LLEGAN LAS REBAJAS... MEDIOAMBIENTALES

La ley sobre ahorro energético que Primark, Decathlon, Inditex y más cadenas incumplen

Un comercio con puertas abiertas es más proclive a recibir clientes que con puertas cerradas, pero también a dejar escapar el aire acondicionado, gastar más energía y liberar más CO2

Foto: La entrada sin puertas del Primark de Gran Vía. (Michael McLoughlin)
La entrada sin puertas del Primark de Gran Vía. (Michael McLoughlin)

¿Por qué tantas tiendas y supermercados tienen las puertas abiertas de par en par? En invierno desperdician la calefacción y en verano el aire acondicionado.

Seguramente porque esta estrategia tiene un impacto positivo en las ventas y una puerta abierta atrae a más compradores que una cerrada, pero también lleva aparejado un coste medioambiental: según un estudio de la Universidad de Cambridge en 2010, hay una diferencia de 91 kilogramos semanales de CO2 entre mantener abierta o cerrada la puerta de una tienda mediana.

Es una de esas cosas en las que uno no puede dejar de fijarse una vez las ha visto por primera vez. He aquí un paseo durante la última semana por el centro de Madrid.

Decathlon de 1.700 m2 en la calle Princesa, abierto de par en par.
Decathlon de 1.700 m2 en la calle Princesa, abierto de par en par.
Bershka en la calle Conde de Peñalver. (Marta Silvera)
Bershka en la calle Conde de Peñalver. (Marta Silvera)
Tienda Sfera en el barrio de Salamanca. (Marta Silvera)
Tienda Sfera en el barrio de Salamanca. (Marta Silvera)

En realidad, ya hay una norma que regula esto desde hace diez años. El Real Decreto 1826/2009 sobre Instalaciones Térmicas en los edificios aprobado durante el Gobierno Zapatero establece en su apartado 3.8.4 que los edificios con acceso a la calle "dispondrán de un sistema de cierre de puertas adecuado, el cual podrá consistir en un sencillo brazo de cierre automático de las puertas, con el fin de impedir que estas permanezcan abiertas permanentemente, con el consiguiente despilfarro energético por las pérdidas de energía al exterior...".

La letra de esta canción es del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía, pero no así la música. "El asunto es competencia de las comunidades autónomas en cuanto a interpretación, inspección y sanción", explican desde el IDAE. El sistema de apertura varía mucho de tienda a tienda, pero casi todas las grandes cadenas incumplen en algún momento esta regulación: Decathlon, Carrefour, Inditex (en tiendas como el Lefties de Gran Vía o el Bershka de Conde de Peñalver), El Corte Inglés (no en sus almacenes homónimos pero sí en tiendas como Sfera) o la italiana Calzedonia y su filial, Intimissimi.

También Punt Roma, la cadena danesa Tiger, Kiko Milano...

El Carrefour de Conde de Peñalver, esta semana. (Marta Silvera)
El Carrefour de Conde de Peñalver, esta semana. (Marta Silvera)

Kiko Milano en el barrio de Salamanca. (Marta Silvera)
Kiko Milano en el barrio de Salamanca. (Marta Silvera)
Intimissimi, de par en par. (Marta Silvera)
Intimissimi, de par en par. (Marta Silvera)

La legislación tiene letra pequeña, por supuesto. Aunque todos estén cometiendo un despilfarro, las sanciones previstas por el reglamento solo afectan a aquellos establecimientos "frecuentados habitualmente por un número importante de personas", algo que siempre puede ser discutible, o "una superficie superior a 1.000 metros cuadrados". El citado Decathlon de la calle Princesa, por ejemplo, cuenta con una superficie de 1.700 metros cuadrados, igual que el Carrefour Market de Conde de Peñalver. El Primark de Gran Vía, abierto de par en par desde el día de su inauguración, cuenta con unos 12.400 metros cuadrados.

La ley prevé sanciones a establecimientos por el despilfarro energético, sin embargo, no existen precedentes por este motivo

En la Comunidad de Madrid la ley de Instalaciones Térmicas se halla transferida y prevé sanciones de 3.000 a 600.000 euros en función de la gravedad. Sin embargo, no existen precedentes de sanciones a establecimientos por este motivo.

La cortina de aire

Por supuesto, a estas empresas no les gusta tirar el dinero. La mayor parte de ellas instalan en la puerta un sistema que calienta un chorro de aire con unas resistencias, creando una especie de cortina que mantiene la temperatura interior aislada de la calle. Cualquiera que haya entrado a una de estas tiendas sabrá de lo que hablamos.

Punt Roma, en Gran Vía. (Michael McLoughlin)
Punt Roma, en Gran Vía. (Michael McLoughlin)

Desde Decathlon, una de las pocas empresas que ha respondido a nuestras preguntas al respecto, explican que "la tienda de Princesa presenta una cortina de aire especial que adapta el caudal del aire en función de la necesidad de la tienda para conseguir aislarla del exterior, tanto en invierno como en verano", dicen, y añaden "son cortinas de alta eficiencia".

Por su parte, desde Primark afirman que "la gran afluencia de personas en nuestra tienda de Gran Vía Madrid requiere mantener las puertas abiertas". La tienda 'flagship' de la marca irlandesa cuenta, explica el portavoz, con un Sistema de Gestión de Edificios "que monitoriza y controla la temperatura de la entrada y el atrio, y está totalmente autorizado por el Ayuntamiento de Madrid y el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo".

La gran afluencia de personas en nuestra tienda de Gran Vía Madrid requiere mantener las puertas abiertas

Desde la empresa añaden que actualmente están lanzando "un nuevo módulo de formación sobre el uso de energía en nuestras tiendas españolas y desarrollando un nuevo sistema de gestión de energía para nuestras tiendas".

Algunos estudios realizados en Inglaterra estiman el consumo de una de estas cortinas de aire caliente en unos 24 kWh diarios, comparable a lo que gastaría una familia de cuatro miembros o el equivalente a encender un horno eléctrico durante 10 horas. Otros cálculos han comparado el consumo de un local comercial pequeño con cortina de aire versus puerta cerrada (es decir, automática) y han llegado a la conclusión de que el gasto energético con cortina de aire puede llegar a ser 12 veces superior.

Las tiendas danesas Flying Tiger también abren de par en par. (M.S.)
Las tiendas danesas Flying Tiger también abren de par en par. (M.S.)
Las italianas Calzedonia, también sin puerta. (M.S.)
Las italianas Calzedonia, también sin puerta. (M.S.)

Y además del gasto energético, la estrategia también tiene cierto impacto sobre la salud de los empleados. Mantener la puerta de los establecimientos cerrada —es decir, con un sistema de apertura automática— reduce en una tercera parte los niveles de contaminantes atmosféricos dentro de las tiendas.

(Con la colaboración de Marta Silvera, Rafael Méndez y Michael McLoughlin)

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios