CREAN "SUPER RATONES" SIN ALTERAR SU ADN

Podremos vivir más tiempo y más sanos (en los telómeros está la respuesta)

Unos telómeros más largos hacen, además, que no tengamos problemas de obesidad y que el cáncer no nos afecte

Foto: Así son los telómeros. (Carol y Mike Werner/Visuals Unlimited/Corbis)
Así son los telómeros. (Carol y Mike Werner/Visuals Unlimited/Corbis)

Un equipo de investigadores españoles del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) ha demostrado que es posible aumentar significativamente la longevidad sin realizar ninguna modificación genética. Lo han probado en ratones y funciona.

La investigación, publicada en Nature Communications, hace hincapié en los telómeros, pequeñas estructuras que albergan nuestros cromosomas. Al dividirse las células, los telómeros se acortan y es precisamente este acortamiento el que se considera uno de los indicadores de envejecimiento. Se ha demostrado que su longitud tiene mucho que ver con una mayor longevidad: cuanto más largos son, más esperanza de vida tendremos.

Así, los investigadores españoles se han dedicado a estudiar ratones con los telómeros más largos y han creado unos ejemplares con telómeros más largos de lo normal en el cien por cien de sus células (en anteriores investigaciones se había logrado telómeros hiperlargos en un máximo del 70% de las células)

Probado en ratones

Estos ratones creados por el CNIO son capaces de vivir un 13% más de tiempo y son inmunes al cáncer y a la obesidad. Al mismo tiempo, son "más delgados de lo normal porque acumulan menos grasa. También muestran un menor envejecimiento metabólico, con niveles más bajos de colesterol y colesterol malo y mejor tolerancia a la insulina y la glucosa", según los investigadores.

Primer paso para prolongar los años de vida y mejorar nuestra existencia sin modificar el ADN

Igualmente, "el daño en su ADN a medida que envejecen es menor y tienen una mejor función en las mitocondrias, otro de los talones de aquiles del envejecimiento", añaden los investigadores del CNIO.

Uno de los grandes avances de esta investigación es que no se ha producido modificación genética para conseguir esos telómeros más largos de lo normal. Se ha logrado manteniendo las células embrionarias en cultivo, realizando una alteración de tipo epigenético, es decir, a través de una anotación química que cambia el trabajo de los genes, pero que no realiza ninguna modificación del ADN.

13% más de vida

Esto quizás sea lo más importante de la investigación, ya que puede ser el primer paso para prolongar los años de vida y mejorar nuestra existencia sin cambiar el código genético del organismo humano.

"Estos resultados sin precedentes demuestran que los telómeros más largos de lo normal en una especie dada no son perniciosos, sino más bien lo contrario: tienen efectos beneficiosos, como una mayor longevidad, retraso en la edad metabólica y menos cáncer", concluye el estudio

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios