“QUIEREN DEMASIADO A LOS DELFINES”

Nueva Zelanda prohíbe a los turistas nadar con delfines en una de sus islas

Afectará a la Isla Norte, una zona en la que el número de estos mamíferos marinos ha disminuido en dos terceras partes en las últimas tres décadas

Foto: Nadar con delfines es una de las actividades más demandadas por los turistas (Reuters/Dinuka Liyanawatte)
Nadar con delfines es una de las actividades más demandadas por los turistas (Reuters/Dinuka Liyanawatte)
Autor
Tiempo de lectura2 min

El gobierno de Nueva Zelanda ha prohibido a los turistas nadar con delfines mular, también conocidos como delfines nariz de botella. Se trata de un intento por salvar a esta especie ya que, según ha explicado el Departamento de Conservación de Nueva Zelanda a 'The Guardian', la interacción humana “tenía un impacto significativo en el comportamiento de descanso y alimentación de la población”.

La administración neozelandesa encargó una investigación que ha demostrado que los humanos “querían demasiado a los delfines”. Esta especie prefiere nadar en las regiones costeras, lo que los hace vulnerables a la actividad humana y lo que ha provocado que su número haya disminuido en los últimos 30 años en un 66% en la Bahía de las Islas.

Esta prohibición de nadar con delfines nariz de botella se aplica en la Isla Norte, más concretamente a los operadores turísticos de la región de la Bahía de las Islas. Esta zona es popular entre los turistas por sus playas de arena dorada y su clima cálido, aunque de momento se seguirá permitiendo en otras partes del país con otras especies de delfines.

Cuidar de los delfines

Junto a la prohibición, el Departamento de Conservación ha reducido el período de tiempo que los operadores turísticos pueden ofertar a sus clientes. Desde ahora el tiempo de nadar con delfines pasará de 30 a 20 minutos y, al mismo tiempo, tendrán un horario restringido de mañana o de tarde, de tal manera que los delfines puedan disponer de un tiempo en el que estén solos.

Los delfines son vulnerables a la actividad humana, lo que ha provocado que su número se haya reducido un 66% en los últimos 30 años

Los operadores turísticos están preocupados por el impacto que tendrá la prohibición en su negocio y alertaron de que si disminuye su presencia también se reducirá la vigilancia sobre otros barcos privados que también se acercan a los delfines.

Los turistas podrán seguir nadando con algunas especies de delfines en la Isla Sur de Nueva Zelanda, mientras el Departamento de Conservación está investigando junto a algunas tribus maoríes la posibilidad de crear un santuario de mamíferos marinos en la zona de la Bahía de las Islas.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios