UN CASO REALMENTE POCO COMÚN

Resuelven el enigma de la extraña luz que parpadea en la Vía Láctea cada 16 horas

Los científicos de la Universidad de Watwick han conseguido entender por qué la estrella llamada NGTS-7 parpadeaba al menos una vez por día dentro de nuestra galaxia

Foto: Así es el disco de gas y polvo cósmico que rodea a una enana marrón. (EFE)
Así es el disco de gas y polvo cósmico que rodea a una enana marrón. (EFE)

Desde hace unos años, una misteriosa luz en la Vía Láctea traía de cabeza a los astrónomos. Sin entender el verdadero motivo, una o dos veces al día, un objeto extraño parpadeaba, sin ser capaces de descifrar qué es lo que lo provocaba. Varios años después, investigadores de la Universidad de Warwick (Reino Unido) han conseguido dar una explicación real: una enana marrón es la verdadera responsable del extraño pulso luminoso.

Aquel extraño parpadeo provenía de un objeto llamado NGTS-7 y, por más que los investigadores trataban de descifrar qué es lo que estaba ocurriendo, nadie conseguía tener una respuesta clara. Después de unos meses de trabajo, un equipo científico consiguió echar algo más de luz al misterio: aquel objeto, en realidad no era uno... sino dos. O, dicho de otra manera, había dos estrellas paralelas que brillaban de manera diferente.

Mientras que una de ellas brillaba de manera continua, otra de ellas emitía parpadeos: siempre uno al día y, en ocasiones, dos. ¿Cuál podría ser la razón? Han sido los investigadores británicos los que han conseguido resolver el misterio: hay una enana marrón que está orbitando alrededor de esa estrella, en una órbita tan pequeña que tarda solo 16,2 horas en completarla del todo. Cuando esta pasa entre la estrella y la Tierra, se produce el parpadeo.

Para conseguir detectar cuál era la razón por la que se producía este fenómeno, los investigadores se encargaron de monitorizar la estrella y medir la cantidad de luz que se perdía en el momento del parpadeo. Con ello, se intentaba encontrar si un objeto lo provocaba y, en caso de que fuera así, qué tamaño exacto tiene. Pronto descubrieron que una enana marrón era la responsable de que la luz de la estrella anfitriona no fuera constante.

O, dicho de otra manera, un eclipse que se produce cada 16,2 horas es el que provoca que, desde la Tierra, parezca que se produce un parpadeo. Sin embargo, detectar que una enana marrón orbita sobre otro objeto no ha sido sencillo, pues tiende a brillar por el calor interno que desprenden y, en este caso, también por el calor de la estrella que orbita. Sin embargo, una vez conseguido saber de qué se trata, hay otro enigma: ¿por qué son tan poco comunes?

Hasta la fecha, los expertos solo han sido capaces de descubrir menos de dos docenas orbitando alrededor de otra estrella, si bien han encontrado otras 1.000 en diferentes puntos de la galaxia. Se trata de un fenómeno extremadamente raro que, a su vez, provoca otro mucho más extraño: parece que ambas estrellas se han sincronizado perfectamente en su giro, dando lugar a que las mismas partes de ambos objetos siempre se enfrenten entre sí.

Los expertos anticipan que en un tiempo no extremadamente lejano —al menos hablando en términos espaciales—, la órbita de la enana marrón colapsará, cayendo esta sobre su estrella anfitriona, de mucho menos tamaño que su satélite. Pero mientras ambas sigan teniendo su curso en el espacio, seguirá llegando un parpadeo cada 16,2 horas a la Tierra, un misterio resuelto por los científicos de la Universidad de Warwick.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios