EN LOS QUE SON DEL TIPO TANQUE

Encuentran metales dañinos en los vapores de los cigarrillos electrónicos

Han encontrado hasta 11 metales diferentes, varios de ellos con cantidades que superan la exposición permisible propuesta por las autoridades sanitarias

Foto: Los vapeadores tipo tanque tienen baterías más potentes y depósitos más grandes, pero son aún más peligrosos (Reuters/Daniel Becerril)
Los vapeadores tipo tanque tienen baterías más potentes y depósitos más grandes, pero son aún más peligrosos (Reuters/Daniel Becerril)

Los cigarrillos electrónicos no dejan de generar titulares que solo ayudan a generar más temor sobre su uso. La noticia de que son igual o más dañinos que el tabaco tradicional ha provocado que la India haya decidido prohibir tanto el uso como la fabricación o el almacenaje de estos dispositivos y hasta Donald Trump se plantea su venta en Estados Unidos.

Ahora, un estudio de la Universidad de California (Riverside) publicado en Scientific Reports sigue el mismo camino: los científicos han descubierto que la concentración de metales en los aerosoles de los vapeadores ha aumentado desde que llegaron al mercado los cigarrillos electrónicos estilo tanque en el año 2013.

Estos dispositivos disponen de baterías más potentes y depósitos de mayor capacidad para almacenar más líquido en cada recarga. Sin embargo, tanto las baterías como los atomizadores de alta potencia que se utilizan en estos aparatos pueden alterar las concentraciones de metales que se transfieren al aerosol que penetra en los pulmones de los usuarios.

Metales más dañinos

Monique Williams, directora del trabajo, reconoce a Medical Xpress que "estos cigarrillos electrónicos tipo tanque funcionan a mayor voltaje y potencia, lo que genera mayores concentraciones de metales, como plomo, níquel, hierro y cobre, en sus aerosoles. La mayoría de los metales en los aerosoles de cigarrillos electrónicos probablemente provienen del alambre de nicromo, las juntas de soldadura de estaño, las abrazaderas de latón, las fundas aislantes y las mechas, todos ellos componentes de la unidad atomizadora".

Vapear se ha puesto de moda entre los jóvenes (Reuters/Khalid al-Mousily)
Vapear se ha puesto de moda entre los jóvenes (Reuters/Khalid al-Mousily)

Para llevar a cabo la investigación, los científicos analizaron seis cigarrillos electrónicos diferentes, todos de estilo tanque, y descubrieron que los aerosoles de los seis contenían metales. Creen que los metales podrían originarse en los atomizadores porque, además, el modelo que tenía menos piezas de metal en su atomizador era el que presentaba la menor cantidad de metales en el aerosol.

Buscaron la presencia de hasta 19 metales y encontraron 11 de ellos: aluminio, calcio, cromo, cobre, hierro, plomo, magnesio, níquel, silicio, estaño y zinc. Según la doctora Williams, "las concentraciones de algunos elementos, como el cromo, el plomo o el níquel, fueron lo suficientemente altas como para suponer un problema de salud. Encontramos que las concentraciones de cromo, cobre, plomo, níquel y zinc excedieron el límite de exposición permisible propuesto por la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional".

Las baterías y los atomizadores de alta potencia de estos aparatos pueden alterar las concentraciones de metales que se transfieren al aerosol

Tanto el cromo, como el plomo y el níquel son conocidos carcinógenos. La exposición prolongada al cromo podría provocar cáncer nasal y pulmonar, efectos gastrointestinales, irritación respiratoria y deterioro de la función pulmonar; el plomo puede producir cáncer de pulmón, vómitos, diarrea y efectos cardiovasculares; y el níquel podría causar enfermedades pulmonares, daño en la cavidad nasal, irritación pulmonar, inflamación pulmonar, hiperplasia en las células pulmonares y fibrosis.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios