comparación con el 19,2 por ciento de los niños del grupo AIE.

"Implicaciones significativas"

Y eso que, según señalan los investigadores, solo 223 de 529 niños (el 42 por ciento) del grupo AIE siguió estrictamente el régimen de introducción temprana de consumir tres gramos de proteína alérgena por semana. Al mismo tiempo, los investigadores descubrieron que la introducción temprana de alimentos alergénicos a los lactantes que no eran de alto riesgo no estaba asociada con un mayor riesgo de alergia alimentaria.

Gideon Lack, profesor del King's College de Londres e investigador principal del estudio, ha señalado a The Irish News que "estos resultados tienen implicaciones significativas y son informativos a la hora de hacer recomendaciones de alimentación infantil sobre alergias y el desarrollo de nuevas directrices". No obstante, no va a ser tarea fácil implementar esta introducción temprana de alérgenos: "Tenemos datos que nos dicen que la población puede necesitar apoyo adicional a la hora de aplicar las recomendaciones".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios