AFECTA SOBRE TODO A ZONAS URBANAS Y POBRES

Tenemos un problema: las cucarachas se están volviendo resistentes a los insecticidas

Una investigación ha revelado que la resistencia en una sola generación de cucarachas puede aumentar de cuatro a seis veces

Foto: Cada cucaracha hembra puede tener entre 200 y 300 crías en su vida (EFE/Diego Azubel)
Cada cucaracha hembra puede tener entre 200 y 300 crías en su vida (EFE/Diego Azubel)

Hay una creencia popular que dice que si estallara una guerra nuclear lo único que quedaría vivo sobre la faz de la Tierra serían las cucarachas. Es una hipótesis sobre su resistencia a la radioactividad, más de diez veces mayor a la de los humanos, pero no deja de ser una teoría sobre algo que, esperemos, no suceda nunca.

Lo que sí sabemos y lo ha demostrado científicamente un grupo de investigadores de la Universidad de Purdue, en Estados Unidos, es que las cucarachas se están haciendo resistentes a los insecticidas. Un estudio publicado en la revista científica Scientific Reports y dirigido por el profesor Michael Scharf sobre la cucaracha alemana (Blattella germanica L.) revela que el problema afecta especialmente a áreas urbanas y pobres.

Scharf explica en la web de la universidad que se trata de "un desafío no realizado previamente en cucarachas. Las cucarachas que desarrollan resistencia a múltiples clases de insecticidas a la vez harán que el control de estas plagas sea casi imposible solo con químicos".

Cuestión de tiempo

Estos insectos no sólo se vuelven resistentes al insecticida al que son expuestas, sino también a otros insecticidas. El problema es que, una vez que se han vuelto inmunes pueden transmitir su resistencia a sus crías y así repetidamente, por lo que con el tiempo alguna especie determinada de cucarachas estará a prueba de insecticidas.

Los investigadores creen que las zonas urbanas y pobres son las más afectadas (EFE/Pedro Orozco)
Los investigadores creen que las zonas urbanas y pobres son las más afectadas (EFE/Pedro Orozco)

Los especialistas en exterminio suelen utilizar en su trabajo una mezcla de diferentes insecticidas, divididos por su toxicidad y su composición química. El objetivo es que aunque un insecto sea inmune a un insecticida, otro acabe con él. Pero si las cucarachas se vuelven inmunes a todos los insecticidas, habrá un problema.

Durante la investigación, los científicos fueron capaces de controlar la población de cucarachas con la que trabajaban, pero no pudieron reducir el número. Según Michael Scharf han visto aumentar “la resistencia en una sola generación de cucarachas de cuatro a seis veces. No teníamos ni idea de que eso podía suceder de forma tan rápida”.

Los investigadores fueron capaces de controlar la población de cucarachas con la que trabajaban en el estudio, pero no pudieron reducir su número

Ese problema se multiplica al tener en cuenta que una sola cucaracha hembra puede producir entre 200 y 300 crías en su corto periodo de vida. Según Scharf, la única manera de combatir a las cucarachas es diversificar los tratamientos y combinar métodos físicos como trampas y aspiradoras con otras medidas preventivas como el saneamiento.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios