ERUPCIONES, NAUSEAS, FATIGA

Alergia al agua: cuando sudar, llorar o ducharse es un drama

"La enfermedad aparece cuando como algún alimento con mucha agua, como algunas frutas y verduras. Incluso beber agua puede causarme cortes en la lengua"

Foto: Tessa Hansen-Smith sufre urticaria acuagénica. Foto: Instagram
Tessa Hansen-Smith sufre urticaria acuagénica. Foto: Instagram

Hay muchas personas en el mundo que sufren enfermedades de lo más extrañas. Este es el caso de Tessa Hansen-Smith, una estudiante californiana de 21 años que sufre lo que comúnmente se llama alergia al agua.

Con solo 10 años, Tessa fue diagnosticada con urticaria acuagénica, una rara enfermedad que, confiesa, ha condicionado y condiciona su vida y que le provoca erupciones cuando suda, llora o se ducha, algo que hace solo dos veces al mes. Ahora, ha decidido hablar sobre su trastorno con el fin de arrojar más luz sobre él y ayudar a personas que puedan estar sufriéndolo.

"Es una enfermedad muy complicada, ya que incluso soy alérgica a mis propias lágrimas, a mi saliva y a mi sudor. Soy muy propensa al agotamiento por calor y tengo que evitar la actividad física", confiesa Tessa a LAD Bible. "Incluso tengo que ser transportada por mi campus en la universidad porque de lo contrario me presento a mi clase con fiebre, migraña y erupciones que hacen que sea muy difícil concentrarse".

Cuidado con la alimentación

"Yo sufro mucha fatiga muscular y náuseas también, la enfermedad aparece cuando como algún alimento con mucha agua, como algunas frutas y verduras. Incluso beber agua puede causarme cortes en la lengua", confiesa la joven californiana.

Ver esta publicación en Instagram

I get rashes on my body quite often, but especially where clothes rubs/rests on my skin. Even during a slow walk, the body will produce some amount of sweat. Most of the time it’s so minuscule people will never even notice it—but we have to wash our clothes because they’re getting dirty somehow! Even though when I walk slowly (the only form of exercise I can really handle) sweat is produced, but while it starts out as a very small amount like everyone else, my body quickly reacts to this and makes my temperature increase, which in turn makes me sweat more. It’s not a great cycle for this allergy. This is just one example of what my skin looks like, the waistband of my leggings I was wearing today rests on my stomach. There are no bumps because the medication I take helps reduce the allergic reaction, but the skin will still flare up and be extra sensitive. If I started to itch these spots (which I try really really hard not to) then rashes and hives can quickly pop up and persist for a lot longer than this sensitivity. I try to post pictures and videos that show physical, observable reactions, because since half of this allergy is all internal the worst parts of my allergy are invisible. People with invisible disabilities and conditions face a lot of discrimination and hate. I’ve had people, even people in the medical field, accuse me of lying about my condition if I can’t produce reactions visible to the naked eye. When I was in the ER a few weeks ago receiving IV infusions, the nurse didn’t believe me at first that I had to have steroid anti-histamines injected first or the saline would hurt me. But in between injections of medicine saline needs to be injected to flush the IV tube, and during this time she saw me grimace in pain and asked me to show her where the pain was. I pointed to part of my arm, starting in my wrist where the injection site was, and following an odd path up my arm. She looked shocked when I perfectly pointed out the route of a deep vein, and only then did she believe I was in actual pain. This condition is hard enough to deal with, but the accusatory attitudes that come from others makes it hard mentally. So be kind to everyone! 💕

Una publicación compartida de Tessa (@livingwaterless) el

La familia de Tessa notó por primera vez que algo pasaba cuando, a la edad de ocho años, comenzó a sufrir multitud de erupciones después de ducharse. El primer diagnóstico fue que era alérgica a algún tipo de jabón y la familia estuvo intentando averiguar qué producto le provocaba esas reacciones hasta que finalmente descubrieron que el causante de sus males era el agua.

"Soy muy propensa al agotamiento por calor y tengo que evitar la actividad física"

Al principio, Tessa tomaba una pastilla para controlar la alergia, pero la enfermedad va a peor con la edad y ahora tiene que ingerir nueve, aunque hubo épocas que tomaba doce.

"Con frecuencia me recuerdan que no hay cura para la urticaria acuagénica y que nunca estaré mejor, lo que es algo difícil de escuchar a veces", se lamenta Tessa, que afirma que no dejará que su alergia condicione el resto de su vida. "Si soy capaz de ver a mis amigos y seres queridos sin tener que irme pronto por sentirme enferma o de llegar a todas mis clases en un día, lo veo como una victoria".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios