EL CAMBIO CLIMÁTICO ES EL RESPONSABLE

La Puerta del Infierno, el brutal agujero de Siberia que ya jamás podrá cerrarse

Un impresionante cráter en mitad del hielo siberiano sigue creciendo año tras año: ahora, los expertos afirman que es oficialmente imposible de cerrar por medios naturales

Foto: El impresionante cráter de Batagaika. (Research Institute of Applied Ecology of the North)
El impresionante cráter de Batagaika. (Research Institute of Applied Ecology of the North)

¿Se imaginan un lugar en el mundo tan temible que diera miedo siquiera acercarse a él? Pues ese lugar existe... y ya es oficialmente imposible que desaparezca. Todo ocurrió en la década de los sesenta del siglo pasado, cuando, de la noche a la mañana, los habitantes de Batagai —una ciudad situada en la Siberia oriental (Rusia)— se encontraron con algo inesperado: un impresionante cráter en mitad de la nada. Pronto, le pusieron nombre: la Puerta del Infierno.

Los primeros científicos que llegaron hasta la zona comenzaron a investigar de qué se trataba. Pronto descubrieron que el 'misterio' rodeaba a este impresionante accidente de la naturaleza. Los expertos trataron de entender por qué se había generado aquel monstruoso hueco en el suelo, llegando a la conclusión de que el cambio climático era el responsable. Y, desde hoy, es oficialmente imposible que este enorme cráter se pueda cerrar de manera natural.

Situado en Siberia, toda la superficie terrestre de la zona es permafrost, es decir, suelo permanentemente congelado. El ascenso de las temperaturas provocó que una determinada zona cogiera mayor temperatura de la que debía y, por tanto, que el suelo helado se convirtiera en agua. La acumulación del líquido elemento pronto reblandeció el terreno, provocando su hundimiento y que se generara un agujero de increíbles dimensiones.

A lo largo de los años, el cráter de Batagaika se siguió analizando minuciosamente, llegándose a la conclusión de que su tamaño crecía entre 15 y 18 metros por año: así, en la actualidad tiene más de dos kilómetros de largo y uno 150 metros de profundidad. El problema es que el cambio climático no solo no se ha frenado sino que ha seguido incrementándose con el paso de los años, provocando que la Puerta del Infierno sea cada vez más grande.

De hecho, los expertos han llegado a la conclusión de que su tamaño ya es tan importante que, aunque consiguiéramos volver a tener las condiciones climáticas de comienzos del siglo pasado, ya sería imposible que este cráter se cerrara de manera natural. O, dicho de otra manera, este enorme agujero jamás se cerrará: de hecho, la previsión es que en los próximos años siga derrumbándose el permafrost y, por tanto, haciéndose cada vez más grande.

Suelo de hace 200.000 años

Los científicos llevan varios años realizando investigaciones en la zona, considerándola un lugar ideal para el análisis: no en vano, han descubierto que la antigüedad del suelo es de 200.000 años y, en el interior del cráter, han conseguido encontrar restos de grandes bisontes o mamuts desaparecidos hace miles de años de nuestro planeta. Pero incluso han conseguido ir más allá, encontrando que hace 125.000 años la temperatura media en la zona era superior a la actual.

Pero, entonces, si hace tanto tiempo hacía más calor, ¿por qué se ha derretido en la actualidad el permafrost? La explicación es sencilla: la deforestación. La ausencia de los árboles que existían en la zona provoca que el suelo haya perdido su protección estructural, además de que la ausencia de vegetación evita que haya sombra, fundamental para enfriar el permafrost y evitar el deshielo. Así, la conclusión es clara: la Puerta del Infierno no se cerrará nunca.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios