Una nueva solución a la extinción

Los rinocerontes blancos o cómo salvar una especie gracias a la inseminación artificial

Los científicos han conseguido fecundar siete óvulos de las dos últimas hembras que viven en la Tierra gracias al semen de dos machos que se congeló antes de su muerte

Foto: Científicos extraen óvulos de los dos últimos rinocerontes blancos del mundo
Científicos extraen óvulos de los dos últimos rinocerontes blancos del mundo

Sólo quedan dos ejemplares de rinocerontes blancos de norte en el mundo y ambos son hembras. Se llaman Fatu y Najin, son madre e hija, y estaban condenadas a ser las últimas supervivientes de su especie. Sin embargo, los científicos han conseguido la manera de perpetuar la especie, al menos, una generación más: gracias a los vientres de alquiler.

Sudán, el último macho de rinoceronte blanco del norte que pobló la Tierra, murió en marzo de 2018 a los 45 años de edad. Sin embargo, antes de morir le extrajeron semen que fue congelado para preservarlo y utilizarlo posteriormente en técnicas de fecundación in vitro. Lo mismo sucedió con Saut, otro macho ya fallecido. Y ambos se han convertido ahora en la última esperanza de que la especie no desaparezca.

El pasado viernes se sometía a las dos hembras a una operación en la reserva keniata de Ol Pejeta en la que viven. Consiguieron extraer 10 ovocitos, las células que después se convertirán en óvulos. Y tal y como explica el Servicio de Conservación de la Fauna de Kenia (KWS) en un comunicado que recoge Time, los científicos han conseguido este lunes fecundar siete de esos 10 óvulos, cuatro de Fatu y tres de Najin.

Una operación pionera

El proceso se ha completado en el laboratorio Avantea de Cremona, en Italia, dirigido por el doctor Cesare Galli: “Estamos sorprendidos por la alta tasa de maduración conseguida con las hembras de rinoceronte blanco, comparable a la que conseguimos con ovocitos de caballos”.

La dificultad a la que se han enfrentado los científicos la explica el doctor Galli: “El semen de Saut era muy complicado de trabajar y para encontrar los tres espermatozoides vivos necesarios para los óvulos de Najin hubo que descongelar dos muestras de semen”. El siguiente paso es incubar los óvulos y, en un plazo de unas dos semanas, se sabrá si los embriones se han desarrollado lo suficiente.

La idea es colocar los embriones en hembras de rinocerontes blancos del sur como si fueran vientres de alquiler

Si el resultado es positivo, los embriones serán colocados en rinocerontes blancos del sur, una subespecie de rinoceronte blanco, para su gestación. Será la última oportunidad de que el rinoceronte blanco del norte pueda sobrevivir en nuestro planeta y evitar que Satu y Najin sean las dos últimas supervivientes.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios