SON CAPACES DE LOCALIZAR PRESAS INMÓVILES

La gran (y desconocida) habilidad de los murciélagos para cazar insectos

Los murciélagos usan las hojas como espejos para localizar y cazar insectos inmóviles que se esconden en ellas. Una reciente investigación asi lo revela

Foto: Murciélago volando. (Foto: EFE/Marc Mccormack)
Murciélago volando. (Foto: EFE/Marc Mccormack)

Ya sabíamos de la capacidad de los murciélagos para ubicarse en la oscuridad y encontrar a sus presas con una mayor facilidad. Esta habilidad consistente en la emisión de ondas de ultrasonidos (en frecuencias altas que los humanos no pueden percibir) que viajan por el aire y chocan con objetos, permite a estos animales a volar sin chocarse y cazar.

Lo que no conocíamos es hasta donde llegaba esta sorprendente habilidad. Según un experimento del Instituto Smithsoniano de Investigaciones Tropicales, referido por la web Science Alert, los murciélagos con nariz de hoja, al cambiar su ángulo de aproximación, pueden usar este sexto sentido para encontrar acústicamente presas camufladas e inmóviles.

Estamos hablando de insectos que se mantienen inmóviles en las hojas y que, en principio, se sentían protegidos porque el eco del grito del murciélago rebota en la hoja en el mismo ángulo que el insecto, enmascarando la presencia del mismo. Pues no.

No hay insecto que se escape

Si un murciélago se acerca a la hoja desde un ángulo oblicuo, la forma en la que el sonido rebota revela al murciélago la presencia del insecto y el mamífero puede ir a su caza.

Este descubrimiento cambia cómo entendemos el uso de la ecolocalización por parte de los murciélagos, así como las interacciones entre depredadores y presas.

El ángulo de aproximación hace que un insecto en reposo sea detectable

"Durante muchos años", ha indicado la ecologista Inga Geipel, del Instituto Smithsoniano de Investigaciones Tropicales, "se ha pensado que era una imposibilidad sensorial para los murciélagos encontrar presas silenciosas e inmóviles descansando en hojas solo por ecolocalización."

Geipel y sus colegas recogieron un perfil de ecolocalización 3D hemisférico completo de una hoja con y sin presas inmóviles. Rebotaron el sonido que representa la llamada de un murciélago en la hoja desde 541 posiciones con cinco frecuencias diferentes.

Ejemplar de murciélago ratonero cíptico. (EBD)
Ejemplar de murciélago ratonero cíptico. (EBD)

A partir de esto, descubrieron que, en un ángulo de más de 30 grados, el sonido rebota en una hoja en el mismo ángulo que golpea. Esto se llama reflexión especular, y es una propiedad conocida de los espejos (de esta manera, cuando estás en un ángulo lo suficientemente alto, no te ves a ti mismo).

Luego pusieron cuatro murciélagos en un recinto con algunas hojas falsas, una libélula inmóvil y un montón de cámaras. Por supuesto, los murciélagos casi siempre se acercaron a la presa de la hoja desde un ángulo oblicuo, el único ángulo en el que el insecto podría ser detectable.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios