SE DEBILITAN, PERO RESISTEN

Las bacterias pueden cambiar su forma para despistar a los antibióticos

Adoptan una forma de L, deshaciendose de su pared celular, pero logran esconderse en el organismo para volver a atacarlo

Foto: Bacteria de la salmonela (iStock)
Bacteria de la salmonela (iStock)

Científicos de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) han confirmado, por primera vez, que las bacterias pueden cambiar de forma para evitar ser detectadas por los antibióticos que las combaten en el cuerpo humano.

La investigación, realizada sobre muestras de pacientes de edad avanzada que tenían infecciones de orina recurrentes, ha demostrado que una bacteria es capaz de liberarse de su pared celular, de modo que el antibiótico no pudiera atacarla.

Tras perder esa pared celular, las bacterias adoptaban forma de "L" y quedaban debilitadas, por lo que muchas de ellas morían ante la acción del propio sistema inmunitario del paciente. No obstante, las que se salvaban se ocultaban en el organismo.

En forma de "L"

"En esta forma el cuerpo no puede reconocer fácilmente las bacterias, por lo que no las ataca, y tampoco los antibióticos", señala la doctora Katarzyna Mickiewicz investigadora de la Universidad de Newcastle y autora principal del estudio.

Esta táctica es desarrollada por las bacterias, sobre todo, en sistemas inmunitarios debilitados

Según esta investigación, a las horas, cuando el antibiótico perdía su efecto, las bacterias volvían a fabricar una pared celular y desencadenaban una nueva infección cuando las condiciones volvían a ser las adecuadas.

En la gran mayoría de los pacientes (29 de 30) de los que se extrajeron las bacterias resistentes se observó que las bacterías habían ejecutado la estrategia de adquirir la forma de "L". Todos eran personas de avanzada edad y con infecciones recurrentes, lo que parece indicar que esta táctica es desarrollada por las bacterias en sistemas inmunitarios debilitados.

En sistemas inmunitarios sanos, el éxito de esta estrategia no se produce, porque son las propias defensas de nuestro organismo las que se encargan de acabar con las bacterias. De esta manera, el estudio recomienda, para personas débiles, optar por tratamientos combinados con dos fármacos: un antibiótico dirigido a la pared celular, que estimularía que pasaran a la forma en "L" y otro que acabaría con las bacterias debilitadas supervivientes.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios