ARTIFICALES Y EN EL MEDIO DE RÍOS Y LAGOS

Estas extrañas islas artificiales en Escocia son mucho más antiguas de lo que creíamos

Aprovechando el radiocarbono han datado cuatro lugares distintos de las Hébridas Exteriores, las islas occidentales de Escocia, entre el 3.640 y el 3.360 antes de Cristo

Foto: Las islas fueron construidas artificialmente por el hombre, posiblemente hace 5.500 años (Foto: Antiquity)
Las islas fueron construidas artificialmente por el hombre, posiblemente hace 5.500 años (Foto: Antiquity)

Escocia, Irlanda y Gales están llenas de extrañas construcciones llamadas ‘crannogs’: se trata de unas islas parcial o totalmente artificiales que se construyeron hace decenas de siglos. Sin embargo, un nuevo estudio publicado en la revista científica Antiquity ha revelado que esas formaciones podrían ser, en realidad, miles de años más antiguas de lo que se pensaba hasta ahora.

La fecha que se tomaba como base de estas construcciones era la del año 800 antes de Cristo. Existen decenas de crannogs construidos en ríos, lagos, entradas de mares, etc. Islas que casi siempre se construían partiendo desde cero, pero que se cree que formaban parte de una cultura neolítica desconocida hasta ahora y mucho más antigua.

Las vasijas encontradas en el fondo del agua han sido claves (Foto: Antiquity)
Las vasijas encontradas en el fondo del agua han sido claves (Foto: Antiquity)

Aprovechando los sistemas de medición más modernos han podido datar cuatro sitios distintos de las Hébridas Exteriores, las islas occidentales de Escocia. Los científicos usaron radiocarbono para analizar restos de estos crannogs y la sorpresa ha llegado con los resultados: estas islas datarían de una época entre el 3640 y el 3360 A.C., es decir, hace unos 5.500 años, lo que las sitúa antes incluso de Stonehenge.

Vasijas de miles de años

Para el arqueólogo Fraser Sturt, de la Universidad de Southampton, "estos crannogs representan un esfuerzo monumental realizado hace miles de años para construir mini islas al acumular muchas toneladas de rocas en el lecho del lago". Pero este origen cercano al Neolítico es algo que ya se había puesto anteriormente sobre la mesa por otros investigadores en los años 80, aunque no pudieron demostrarlo.

Sin embargo, en 2012 se produjo un descubrimiento que ha cambiado el conocimiento que se tiene sobre los crannogs. Ese año, un exbuzo de las fuerzas navales británicas llamado Chris Murray descubrió en el Lago Arnish que debajo de la superficie del crannog, en el fondo del lago, había una gran colección de vasijas del Neolítico muy bien conservadas.

Murray, Sturt y otros investigadores comenzaron a rastrear otros crannogs y descubrieron más de 200 recipientes de cerámica del Neolítico en cinco crannogs distintos, lo que demostraba que se trataba de una práctica cultural extendida y de la que no se tenía connocimento. Los investigadores explican que “el estudio y la excavación de estos sitios han demostrado, por primera vez, que los crannogs eran una característica generalizada del Neolítico y que pueden haber formado parte de ubicaciones especiales".

Diversos crannogs repartidos por lugares de Escocia, Gales e Irlanda (Foto: Antiquity)
Diversos crannogs repartidos por lugares de Escocia, Gales e Irlanda (Foto: Antiquity)

Gracias a estos hallazgos se cree que otros crannogs de Escocia e Irlanda que no están datados podrían tener un origen neolítico. Las pruebas llevadas a cabo demuestran que estas islas fueron construidas por el hombre amontonando rocas sobre el fondo del agua, aunque también hay algunos crannogs que tienen maderas en los bordes, supuestamente para dotar de estabilidad a la isla.

Incluso podría ser que fueran parte de alguna estructura antigua que comunicara la isla con la orilla, como un puente de madera u otras construcciones que hubiera en el agua. Además, los científicos están convencidos de que la cerámica encontrada en el agua no llegó allí por casualidad: “La cantidad de material identificado alrededor de varios sitios, y su posición en relación con los islotes sugiere que las vasijas se depositaron intencionalmente en el agua”.

La cantidad de material identificado y su posición en relación con los islotes sugiere que las vasijas se depositaron intencionalmente en el agua

Los investigadores explican a Science Alert que "algunas vasijas tenían gran cantidad de hollín en sus superficies externas y algunos, residuos carbonizados internos, lo que demuestra que se habían utilizado antes de lanzarlos al agua". Lo que no se sabe es qué hacían las vasijas en el agua ni el propósito de por qué construyeron las islas: eso sí, debía ser algo muy importante si se dedicaron a mover piedras que pesaban hasta 250 kilogramos.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios