APUESTAN POR RUSIA

Los auditores de la NASA dudan de la seguridad de las naves SpaceX y Boeing

En un informe, sostienen que no obtendrán las certificaciones necesarias hasta al menos el verano del próximo año

Foto: Astronautas ante las capsulas de Boeing y SpaceX. Foto: NASA
Astronautas ante las capsulas de Boeing y SpaceX. Foto: NASA

Auditores de la NASA han advertido de "importantes desafíos técnicos y de seguridad" que los programas privados de SpaceX y Boeing han de afrontar antes de que los astronautas vuelen al espacio con estas naves privadas.

"Boeing y SpaceX enfrentan importantes desafíos técnicos y de seguridad con paracaídas, propulsión y sistemas de aborto de lanzamiento que deben resolverse antes de recibir la autorización de la NASA para transportar a tripulaciones a la Estación Espacial Internacional", expone la Oficina del Inspector General de la NASA en un informe hecho público el pasado 14 de noviembre.

Según este informe, citado por Phys.org, la certificación final de las naves de Boeing y SpaceX probablemente se retrasará al menos hasta el verano de 2020, dependiendo del número de requisitos de certificación que aún deben verificarse y validarse. Esto choca con las declaraciones del vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, que, recientemente, señalaba que astronautas norteamericanos volarían en esas naves en la próxima primavera.

Corregir problemas

El informe también exige corregir los problemas técnicos críticos de seguridad identificados antes de los vuelos de prueba tripulados para garantizar que exista suficiente margen de seguridad.

Los auditores apuestan por garantizar plazas para astronautas de EE.UU. en futuros vuelos de las naves rusas Soyuz

Los auditores sostienen en este informe que la NASA pagó a Boeing 287,2 millones de dólares para que la compañía se desarrollara, algo que consideran innecesario. Según sus datos, basados en una tripulación de cuatro volando una o dos veces al año, un asiento en la cápsula Starliner de Boeing costará 90 millones de dólares, casi el doble del precio de un viaje en la tripulación Dragon de SpaceX, con 55 millones de dólares.

En este sentido, los auditores apuestan por garantizar plazas para astronautas de Estados Unidos en futuros vuelos de las naves rusas Soyuz, como consecuencia del retraso en las naves privadas estadounidenses. La NASA ha estado pagando a Rusia para que transporte astronautas a la estación espacial desde que las lanzaderas de Estados Unidos dejaron de volar en 2011; el precio más reciente fue de unos 82 millones de dólares por asiento.

Calendario incumplido

Boeing y SpaceX han hecho progresos significativos durante estos últimos ocho años, según los auditores. "Sin embargo, después de más de dos años de retrasos, ambos contratistas incumplirán el calendario de comenzar vuelos de prueba tripulados a finales de 2019. Abordar los desafíos técnicos pendientes, las pruebas de seguridad y rendimiento, y la verificación de los requisitos, peligros y preocupaciones de seguridad de los contratistas probablemente tardarán mucho tiempo en completarse", concluyen.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios