LOS OSOS POLARES TAMBIÉN SUFREN

Una inesperada capa de hielo deja 200 renos muertos en el Ártico

El cambio climático, denuncian los investigadores, ha hecho que llueva en épocas poco habituales como diciembre, dificultando que estos animales puedan acceder al pasto

Foto: Los renos están muriendo de hambre al no tener qué comer (Reuters/Thomas Peter)
Los renos están muriendo de hambre al no tener qué comer (Reuters/Thomas Peter)

El archipiélago noruego de Svalbard se encuentra muy cerca del Ártico. Allí viven miles de especies acostumbradas a las gélidas temperaturas de la zona, pero parece que ha sido precisamente el efecto del cambio climático que sufre la zona el causante de la muerte de más de 200 renos en lo que llevamos de verano. Los investigadores del Norwegian Polar Institute (NPI), una agencia federal que monitoriza la población de renos salvajes, creen que los animales murieron de hambre al no poder encontrar comida para pastar: "Nunca antes habían visto tantos cadáveres a la vez".

Longyearbyen es la capital del archipiélago y, al mismo tiempo, la ciudad más septentrional del mundo. El Instituto Meteorológico de Noruega ha confirmado a la CNN que, probablemente, su temperatura esté subiendo más rápidamente que en cualquier otra ciudad de la Tierra y el NPI afirma que "Svalbard es una de las áreas que más claramente nota el cambio climático, lo que tiene consecuencias para los animales que viven aquí".

El mundo al revés

La razón es que el aumento generalizado de las temperaturas han hecho que se alteren los ciclos del hielo y la nieve. Pero también se está alterando el tradicional capítulo de las precipitaciones en forma de lluvia en dicha región. El problema, en esta ocasión, fue que llovió. Lo que en unas zonas del planeta es algo así como una bendición en este caso supuso un contratiempo mayúsculo. El agua caída, aproximadamente en diciembre, se convirtió en una gran extensión de hielo debido a la climatología del momento. Eso hizo que los animales no pudiesen acceder al alimento que se quedó aislado bajo dicha capa.

La población de renos en Noruega se ha reducido más de la mitad en menos de 30 años

Un informe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica conocido como ‘Ártico 2018’ alertó el pasado año de la disminución de la población de renos en más del 55 por ciento desde la década de los 90. Pero no son los únicos animales que sufren los efectos del cambio climático: los osos polares también corren el riesgo de morir de hambre tras quedar aislados en bloques de hielo.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios