Ya se ha extinguido en otras partes de Europa

La desaparición de los gorriones, una alerta sobre la calidad de nuestras ciudades

El número de gorriones en España ha descendido un 21%, lo que supone una perdida de 30 millones de aves en tan sólo una década (2008-2018)

Foto: Gorriones en una ciudad (pixabay)
Gorriones en una ciudad (pixabay)

El gorrión, ave entrañable que dejó su hábitat natural y decidió asentarse en los patios, aceras, calles, jardines o tejados de nuestras casas hace 10.000 años, ha desaparecido en ciudades como Londres, Bruselas, Amberes o Hamburgo. En las ciudades españolas, este tipo de pájaro ha disminuido un 21%, lo que ha supuesto la desaparición de cerca de 30 millones de estas aves, según el balance realizado por la Sociedad Española de Ornitología (SEO).

“En España el gorrión común no atraviesa una situación diferente a la observada en otras partes del mundo. Se estima que desde 2008 hasta 2018, la especie ha sufrido un descenso poblacional del 21%, lo que implicaría una pérdida del orden de 30 millones de aves en tan sólo una década. Este declive es alarmante, pues de no estabilizarse la tendencia poblacional regresiva podríamos encontrarnos muy pronto con campos y ciudades sin apenas gorriones”, afirma el informe de la entidad.

¿Qué causa el descenso de gorriones?

Si bien en el siglo XVIII y XX la aparición del automóvil y la industrialización de la agricultura a través del uso intensivo de pesticidas generó el declive de este tipo de aves, hoy en día, lo que con más evidencia está afectando al gorrión es el gran desarrollo urbanístico de las ciudades, ya que el cambio en los diseños arquitectónicos, unido a la demolición de edificios antiguos, provoca que los gorriones no encuentren un lugar adecuado para construir su nido.

Gorriones (pixabay)
Gorriones (pixabay)

Otras causas como la disminución del número de insectos de las ciudades debido al uso exceso de productos fitosanitarios, la pavimentación de parques y jardines o la presencia de plantas exóticas hacen que los gorriones se alimenten excesivamente de "comida basura" (comida o restos de comida de humanos) que no aportan la cantidad necesaria de nutrientes esenciales como ácidos grasos, vitaminas o minerales que esta especie necesita.

La exposición a la contaminación atmosférica, acústica y lumínica también afecta a la calidad de vida de los gorriones ya que puede producirles estrés y llegar a desencadenar trastornos hormonales que aceleran su envejecimiento. “La contaminación atmosférica no sólo amenaza gorrión común, se estima que en la Unión Europea se cobra cada año la vida de 400.000 personas”, afirman desde el informe de SEO, ya que según ellos, un grupo de investigadores suecos y holandeses han constatado que este tipo de contaminación reduce la esperanza de vida de estas aves debido a la alteración de su sistema inmunológico.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios