EL TELESCOPIO DE LOS 1.200 MILLONES DE EUROS

El eterno farol de traer el TMT a Canarias: "Nada ha cambiado, el objetivo aún es Hawái"

El Instituto de Astrofísica de Canarias solicitó un permiso de construcción del TMT a finales de julio, pero más que un movimiento decisivo fue una forma de disuadir a los protestantes de Mauna Kea

Foto: Así luciría el TMT en su emplazamiento de Mauna Kea. (Reuters)
Así luciría el TMT en su emplazamiento de Mauna Kea. (Reuters)

Hay 12.918 kilómetros entre las montañas de Mauna Kea en Hawái y el Roque de los Muchachos en La Palma, los dos lugares que se disputan la ubicación del Telescopio de Treinta Metros o TMT, un proyecto de 1.250 millones de euros para construir el segundo telescopio óptico más grande del mundo tras el Telescopio Extremadamente Grande que verá la luz en el desierto de Atacama, y por delante del Gran Telescopio Canarias, la joya del observatorio palmero.

Desde hace años se mantiene la ilusión de que el TMT está suspendido de forma equidistante entre ambas ubicaciones, en una balanza imaginaria que esta semana pareció inclinarse al fin hacia las Islas Canarias. Como adelantaba El País, el consorcio encargado de la ejecución del proyecto presentó hace unos días una solicitud de licencia de construcción en el municipio de Puntagorda.

La maniobra respondía a las protestas que desde hace semanas se han organizado en la carretera de acceso a Mauna Kea, un volcán inactivo declarado sagrado por los nativos hawaianos donde ya existe un observatorio con 13 telescopios en funcionamiento.

La pregunta es. ¿Realmente han aumentado las opciones de La Palma de acoger el TMT?

Y la respuesta corta es: No, lo sentimos.

El Gran Telescopio Canarias ubicado en el Observatorio del Roque de Los Muchachos de La Palma. (EFE)
El Gran Telescopio Canarias ubicado en el Observatorio del Roque de Los Muchachos de La Palma. (EFE)

"La balanza no se ha movido", explican a este periódico fuentes del propio proyecto. "Lo que se está diciendo es lo mismo que se lleva diciendo desde 2016, el mensaje no ha cambiado: la primera opción es hacerlo en Hawái", añaden.

'Movidón' en Hawái

Desde el 16 de julio, cientos de manifestantes bloquean la única carretera que permite llegar al observatorio hawaiano, lo que está provocando una enorme frustración, y no solo entre los impulsores del TMT, sino también entre los científicos empleados en telescopios como el James Clerk Maxwell, que requieren de un mantenimiento casi diario. Por ejemplo, el 29 de julio se realizó una inyección de nitrógeno de emergencia en los telescopios gemelos del observatorio Keck, fundamental para mantener las bajas temperaturas que un espectrógrafo necesitaba para funcionar.

Los llamados 'kiai' o protectores de la montaña han abierto un poco la mano permitiendo un acceso parcial a los científicos, pero no piensan moverse de la carretera. "Hemos sido flexibles porque nuestra lucha es contra el TMT, no contra los otros telescopios", dijo Andre Perez, líder 'kiai', al periódico local Star Advertiser.

Protestas en Hawái contra la construcción del telescopio
Protestas en Hawái contra la construcción del telescopio

Además, rostros famosos como los actores Jason Momoa o Dwayne 'La Roca' Johnson les han apoyado públicamente. La única posibilidad de que los protectores se muevan de su montaña, según han dicho repetidas veces, es que el proyecto se traslade definitivamente a La Palma.

Según explicaban desde el Instituto Astrofísico de Canarias, la solicitud de licencia de construcción no se podrá presentar hasta septiembre, aunque el anuncio se realizó el pasado 25 de julio, probablemente para tratar de disuadir a los manifestantes. Sin embargo, esto no funcionó. Kehaloha Pisciotta, indígena y antigua empleada en el telescopio James Clerk Maxwell que acabó fundando el movimiento Mauna Kea Anaina Hou (Gente Que Reza por la Montaña) explicó a Associated Press que veían el movimiento como algo positivo, pero no suficiente como para levantar las barricadas.

Si se ha reiniciado el proceso administrativo para obtener la licencia en La Palma es por un defecto de forma que había que solventar

Fuentes del TMT explican a este periódico que la explicación es mucho más prosaica: "Si han solicitado reiniciar el proceso administrativo para obtener la licencia en La Palma es por un defecto de forma que había que solventar: Hawái sigue siendo la opción principal pero, en el caso de que se reactivara La Palma, habría que tener todo en orden para no tener un retraso considerable en la ejecución, de ahí este movimiento", dicen desde el consorcio.

Así están las negociaciones

La polémica no es nueva, de hecho, el grupo Mauna Kea Anaina Hou comenzó a protestar en 2004, con el proyecto de ampliación del observatorio Keck. Pero si todo este 'pifostio' se ha reactivado ahora es porque el 15 de julio es la fecha en la que el Gobernador de Hawái, David Ige, anunció que finalmente comenzarían las obras. En cuanto fue anunciado, cientos de personas subieron a la montaña para bloquear la carretera.

La gestión del problema por parte de Ige fue muy desafortunada. Primero decretó el estado de emergencia el 17 de julio, algo que la gente no comprendió, y más tarde envió a la policía a detener a una treintena de manifestantes, en su mayoría nativos pacíficos de edad avanzada, algo que la gente repudió. En general, la población de Hawái apoya el proyecto (una encuesta reciente de Civil Beat, un medio de Honolulu, afirmaba que dos tercios de los hawaianos quieren que se construya el telescopio) pero al mismo tiempo empatizan con los 'kiai' que se oponen y sienten poco aprecio por el gobernador.

Ilustración de cómo luciría el TMT en su emplazamiento en Mauna Kea. (Reuters)
Ilustración de cómo luciría el TMT en su emplazamiento en Mauna Kea. (Reuters)

"En La Palma aún no están todos los temas administrativos resueltos, pero en Hawái todos los permisos están, también los de impacto ambiental", dicen estas mismas fuentes. "A consecuencia de las protestas, la licencia de construcción que tenía previsto estrenarse en julio ha sido extendida hasta el 26 de septiembre de 2021", una medida para tratar de ganar tiempo a la hora de resolver el conflicto. "En Hawái el apoyo es tremendamente mayoritario como cabe esperar de un proyecto de 1.400 millones de dólares", añaden fuentes del TMT.

Las autoridades hawaianas esperan reconducir la situación, por ejemplo ofreciendo desmantelar otros telescopios a cambio de instalar el TMT, algo que ya estaba previsto. De momento, el gobernador Ige ha dado un paso atrás y ha puesto a Harry Kim, el alcalde del condado de Hawái, al frente de las negociaciones. "También se están ofreciendo becas a los jóvenes hawaianos para fomentar los estudios STEM y ampliando las garantías medioambientales", dicen estas mismas fuentes.

¿Tenemos opciones?

En España todos, desde el director del Instituto Astronómico de Canarias hasta el ministro Pedro Duque, han declarado su máxima disposición a acoger el telescopio, faltaría más. Pero quienes toman la decisión son otros. La mesa directiva del TMT está formado por la Universidad de California, el Instituto de Tecnología de California e instituciones científicas o tecnológicas nacionales de Canadá, la India, China y Japón. Para cambiar la ubicación del TMT de Mauna Kea a La Palma, todos los gobiernos tendrían que estar de acuerdo.

Además, el observatorio canario está a menor altitud que el hawaiano (2.250 metros frente a 4.000) por lo que las observaciones, al tener que atravesar un trozo mayor de atmósfera, serían ligeramente peores. Pero la principal clave es, evidentemente, el dinero. Dado que gran parte de la construcción del telescopio sería financiada por la National Science Foundation estadounidense, la idea de invertir cientos de millones de dólares en algo que estaría fuera de su territorio no es especialmente atractiva.

Pedro Duque junto a la consejera de Conocimiento del Gobierno de Canarias, Carolina Darias, y el director del IAC, Rafael Rebolo. (EFE)
Pedro Duque junto a la consejera de Conocimiento del Gobierno de Canarias, Carolina Darias, y el director del IAC, Rafael Rebolo. (EFE)

Es decir, la única opción que le queda a España está en los manifestantes que bloquean la carretera. Sin embargo, en La Palma tenemos a Ben Magec, asociada a Ecologistas en Acción y que también se opone a la construcción del TMT en la isla canaria. Para estos ambientalistas "el 'plan B' para el TMT no es un plan sólido en absoluto. Lo único que el TIO (acrónimo de Thirty Meter Telescope Internacional Observatory) ha logrado de momento en La Palma es una concesión de 75 años de 9,8 hectáreas de terreno para construir el TMT por la ridícula cantidad de aproximadamente 1.000 euros al año".

Desde el TMT dicen que esto es totalmente falso. "Al proyecto no se le conceden las tierras, en todo caso el administrador de la propiedad es el Instituto de Astrofísica de Canarias, que lo subarrendaría al TMT", explican, "y en todo caso, si se llevara a cabo, la cantidad sería muchísimo mayor de 1.000 euros al año".

De momento, y pese a las dificultades, el telescopio ya está construido en un 20% (se está haciendo por partes en los países que forman el consorcio) y su emplazamiento sigue fijado en la montaña sagrada.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios