PRIMER ESTUDIO QUE LO RELACIONA

A más contaminación, más posibilidades de sufrir un tumor cerebral

En este trabajo se estudió la contaminación en las ciudades canadienses de Toronto y Montreal y se descubrió los posibles efectos de la misma

Foto: Tubo de escape de un autobús en la ciudad de Quito. Foto: EFE José Jácome
Tubo de escape de un autobús en la ciudad de Quito. Foto: EFE José Jácome

Un nuevo estudio llevado a cabo por científicos canadienses ha detectado, por primera vez, que existe relación entre las partículas ultrafinas de contaminación del aire y el tumor cerebral.

Las partículas ultrafinas son de un tamaño inferior a una micra y se producen por la quema de combustible, particularmente en los vehículos diésel, y la exposición a las mismas de manera frecuente aumenta significativamente las posibilidades de sufrir cáncer cerebral, según un estudio publicado en la revista científica 'Epidemiology'.

En este trabajo se estudió la contaminación en las ciudades canadienses de Toronto y Montreal y se descubrió los posibles efectos de la misma. Así, un aumento en la exposición a la contaminación de 10.000 partículas ultrafinas por centímetro cúbico, la diferencia aproximada entre estar en calles con mucho tráfico y calles tranquilas, incrementó el riesgo de cáncer cerebral en más de un 10% en un año.

Un 10% más, como poco

Los niveles de contaminación en las ciudades estudiadas oscilaron entre 6.000/cm3 a 97.000/cm3, y los responsables del estudio indicaron que las personas que viven con una contaminación de 50.000/cm3 tienen un riesgo 50% mayor de tumor cerebral que las que viven con 15.000/cm3.

La correlación entre el cáncer cerebral y las nanopartículas fue "sorprendentemente consistente"

"Creo que Toronto y Montreal son típicos ejemplos de las principales ciudades", ha indicado a The Guardian Scott Weichenthal, de la Universidad McGill en Canadá, quien ha dirigido el estudio. "No esperaría que las nanopartículas fueran menos dañinas en ningún otro lugar".

La investigación analizó los registros médicos y la exposición a la contaminación de 1,9 millones de canadienses adultos entre 1991 a 2016 y tuvo en cuenta factores como los ingresos, el tabaquismo y la obesidad y si las personas se cambiaron de ciudad.

Weichenthal ha sostenido que la correlación vista entre el cáncer cerebral y las nanopartículas fue "sorprendentemente consistente", pero como este es el primer estudio, es importante que otros investigadores lo repliquen.

"Emergencia silenciosa"

"No sabemos mucho sobre las causas de los tumores cerebrales, por lo que cualquier factor ambiental que podamos identificar es útil para aumentar la comprensión", ha concluido Weichenthal

Esta contaminación puede estar dañando todos los órganos y prácticamente todas las células del cuerpo humano

El descubrimiento de abundantes nanopartículas tóxicas a partir de la contaminación del aire en los cerebros humanos se realizó en 2016. Una revisión global exhaustiva a principios de 2019 concluyó que la contaminación del aire puede estar dañando todos los órganos y prácticamente todas las células del cuerpo humano.

El aire tóxico se ha relacionado con otros efectos en el cerebro, incluyendo enormes reducciones en la inteligencia, demencia y problemas de salud mental en adultos y niños. La Organización Mundial de la Salud sostiene que la contaminación atmosférica es una "emergencia silenciosa de salud pública".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios